Publicidad
25 Jun 2022 - 2:00 a. m.

Las encuestas en el panorama de segunda vuelta

Las encuestadoras mostraron empates técnicos entre Rodolfo Hernández y Gustavo Petro. Si no existiera la veda, las empresas hubiesen podido medir la leve ventaja que le sacó el candidato del Pacto Histórico al de la Liga Anticorrupción en la última semana de elección.

Sebastián Londoño Méndez *

La encuesta Invamer mostró una intención de voto por Hernández del 48,2 % y por Petro del 47,2 %.  / Getty Images / iStockphoto
La encuesta Invamer mostró una intención de voto por Hernández del 48,2 % y por Petro del 47,2 %. / Getty Images / iStockphoto
Foto: Getty Images/iStockphoto - Alexandr Makarov

Una de las grandes incógnitas que emerge al final de una contienda electoral es la precisión con la que las encuestadoras logran aproximarse al resultado de las urnas. En la primera vuelta presidencial, estas fueron ampliamente criticadas por no acercarse al eventual resultado que terminó enfrentando a Gustavo Petro (Pacto Histórico) y Rodolfo Hernández (Liga de Gobernantes Anticorrupción) en la segunda vuelta. No obstante, como se ha dicho en reiteradas ocasiones, las encuestas son “fotos del momento”, no una predicción de lo que ocurrirá en los comicios. ¿Qué nos decían las “fotos” en la última semana previa a la elección del 19 de junio?

Como lo muestra la gráfica de este texto, recopilando los ejercicios de las encuestadoras más serias (Invamer, GAD3, CNC y Guarumo), la diferencia entre ambos candidatos estuvo por debajo del 3 % en casi todo el período de observación. A escala individual, Invamer (contratada por Noticias Caracol, El Espectador y Blu Radio) cerró el 7 de junio con Rodolfo Hernández en 48,2 % y Gustavo Petro en 47,2 % intención de voto, un claro empate técnico.

Lea: ¡De voto finish! Empate técnico entre Rodolfo Hernández y Gustavo Petro.

GAD3, contratada por Noticias RCN y La República, registró el 10 de junio que Hernández lograba un 47,9 % de intención de voto, mientras que Petro obtenía un 47,1 %, otro empate técnico. Guarumo, contratada por El Tiempo, cerró con Hernández en 48,2 % y Petro en 46,5 %. Finalmente, la encuesta del CNC, contratada por Semana, publicada el 2 de junio, puso a Petro en 44,9 %, mientras que Hernández logró un 41 % de la intención de voto.

En términos de tendencia, uno de los grandes aciertos de las encuestadoras es que lograron aproximarse a un escenario de contienda apretada. Pocas horas después de finalizada la primera vuelta, muchos asumían que la victoria de Rodolfo Hernández podría estar asegurada por mera aritmética electoral. Se asumía que podría capturar la totalidad de los votos obtenidos por Federico Gutiérrez (Equipo por Colombia) y una gran mayoría de los votos de Sergio Fajardo (Coalición Centro Esperanza) y las otras candidaturas minoritarias de John Milton Rodríguez (Colombia Justa Libres) y Enrique Gómez (Salvación Nacional). Por tanto, se creía que Gustavo Petro iba a tener serias dificultades para crecer e imponerse a su contendor.

No obstante, las encuestadoras lograron documentar tanto el declive de Hernández como el crecimiento de Petro durante las dos semanas en las que se les permitió realizar estas mediciones. Como una foto, lograron prever una elección competitiva y que podría alejarse de la mecánica electoral básica. Así mismo, anticipaban un alto porcentaje de votantes en blanco o indecisos, lo que sugería que una gran porción de la ciudadanía iba a decantarse hacia una de las opciones faltando pocos días, horas o incluso en el puesto de votación el mismo domingo 19.

La famosa y cuestionada veda electoral —que inhibe a las encuestadoras publicar resultados faltando una semana para los comicios— pudo haber inhibido a las empresas de poder registrar la consumación de la tendencia que arrojaban, mostrando a Gustavo Petro con la leve ventaja que terminó obteniendo hace seis díasen las urnas. La normativa colombiana actual es bastante arcaica, prohibiendo a las encuestadoras publicar resultados en un período excesivo de tiempo o limitando la posibilidad de realizar modelos y estimaciones. Lo que necesitan nuestros electores es más información, más completa y rigurosa, para tomar las mejores decisiones.

También: Análisis: ¿Cómo les fue a las encuestas en la primera vuelta presidencial?

Por tanto, más que “pegarle” a un resultado, el ejercicio encuestador en Colombia ha logrado buenos resultados en los últimos años. En la elección presidencial de 2018, para la segunda vuelta, el panorama mostrado por las mediciones sugería que Iván Duque tenía una ventaja frente al hoy presidente electo Gustavo Petro, cosa que terminó ocurriendo. Las grandes fallas de las encuestas en algunas elecciones, aquí y en otras partes (plebiscito, brexit, presidenciales de EE. UU. 2016), han socavado parte de la legitimidad de estos ejercicios.

No obstante, tanto en Colombia como en otros países, los últimos resultados sugerirían que las encuestadoras pueden estar reclamando la legitimidad que tuvieron en años anteriores. Tal vez el gran cambio está en que hoy tenemos nuevos insumos y herramientas, como el análisis de redes sociales, que nos permiten hacer un balance de las tendencias electorales. Sumar las encuestas a estos análisis será, sin duda, un cambio en el juego de anticiparse a los resultados electorales en el futuro.

* Analista político de la Universidad del Rosario.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.