Atalaya

El tío Tom colombiano

Noticias destacadas de Opinión

El pasado fin de semana, en vísperas de las trascendentales elecciones del 3 de noviembre en los Estados Unidos, las redes sociales de las derechas radicales en América Latina trabajaron sin descanso para establecer tendencias en redes sociales relacionadas con el apoyo latino a Trump. En nuestro país el hilarante y patético numeral “#ColombiaVotaTrump” reprodujo este esfuerzo propagandístico por parte de un sector político que se ampara bajo la oscura y siniestra sombra que proyecta Trump.

Lo paradójico es que si ha habido una comunidad despreciada, despojada y violentada durante estos últimos cuatro años de gobierno en Estados Unidos es la latina. ¿Por qué votarían por Trump? No solamente a través de sus frecuentes declaraciones racistas e irrespetuosas con todos los hispanohablantes, sino con sus acciones deliberadamente dañinas frente a migrantes provenientes de Latinoamérica ha demostrado Trump, fehacientemente y sin sombra de duda, la animadversión que tiene por los que habitamos todas las tierras al sur del río Grande. ¿Por qué entonces hay latinos que fomentaron el voto por el opresor?

Después de la Biblia, La cabaña del tío Tom fue el libro más vendido en el siglo XIX. Publicada seriadamente en un periódico antiesclavista entre 1851 y 1852 y luego como libro aquel mismo año, la novela fue sumamente popular para la causa abolicionista. En una época en la que en el hemisferio occidental tan solo en Estados Unidos y Brasil seguía siendo legal la esclavitud, la obra inspiró entre otros a Lincoln quien, en medio de la guerra civil estadounidense, al conocer a la autora, Harriet Beecher Stowe, le dijo: “Con que usted es la pequeña damita que escribió el libro que provocó esta gran guerra”.

La enorme popularidad de la novela a partir de la segunda mitad del siglo XIX originó un sinnúmero de adaptaciones teatrales y novelas gráficas que ayudaron a crear los estereotipos raciales que ya un siglo más tarde, durante la década de los 60 del siglo pasado, se transformarían en lastres negativos en la lucha por la igualdad de la comunidad negra estadounidense.

Actualmente es especialmente mancillada y denigrada la figura del protagonista. El tío Tom es despreciado por su actitud servil y acomodada frente a sus abusadores y hoy la expresión tío Tom denota a alguien capaz de ignorar el sufrimiento de los suyos para ganarse el favor de sus propios opresores. Entre la comunidad negra de los Estados Unidos, tío Tom es un epíteto que conlleva a una sanción social de la mayor gravedad ya que trae consigo el ostracismo y el rechazo de quien es señalado.

En los últimos años el uso del término ha desbordado los límites de su contexto de origen para adaptarse a otros ámbitos donde aún no se hallan resueltas las tensiones relacionas con la etnicidad. Los promotores de campañas de propaganda tales como Latinos con Trump son tíos Tom latinoamericanos. Empero, el tío Tom colombiano, aquel que contribuye a posicionar tendencias como #ColombiaVotaTrump, es aún más abyecto pues mezcla la mala fe con una especie de ignorancia acaso deliberada, agresiva y orgullosa de sí misma, al carácter servil del personaje de la novela de Stowe. El tío Tom colombiano no sólo es acomodado y sumiso con su señor, sino que es a su vez perverso y cruel con los suyos pues se considera superior a ellos debido a la falsa pretensión de estar cerca del amo y de tener su favor.

atalaya.espectador@gmail.com, @Los_Atalayas

Comparte en redes: