Publicidad
1 Feb 2022 - 1:13 p. m.

Los Galán ‘ejercen excluyentemente el control’ del Nuevo Liberalismo: exdirigentes

A través de una carta, cinco exintegrantes del Consejo Nacional de la colectividad, que reivindican que ayudaron a construir el partido bajo el liderazgo de Luis Carlos Galán, reclaman que Juan Manuel y Carlos Fernando Galán “no han cesado” en descalificarlos”.
En su columna, Coronell alega que los Galán “hicieron poco" para que el Nuevo Liberalismo "fuera más grande que una famiempresa" y los señaló de ser "gerentes-propietarios de la colectividad", en lugar de orientar esfuerzos para "construir las bases de un partido grande”. /Cortesía
En su columna, Coronell alega que los Galán “hicieron poco" para que el Nuevo Liberalismo "fuera más grande que una famiempresa" y los señaló de ser "gerentes-propietarios de la colectividad", en lugar de orientar esfuerzos para "construir las bases de un partido grande”. /Cortesía

En respuesta a las declaraciones del concejal Carlos Fernando Galán –una de las cabezas del Nuevo Liberalismo junto a su hermano, el exsenador y precandidato presidencial Juan Manuel Galán–, quien negó que le hayan cerrado la puerta a dirigentes históricos tras recobrar la personería jurídica, este martes se conoció una dura carta de varios exintegrantes del Consejo Nacional de la colectividad, entre ellos el senador Iván Marulanda (Alianza Verde), quienes reclamaron que los líderes del partido operan de “forma excluyente” y que no han cesado “en su empeño de descalificarnos públicamente”.

Lea también: Lo que rodea el caso de Humberto de la Calle y su posible doble militancia

La génesis de la discusión fue una columna del periodista Daniel Coronell, quien el pasado domingo –al hacer una radiografía de la crisis de la Coalición Centro Esperanza y enumerar sus traspiés–, alegó que los hermanos Galán “armaron rancho aparte” al hacer una lista cerrada al Congreso por fuera de la coalición y le cerraron “la puerta en la nariz” a dirigentes históricos que habían trabajado al lado de Luis Carlos Galán.

“Hicieron poco para que el recién resucitado partido fuera más grande que una famiempresa (…) Resultó más importante para ellos caracterizarse como gerentes-propietarios de la colectividad que construir las bases de un partido grande”, dijo Coronell.

Ante ello, Carlos Fernando Galán negó los señalamientos y aseguró que en la lista al Congreso y en las directivas de la colectividad “están varios” de los dirigentes históricos. Incluso, fue más allá y manifestó concretamente que el senador Iván Marulanda “pretendía aceptar las condiciones del Verde para la lista y desconocer la sentencia de la Corte Constitucional. Eso es inaceptable”.

Lo anterior, luego de que en diciembre pasado Iván Marulanda se bajó del bus del Nuevo Liberalismo para quedarse los verdes, pese a que quiso ingresar a la colectividad de la que hizo parte hace 30 años para “cumplirles a sus compañeros caídos y golpeados durante la década trágica de los años ochenta”. En su momento, Marulanda reclamó que no reconocía legitimidad en el mandato que la Corte Constitucional le dio a los hermanos Galán como director general y como representante legal: “Ninguna institución del Estado puede entrar en el fuero de los partidos políticos para nombrar sus dignatarios”, sostuvo.

En contexto: ¿Por qué Iván Marulanda ya no se irá al Nuevo Liberalismo?

En esa línea, en su carta de este martes 1 de febrero, los dirigentes del Nuevo Liberalismo –entre ellos César Pardo, Carlos Arcesio Paz, Arturo Sarabia Better y Alfonso Valdivieso–, reivindican que ayudaron a construir el partido bajo el liderazgo de Luis Carlos Galán y que les “entusiasmó la posibilidad de reincorporarnos y contribuir desde allí a la consolidación y unidad del centro político”.

No obstante, admitiendo que evitaron confrontar públicamente las circunstancias internas que impidieron su vinculación, llaman la atención por las continuas declaraciones de Juan Manuel y Carlos Fernando Galán, “quienes no han cesado en su empeño de descalificarnos públicamente”. Por ello, argumentan, se ven obligados a controvertirlos.

“(Carlos Fernando Galán) señaló que no era cierto que nos hubiesen cerrado las puertas del partido y, lo que es aún más sorprendente, responsabilizó, faltando a la verdad, a uno de nosotros de ese infortunado desenlace. Semejantes afirmaciones riñen ostensiblemente con los hechos y ocultan la verdadera razón de nuestra desvinculación, que no fue otra que el empecinamiento de los hermanos en mantener como director del partido a un desconocido profesional que no pareciera cumplir función real alguna al ostentar tal dignidad”, alegan.

Según los dirigentes, las nuevas directivas del partido, concretamente Juan Manuel Galán, ejerce en forma excluyente “el control sobre las decisiones del partido, dejando en una condición irrelevante a la máxima instancia directiva que restableció la Corte”.

Precisan también que el “uso exclusivo la estructura de la organización” por parte de los hermanos desembocó en su marginamiento y ahuyentó a muchos otros “de vincularse a una organización de la cual tanto se esperaba en la actual coyuntura política”.

Síguenos en Google Noticias