Publicidad
3 May 2022 - 12:41 a. m.

Mayor Carlos Ospina, comisionado de la Verdad, renuncia a su cargo

Ospina era uno de los 11 comisionados que debía construir el Informe Final que la entidad entregará en junio, y el único militar en el pleno. La Cev aún no se ha pronunciado al respecto,
El mayor Carlos Ospina anuncia su salida de la Comisión de la Verdad y se va en contra de la institución y su trabajo durante más de tres años.
El mayor Carlos Ospina anuncia su salida de la Comisión de la Verdad y se va en contra de la institución y su trabajo durante más de tres años.
Foto: Óscar Pérez

El mayor Carlos Guillermo Ospina, comisionado de la Verdad, renuncia a su cargo y se va en contra del trabajo de la institución nacida del Acuerdo de Paz firmado en 2016, y encargada de presentarle al país la verdad histórica sobre el conflicto armado.

De manera sorpresiva, Ospina anunció esta decisión en RCN Noticias, en la noche de este lunes. Contó que esta tarde le entregó su carta de renuncia al padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad.

(Para entender: La Comisión de la Verdad en el escenario electoral de 2022)

“La presenté en una forma irrevocable e inmediata. [Me voy porque] ya no hay espacio para mí porque dentro de la Comisión hay un señalamiento, una estigmatización, sobre mi persona. Han dicho que yo soy parte de un complot, que yo entré a la Comisión a hacer inteligencia, que yo quiero dañarla y que estoy haciendo un informe que es un contrainforme, porque mi verdad es diferente a la que presentan ellos”, dijo al noticiero.

El mayor Ospina señaló a la institución y su pleno de no dejarle “hacer” su trabajo con su equipo compuesto por militares. “Tenía, inicialmente, un equipo de tres personas. A ellos, por haber sido militares, les dijeron que no podían estar en la Comisión”, aseveró. En contraste, dijo que mientras eso pasó con él, otros comisionados y la entidad en general tuvieron personas provenientes del conflicto armado trabajando en las actividades del mandato de la Comisión.

“Había personas que han estado en los grupos armados, tanto en la parte política, como en la parte armada, y a ellos no les dijeron nada”, agregó.

De igual forma, Ospina aseguró que con el Informe Final se intentaría interferir en la política, concretamente en el proceso electoral presidencial. “Pensaría que sí por una razón sencilla: cuando la responsabilidad de un conflicto armado es netamente del Estado y de sus fuerzas militares, pero se deja a parte a los otros actores de la convivencia, se le está dando razón política a un sector”, exclamó.

(Para recordar: Escuchar para sanar: una posibilidad que se abrió con la Comisión de la Verdad)

No obstante, la afirmación del mayor Ospina tiene inconvenientes, pues los actos de perdón y reconocimiento de responsabilidades han dado cuenta cómo la entidad recoge los actos de guerra realizados por las antiguas Farc, como el del secuestro, y otros actores como los paramilitares. Asimismo, el Informe Final incluirá casos de violaciones de derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario (DIH), como también de responsabilidades colectivas, cometidas por los diferentes actores armados en la guerra interna.

De igual forma, es necesario recordar que el informe sobre verdad histórica iba a ser entregado a la sociedad a finales del semestre pasado, es decir en 2021, cosa que demuestra que este estaba pensado para antes de las elecciones actuales. No obstante, en una decisión histórica, la Corte Constitucional decidió ampliar el período de la institución, bajo el argumento de que esta enfrentó las adversidades de la pandemia que le impidió recolectar testimonios en los territorios. Por esto, el alto tribunal determinó que el informe se conocerá dos semanas después de la segunda vuelta (en caso de haberla).

Según Ospina, está dando a conocer sus opiniones sobre la institución de la que hizo parte los últimos tres años por sus principios, pero también por las víctimas del país. “Que las víctimas se sientan con una verdad plena y plural, que todo el mundo se sienta escuchado. Quiero que esta parte que está siendo invisibilizada se sienta escuchada”, manifestó, refiriéndose a las fuerzas militares que también ha sido víctimas y victimarios en el marco del conflicto armado.

A sus compañeros, el mayor Carlos Ospina les dijo que era momento de “reflexión profunda con ellos mismos”: “Que miren si solamente buscar una verdad es conveniente para el país, y si van a presentar una verdad que de pronto siembre otros 60 años de odio y venganza, que va a continuar ese conflicto armado”.

El mayor Ospina dentro de la Comisión de la Verdad

La renuncia del comisionado Ospina es, quizá, el punto final a una relación compleja entre él y la Comisión de la Verdad. Ospina era uno de los 11 comisionados encargados de construir y presentar al país la verdad histórica sobre el porqué se prolongó y degradó tanto la guerra interna, y las recomendaciones para que el Estado y la sociedad pongan fin a las causas estructurales que sostienen todavía hoy el enfrentamiento armado.

Era el único comisionado proveniente de la institución castrense, actualmente retirado. “Abogado y profesional en ciencias militares, derecho y administración, especializado en administración de la seguridad e inteligencia militar. Lidera la Asociación Colombiana de Militares Víctimas del Conflicto desde 2013″, es un extracto de su biografía oficial como comisionado.

(Le puede interesar: Doblemente desaparecido: 35 años buscando al líder estudiantil José Mejía)

Por su origen, en varios momentos se sintió la tensión entre su postura y la del resto de comisionados, todos con orígenes políticos y profesionales distintos. En una ocasión, por ejemplo, Ospina mandó una carta a la Comisión de la Verdad acusándola de querer censurarlo. Esto porque la entidad decidió cancelar un simposio sobre el concepto “persona protegida” y militares señalados por ejecuciones extrajudicial, evento organizado por él.

Al respecto, el padre Francisco de Roux, expresó que el encuentro se canceló porque la organización no podía servir de plataforma para legitimar públicamente el comportamiento del coronel Hernán Mejía, condenado por “falsos positivos”.

“La razón es la siguiente. El coronel Hernán Mejía tiene seis procesos por homicidio en persona protegida y es compareciente ante la Jurisdicción Especial para la Paz. Él ha negado responsabilidades. En esas condiciones, la Comisión ha recibido grupos de víctimas de esos casos. La Comisión, por decencia con esas víctimas, y no revictimización de las mismas no puede dar una plataforma en la que el coronel haga una legitimación pública de su comportamiento, cosa que él ha hecho ya legitimando su conducta en otros escenarios”. contestó De Roux.

(Para ampliar: Padre De Roux explica por qué se canceló el simposio con militares)

Durante los últimos meses hubo rumores de que era posible que Ospina no firmara el informe. Hoy, finalmente, renunció del todo a la Comisión de la Verdad.

>Lea más sobre las elecciones de 2022 y otras noticias del mundo político

Recibe alertas desde Google News