17 Jun 2015 - 2:36 a. m.

Avanza el Código de Policía

Asuntos tan susceptibles como la posibilidad de que los miembros de la Policía puedan retener a un ciudadano al considerar que se encuentra “en estado de alteración de la conciencia” o presente “comportamientos agresivos y temerarios”, fueron avaladas por el Legislativo

Redacción Política

El nuevo Código de Policía fue aprobado en primer debate.
El nuevo Código de Policía fue aprobado en primer debate.
Foto: Leonardo MuÒoz

Con la necesidad de aprobarlo en primer debate para evitar su hundimiento, la Comisión Primera del Senado dio vía libre al Código de Policía y Convivencia, cuya discusión estuvo enmarcada en una compleja polémica por las facultades, para muchos excesivas, que se les otorgan a los miembros de la Policía y que pueden resultar inconstitucionales y restringir las libertades individuales de los ciudadanos. Más allá de los diferentes puntos de vista, la iniciativa fue aprobada con pocas modificaciones.

Así las cosas, asuntos tan susceptibles como la posibilidad de que los miembros de la Policía puedan retener a un ciudadano al considerar que se encuentra “en estado de alteración de la conciencia” o presente “comportamientos agresivos y temerarios”, fueron avaladas por el Legislativo . En este tema, se impusieron unas salvaguardas que tienen que ver con la obligación de informar a un familiar y que estos hechos sean acompañados de la defensoría pública. A juicio del senador Armando Benedetti “se aprobó que todo aquel que esté embriagado se presume culpable de varios delitos, esto viola derechos fundamentales y me parece muy grave”.

También, hubo fuertes diferencias en lo referente al ingreso de miembros de la Policía a los domicilios sin orden judicial, asunto que se planteó como inconstitucional durante el debate. No obstante, justifican la intervención cuando se dé “alteración de la conciencia por sustancias alcohólicas o psicoactivas, que se presenten riñas, para preservar la seguridad, en persecución de una persona o cuando se altere la convivencia”.

Otro tema que generó rechazo fue la eventual “criminalización” de la protesta. En el articulado se plantean normas estrictas para las manifestaciones públicas, a lo que el senador Alexander López, del Polo Democrático, afirmó que se está presumiendo la culpabilidad de los ciudadanos que quieran expresar su rechazo a algún hecho o situación: “No es posible que el legítimo derecho a la protesta dependa del permiso de una alcalde”.

Recibe alertas desde Google News