Publicidad
10 Jun 2022 - 5:00 a. m.

Sobre un editorial y la sección “De labios para afuera”

Sobre un editorial y la legalización de la marihuana

Estoy totalmente de acuerdo con su editorial “Los beneficios de la legalización de la marihuana”. Quisiera agregar que Colombia requiere, de manera inmediata, dar espacio para la legalización del cannabis de consumo adulto (mal llamado “uso recreativo”), precisamente como una alineación con la tendencia mundial de dinamizar un sector que genera impuestos bajo parámetros de responsabilidad e investigación.

Lamentablemente, el marco legal vigente solo beneficia a las multinacionales canadienses, que prácticamente están creando un oligopolio mundial. Como bien se sabe, Canadá es una gran exportador de flor seca de cannabis de todo tipo, mientras Colombia, al contrario de Uruguay, cierra sus puertas al mercado internacional de uso adulto, el cual pide materia prima y se especializa en flor para consumo directo.

Colombia, como un país con tradición cocalera y de procesamiento de drogas, debe aprovechar precisamente esa problemática y sentar las bases de un comercio de cannabis para uso adulto de la misma manera que promueve el cannabis medicinal, que es tan solo un mercado de nicho bajo regulación farmacéutica.

Así mismo, se deben abrir todos los canales necesarios para la agroindustrialización del cáñamo a gran escala, que permitiría una reactivación de la producción de granos y semillas, un mercado con alta demanda, en donde Colombia pierde espacio cada día por la falta de articulación, amor propio y una gobernabilidad centrada en la inversión extranjera, no en el desarrollo interno con capital local.

Ethan Eastwood.

Sobre la sección “De labios para afuera”

Entiendo la intención de la sección “De labios para afuera” de dejar en evidencia opiniones controversiales, violentas, desinformadas, falsas o directamente estrafalarias y absurdas. Sin embargo, me pregunto si es tan fácil para todos los lectores interpretarla así. Pienso, por ejemplo, en mi padre, suscriptor de larga data y de avanzada edad ya, para quien muchas de las afirmaciones allí publicadas pueden resultar no tan evidentemente problemáticas. Pero también pienso en la dinámica de las redes sociales y en qué tanto puede ser una continuación de sus mañas más cuestionables, de la tiranía de las tendencias, la descontextualización y la amplificación de la atención a afirmaciones violentas o agresivas. Muchos secretamente comulgan con estas ideas, como se vio a través de la presidencia de Trump, y verlas validadas por referentes mundiales es contraproducente para la educación en la tolerancia.

Gabriela Fonseca.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

Síguenos en Google Noticias