Publicidad
31 Aug 2021 - 2:01 a. m.

“Me hacen un escándalo malintencionado”: Rodolfo Hernández

El exalcalde de Bucaramanga dice que “tiene el alma limpia” y responde a los cuestionamientos por pedirles plata a quienes quieran aspirar a la Cámara por su movimiento, la Liga Anticorrupción.
Juan Sebastián Lombo

Juan Sebastián Lombo

Periodista de la sección Política
Rodolfo Hernández confirmó que no irá en ninguna coalición para su aspiración presidencial. / Liliana Rincón
Rodolfo Hernández confirmó que no irá en ninguna coalición para su aspiración presidencial. / Liliana Rincón
Foto: Liliana Rincón Barajas

Justo después de figurar en el tercer lugar en una de las encuestas de intención de voto paa la Presidencia en 2022, Rodolfo Hernández comenzó a ser mencionado en varios escándalos. En uno de ellos hacía referencia a una supuesta admiración a Adolfo Hitler, en el otro amenazaba a un cliente con “pegarle un tiro” y en el tercero se le escucha pidiéndole una cuota inicial a los posibles aspirantes al Congreso de su movimiento, denominado Liga Anticorrupción. El exalcalde de Bucaramanga, cuya bandera fue precisamente la lucha contra la corrupción, ha sido duramente cuestionado por estos hechos y para muchos ha quedado “mal parado” ante la opinión pública.

En diálogo con El Espectador, el candidato dio respuesta a esos cuestionamientos. Expresó que era normal que cobrara a los aspirantes por su movimiento, pues no podía asumir la campaña de ellos. También reconoció que se equivocó en la confrontación con el antiguo cliente. Además de responder a la controversia, Hernández reveló algunos de los puntos con los que buscará llegar a la jefatura del Estado. Su énfasis será la gerencia y “quitarle la chequera a los que han gastado los dineros del Estado”.

Usted ha tenido un amplio reconocimiento en Santander, pero a escala nacional es todo lo contrario. ¿Por qué irse solo en su aspiración presidencial?

El hecho de que tenga, según la encuesta de Invamer, un reconocimiento de mi imagen del 17 % en Colombia y el 11 % me votaría, hace que tenga un gran potencial. Tengo amplio espacio para crecer. Y a ese 67 % que no me conoce, tengo que conquistarlo con la propuesta en la que, creo, sí están conectados: que no se sigan robando a Colombia. Proponemos no robar, no mentir, no traicionar y cero impunidad. Si esos códigos de comportamiento delincuenciales siguen en las personas que administran el país, esto se hunde. Esto no se arregla con que cada vez que se roben todo, entonces se hace una reforma tributaria y listo. También aumentamos la deud, y no sé si saben, pero está llegando a unos niveles intolerables, más o menos US$160.000 millones y el 60 % del PIB. Pero la deuda “per se” no dice nada, también es el cargo de intereses y las amortizaciones de capital, porque en el planeta tierra no hay deuda que no se pague y plazo que no se cumpla.

Sus palabras dan a entender que tendrá un énfasis económico, pero, ¿cómo lo va a aplicar?

Ya hice el laboratorio. Todo lo que se hace en un laboratorio es una muestra de lo que se va a replicar cuando se haga el edificio. Ese laboratorio ya está consolidado y hecho, que es Bucaramanga. Y se demostró que se puede hacer y ejecutar. Ahora toca aplicar eso a Colombia. Como ya está probado, pues esa réplica va a salir muy bien. ¿Qué fue lo que hicimos en Bucaramanga? Nosotros recogimos las chequeras. Esto es un sentido figurado para decir que los que tienen capacidad de gasto público, los que giran la plata, son unas 1.000 personas y toca quitarles las chequeras porque, si las siguen manteniendo, siguen robando y malgastando. Hasta que establezcamos unos precios de costos directos e indirectos, y costos de financiación base, no se les devuelve. No podemos seguir con ese cuento de que lo que le cuesta $10 al particular, se lo claven al Estado a $60. Eso no puede seguir así. Y eso solo se logra parando la chequera hasta que tengamos los precios bazse, directos e indirectos, para poder detener todo ese abuso con la plata de los ciudadanos.

¿Y eso no podría frenar el funcionamiento del Estado y centralizar aún más la gestión pública?

No, ¿quién dijo que detener el robo es centralizar? No había oído esa teoría. Cuidar la plata de los colombianos no es centralizar, es lo contrario. El efecto que se produce es que va a alcanzar la misma plata para producir mejores bienes y servicios, para hacer obras, para apoyos y becas. Todo lo que se llama “la generación de felicidad”, que solo ocurre cuando el dinero público se aplica honradamente.

Usted llegó a figurar en el tercer lugar de las encuestas y de inmediato comenzaron a salir los escándalos, ¿no cree que esto ya frenó su aspiración?

No, tengo el alma limpia.

Pero hay un audio en el que usted sale pidiendo plata a posibles candidatos de su movimiento, ¿eso no es vender avales?

Si miran una lista de Cámara, según la norma, puede invertir en su promoción más de $7.000 millones. Lo lógico es que los que aspiren, después de que estemos seguros de que están limpios, tengan la capacidad de financiarse con un crédito. Eso es lo que se necesita. Nosotros hicimos un estudio y es que se requiere dinero para pagar espacios y más, porque todos esos costos deben ser cubiertos. Así son las campañas políticas. ¿O pretenden que yo pague los gastos de 32 listas a la Cámara que posiblemente tendremos en toda Colombia? Yo pago lo mío, es decir, todos los gastos de la campaña a la Presidencia. Ahorita estamos en recolección de firmas e invité a la ciudadanía para que me ayude con 10 mil pesitos. No he podido abrir la puerta y si no la abro, pues no me dan ni un peso, estamos en eso. Los aspirantes a la Cámara tienen que pagar una póliza de $350 millones. También deben pagar la recolección de sus firmas. En todas partes, el candidato debe pagar su campaña, esa plata no es para Rodolfo Hernández. Eso fue lo que trataron de decir para desprestigiarme y hacerme daño.

