2 Oct 2019 - 8:53 p. m.

Experiencia en relaciones internacionales no es un requisito: Canciller defiende nombramientos

El ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, aclaró que el requisito de experiencia en relaciones internacionales para cargos de provisionalidad no existe en la ley y que no había los suficientes funcionarios escalafonados para ocupar la totalidad de los cargos de carrera administrativa en el servicio diplomático.

-Redacción Política (politicaelespectador@gmail.com)

Carlos Holmes Trujillo, canciller. / Cortesía
Carlos Holmes Trujillo, canciller. / Cortesía

El canciller Carlos Holmes Trujillo acudió este miércoles al debate de control político al que fue citado en el Congreso de la República por el senador Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, a explicar los nombramientos que se han realizado en el servicio diplomático colombiano desde la posesión del presidente Iván Duque Márquez, el pasado 7 de agosto de 2018.

Trujillo se defendió y aseguró, durante su intervención en la Comisión Segunda del Senado, que “si hay un canciller que tenga real interés en la carrera diplomática, no solo por la experiencia sino por el cocimiento teórico y práctico y porque así lo dispone el presidente de la República”, es él.  

En ese sentido, hizo énfasis en las diferencias de los cargos en el servicio exterior y aclaró que no todos los requisitos para todos los cargos son idénticos. “Unos son requisitos para funcionarios de carrera, otros para funcionarios en provisionalidad, y eso no se puede confundir porque confundirlo de manera deliberada induce a confusiones”, dijo Trujillo.

Contexto: Canciller, a explicar nombramientos

Explicó que, de acuerdo con el decreto ley 274 del 2000, hay cargos de libre nombramiento y remoción, de carrera diplomática, de carrera administrativa y de provisionalidad. “Subrayo la provisionalidad para que la opinión pública sepa que cuando los nombramientos se hacen en tal calidad son legales, obedecen a las normas vigentes y han pasado por el tamiz de la Corte Constitucional”, explicó el canciller.

El funcionario expresó que era cierto que para llegar al rango de embajador, siendo funcionario de carrera, había que trabajar en distintas categorías durante 25 años, pero también aclaró que el cargo de embajador es de libre nombramiento y remoción: “No hay que confundir las normas de la carrera con las que regulan otro tipo de cargos y vinculaciones. Hacer referencia a una norma de carrera para contrastarla con otros tipos de nombramientos no corresponde a la regulación vigentes”.

También se refirió a las críticas sobre si las personas nombradas tienen experiencia en relaciones internacionales. “Tengo que reconocer que eso es lo ideal, no hay ninguna duda, pero resulta que ese requisito no existe. Para cargos de provisionalidad, el requisito de tener formación en relaciones internacionales no existe. Lo que existe es la certificación de experiencia o certificación del título profesional durante determinado número de años”, anotó Trujillo.

“Cuando se critica los nombramientos en provisionalidad porque no tienen experiencia, están haciendo referencia a un ideal que yo comparto, pero no a una norma vigente”, adujo el canciller y señaló que de 810 cargos que existen en la carrera diplomática, hay 407 ocupados por funcionarios escalafonados, lo que quiere decir, explicó, que no hay suficientes funcionarios escalafonados para ocupar todos los cargos de carrera, “y como el servicio hay que prestarlo, hay que nombrar funcionarios que no estén necesariamente escalafonados. Las cuentas no dan. No es una situación ideal, pero eso tenemos”.

Al finalizar la sesión, el ministro señaló que hay una propuesta de reglamentación del tema y se ha pedido que se analice. “Esta ha sido una administración abierta y dialogante, sobre todo cuando se trata de mejorar las condiciones de la carrera diplomática (…) Todos los nombramientos en el servicio diplomático cumplen con requisitos legales”, concluyó. Por su parte, Sanguino le pidió la conformación de una mesa de trabajo para pensar una reforma al decreto que reglamenta la carrera diplomática y que en esta tengan participación las academias de diplomacia y las facultades de relaciones internacionales. 

Antes de hacer la citación al canciller, el senador Sanguino señaló que aunque todos los gobiernos colombianos han hecho de las embajadas un botín político para pagar favores, el de Duque ni siquiera ha querido cumplir con los requisitos de ley. “Designó a 72 personas sin ningún tipo de experiencia para ocupar el cargo; las 28 designaciones restantes son personas que no hacen parte de la carrera diplomática y consular, pero tienen experiencia”, puntualizó el senador.

Recibe alertas desde Google News