7 Feb 2020 - 8:57 p. m.

“La polarización no deja prosperar ninguna iniciativa común”: Iglesia católica

La Asamblea Plenaria de obispos, que finalizó este viernes, abarcó, especialmente, temas sobre medio ambiente. Sin embargo, los religiosos no dejaron de lado la situación política del país.

-Redacción Política (politicaelespectador@gmail.com)

Una vez más, los obispos de Colombia se reunieron en torno a la Asamblea Plenaria que esta semana tuvo como tema el “cuidado de la casa común”. Al finalizar el encuentro, como es costumbre, la Iglesia compartió las que fueron sus conclusiones. Y aunque el medio ambiente fue el asunto central, para los religiosos la situación política y social del país no pasa de agache.

“Hemos puesto nuestra mirada en las situaciones que vive actualmente nuestro país. Consideramos que Colombia pasa por un momento histórico decisivo, complejo y preocupante, que exige de todos escucha, reflexión, diálogo, unidad y compromiso para transformar cada dificultad en oportunidad de fortalecimiento como nación, para trazar caminos de justicia, de reconciliación y de bien común”, se lee en el comunicado antes de enumerar los ocho puntos que pasaron por su consideración.

En primer lugar, resaltaron su creencia en que la paz en el país es posible y que debe de contar con el apoyo de todos. “No podemos marginarnos, ni equivocarnos, ni encerrarnos en intereses reducidos o particulares en el cumplimiento de esta responsabilidad histórica de encaminar el país por las sendas de la paz”, recalcaron los obispos.

Esta postura los lleva a manifestar públicamente su respaldo irrestricto a los procesos de paz y de reconciliación, lo que significa que, como país, hay que atender prioritariamente a las víctimas del conflicto y a las personas que dejaron las armas.

Igualmente, hicieron un llamado por la protección a la vida y el rechazo a cualquier forma de violencia. Y cuando se refieren a preservar la vida, se refieren, también, a negar el aborto como un derecho humano. “Es exactamente lo contrario. Es una profunda herida social”.

Sobre la situación que vive el país a raíz del paro nacional, los religiosos pidieron por el diálogo para lograr un proyecto común. “Hay que identificar las necesidades ciudadanas y afianzar la relación entre Estado y sociedad civil, para que los diferentes sectores poblacionales se sientan debidamente representados por las instituciones gubernamentales”, apelaron, eso sí, sin violencia.

“Que la dignidad humana sea reconocida y garantizada en todas las circunstancias más allá de posiciones ideológicas o sectarias; en el que la política y la economía se pongan al servicio del bien común; en el que se disipe toda sombra de corrupción y haya oportunidades educativas y laborales para todos, primordialmente para los jóvenes. Es necesario superar la polarización que no deja prosperar ninguna iniciativa para el bien de las comunidades”, resaltaron.

Tampoco podían dejar de lado la situación de migración y abogaron por el reconocimiento de los venezolanos. “El Papa Francisco ha invitado a acoger, proteger, promover e integrar a quienes han sido desplazados por diversas circunstancias. Es inhumano e injusto permitir formas de explotación o de rechazo frente a la población migrante”.

Y, por último, respecto al tema del medio ambiente, apelaron por la reconciliación con la naturaleza. “Tenemos que llevar a compromisos concretos y visibles la responsabilidad que Colombia tiene frente a este corazón biológico del planeta y a las comunidades que la habitan, especialmente los pueblos indígenas y los campesinos”. En ese sentido, llamaron a una reflexión sobre cómo se están explotando los recursos naturales y a establecer nuevos estilos de vida que cuiden más la naturaleza.

Comparte: