Secuestro, guerra y paz

Noticias destacadas de Opinión

El secuestro es un crimen terrible que, al haber sido cometido sistemáticamente por las guerrillas, llevó a nuestro conflicto armado a niveles extremos de crueldad. Un punto que nos une a casi todos los colombianos es entonces nuestra voluntad de poner fin al secuestro y que los casos ocurridos sean esclarecidos, las víctimas sean reconocidas y reparadas, y los responsables rindan cuentas ante la justicia.

Una de las columnas vertebrales del Acuerdo de Paz con las Farc fue avanzar en esa dirección. Hacia el futuro, el fin del conflicto armado evitaría nuevos secuestros por las guerrillas. Hacia el pasado, como el secuestro no fue amnistiado, el deber de los exguerrilleros de las Farc desmovilizados es decir la verdad plena sobre ese crimen como condición para acceder a la llamada sanción propia: restricción efectiva de libertades y derechos durante 5 a 8 años, en que deben cumplir además con labores restaurativas a favor de las víctimas y la paz. Si los exguerrilleros responsables de ese crimen o de otras atrocidades no cumplen con esas condicionalidades, entonces deberían ser condenados hasta 20 años de cárcel por la JEP.

 

Comparte en redes: