Publicidad
12 Aug 2014 - 5:35 p. m.

Hay una actitud arrogante de las Farc frente al proceso: Marta Lucía Ramírez

La exministra dijo que la guerrilla desconoce los principios "más elementales del Derecho Internacional Humanitario".

Redacción Política

Hay una actitud arrogante de las Farc frente al proceso: Marta Lucía Ramírez

La excandidata presidencial de Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, volvió a arremeter en contra de las Farc por sus recientes pronunciamientos sobre el proceso de paz.

Ramírez insistió en la necesidad de poner un “ultimátum” a la guerrilla y rechazó los múltiples atentados contra la población.

“El pueblo colombiano no puede seguir en medio del conflicto, sufriendo el flagelo de los atentados terroristas perpetrados por un grupo insurgente, que aunque dice querer una salida negociada al conflicto, no dan muestra alguna de tal voluntad ni de respeto por la vida de los colombianos”, señaló en una carta enviada al Jefe de Estado.

A juicio de la exministra, hay una “actitud arrogante” por parte de la guerrilla que continua desconociendo “los principios más elementales del Derecho Internacional Humanitario”.

Carta de Marta Lucía Ramírez

Bogotá D.C. 12 de agosto de 2014

Señor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DE COLOMBIA

Señor Presidente

Nuevamente quiero agradecerle su invitación a Palacio, para poder compartir puntos de vista sobre el futuro inmediato de las negociaciones en La Habana. Manteniendo mi posición de respaldo frente a la necesidad de poner un ultimátum a las Farc y el rechazo a los múltiples atentados contra la población, cuyos ataques se han intensificado en los últimos días, quiero hacer las siguientes reflexiones:

Veo con preocupación que ad portas del inicio de un nuevo ciclo de negociaciones con las Farc, aun no se haya hecho un pronunciamiento oficial por parte del equipo negociador del Gobierno en La Habana, exigiendo las condiciones humanitarias mínimas que se necesitan para continuar con el proceso y señalando que los beneficios de la negociación solo cubrirán delitos anteriores, por cuanto ella no puede darle licencia a este grupo para cometer nuevos crímenes durante las negociaciones, en nombre del proceso de Paz.

El pueblo colombiano no puede seguir en medio del conflicto, sufriendo el flagelo de los atentados terroristas perpetrados por un grupo insurgente, que aunque dice querer una salida negociada al conflicto, no dan muestra alguna de tal voluntad ni de respeto por la vida de los colombianos.

Vemos en las Farc una actitud arrogante que continua desconociendo los principios más elementales del Derecho Internacional Humanitario, condición bajo la cual Colombia viene considerando otorgarles los beneficios que obtendrían en un eventual marco de justicia transicional.

Establecer las condiciones humanitarias mínimas, debe ser una condición para continuar en la búsqueda de la terminación del conflicto y las debe exigir el gobierno, o en consecuencia, el proceso terminara perdiendo irremediablemente, la confianza de los colombianos. Señor Presidente, no podemos esperar resultados distintos si seguimos haciendo lo mismo. Por eso le reitero respetuosamente la necesidad de ponerle condiciones, plazos y transparencia al proceso de negociación antes de iniciar el nuevo ciclo en la Habana. Es un imperativo poder garantizarles a los colombianos el cumplimiento de las Farc de los siguientes compromisos:

1. Acabar definitivamente con el reclutamiento de menores
2. Terminar la violencia sexual contra la mujer en los lugares de influencia del grupo insurgente y los abortos forzados a los que son sometidas las mujeres de las Farc
3. ese definitivo de atentados contra la población civil, el medio ambiente y la infraestructura
4. Respeto por la vida de nuestros soldados y policías que se encuentren en estado de indefensión, aboliendo los crímenes de guerra. En cuanto a la transparencia, es necesario que los colombianos conozcamos desde ya con detalle, los capítulos ya cerrados de la negociación para saber las obligaciones que tanto las Farc como la sociedad colombiana asumirán en el camino hacia la paz. En efecto el logro de la paz no es tan solo un anhelo. Debe ser la certeza que provenga de conocer a conciencia los costos y beneficios que dicho objetivo supone. Estas son cuatro condiciones mínimas, que nos permitirán ver si hay voluntad de paz por parte de las FARC. De lo contrario, estaríamos condenados a seguir en un proceso en medio de actos que no solo rompen los principios humanitarios, sino la confianza e ilusiones de todos los colombianos en un futuro diferente. Y eso no nos lo podemos permitir.

Cordialmente
MARTA LUCÍA RAMÍREZ DE RINCÓN
Excandidata presidencial
Partido Conservador Colombiano 

Síguenos en Google Noticias