¿Y que consignen en su cuenta?

Pero eso no es para mí, es para que ellos sorteen los gastos. ¿Por qué queremos que nos la entreguen? Lo que pasa es que como somos un movimiento significativo de ciudadanos, tenemos un NIT y todo lo que se hace para campaña la factura saldría con ese NIT. Y entonces, si no pagan, pues me tocaría pagar a mí para honrar la razón social que presido. Me hacen un escándalo que es malintencionado y tiene sesgos. Hacen titulares que no corresponden, pero están en todo su derecho. Y también tengo derecho a explicar lo que pasó.

Read more!

¿Cree que por haber salido tercero en la encuesta de Invamer quieren frenar su aspiración?

No lo creo, son simplemente las armas que usan los adversarios, porque enemigos no reconozco ni creo tener. Los adversarios quieren opacarme. Quiere decir que me veo muy bien si me atacan. Mi alma está limpia, no me he robado ningún peso. Al contrario, todo lo que me reconoció la ciudadanía como salario se lo entregué a proyectos que hicimos para los más pobres. Por ejemplo, ganaba $13 millones como alcalde y $10 millones lo dedicamos a devolverle los costos de transporte a los 50 mejores bachilleres de la ciudad. Los otros tres los dedicamos a otros arreglos como el que hicimos en el parque San Pío a la estatua de Botero.

Esos escándalos han hecho que muchos de los que iban a ir al Congreso por su movimiento se bajaran, ¿qué pasa con la lista?

Aquí llegaron 500 para que los pusiera en la lista y no querían poner ni un peso, que todo lo pagara yo. Tampoco tenían capacidad electoral y no querían trabajar. Era que yo los pusiera. ¿Por qué pedían eso? Pues porque saben que ganarían $40 millones en el Congreso. No venían en una representación ciudadana, sino a ganarse la plata. Después quedaban elegidos y estaban cuatro años en sus curules sin que los movieran absolutamente nadie. No pagaban sus gastos, no trabajaban y no tenían ni un voto. Nosotros retiramos esa lista porque uno de los que formaba parte de ella se fue y tocó sacarla toda.

Otro de los escándalos que salieron en los últimos días es en el que usted amenaza a un cliente con pegarle un tiro. Aunque es viejo, ¿no cree que es muy grave reaccionar así?

Ese es un cliente loco que es casado con una parienta mía, una prima hermana, y por su esposa le tuve un tratamiento preferencial. Pero como es un loquito, empezó a decir que nada le servía, cuando yo tengo 18.000 clientes y son mínimos los reclamos, como el 0,2 %. Eso ni la Mercedes Benz. Pero este vergajo se dedicó a chalequearme y se me metió a la obra para sabotear e hizo de todo. Sé que hice muy mal y pedí excusas a toda la comunidad. Pero fue tanto lo que hizo, que me sacó de casillas, y reconozco que hice mal.

¿Eso no es una mala señal si llegara a ser presidente?

Por eso digo que eso no se va a volver a repetir. Voy a hacerle caso a mi mamá, que tiene 97 años. Me dice que cuando me saquen la piedra, cuente hasta cinco para ver si al final sigo igual. Yo me di cuenta que tiene razón y voy a actuar en consecuencia.

A principio de año usted se estaba reuniendo con Angélica Lozano, lo que hacía pensar que iba con la Alianza Verde. ¿Por qué no se llegó a ese acercamiento final?

Es que tengo que hablar con todo el mundo. Los escucho a todos. Me invitan a una entrevista y atiendo. Así era con la doctora Angélica, pero también hablé con Antonio Navarro, Camilo Romero, Gustavo Petro, Juan Manuel Galán. Tengo que hablar con todo el mundo, escuchar y analizar. La decisión que siempre hemos tenido, y vamos a sostener, es que nos vamos a inscribir independientes. Vamos a recoger pronto el millón de firmas, para que la Registraduría haga la validación y me den el reconocimiento como candidato para 2022-2026. Voy a ir solo, totalmente solo, vamos a ver qué pasa en la primera vuelta.

¿Esa soledad incluye no tratar de ir a ninguna consulta interpartidista?

Nosotros pensando en hacer una consulta, pero no con otros, sino para escoger a nuestro vicepresidente. Vamos a invitar a los industriales, a los profesores de los colegios públicos y privados, a los deportistas, a los ingenieros, arquitectos y agricultores y a todas las expresiones de colombianos que quieren participar para escoger a la persona que me acompañará en la vicepresidencia. Que no sea yo, sino la ciudadanía que escoja a su vicepresidente.

Usted tenía un movimiento fuerte en Bucaramanga, pero ha perdido personas. Incluso el actual alcalde, Juan Carlos Cárdenas, llegó con su apoyo, pero ha tenido choques con él. ¿Ese debilitamiento no le puede costar para las presidenciales?

No, no puedo renunciar a los principios para cambiarlos por votos. Eso no conviene. He criticado al alcalde Cárdenas porque él se eligió con un discurso, que era el 70 % del presupuesto para los pobres y el 30 % para los demás. De hacer una Alcaldía de puertas abiertas, continuar con los proyectos que generaban felicidad, y ese vergajo canceló todo para vender humo. ¿Qué es el humo? Todos esos proyectos de software que inventan y terminan con estafas. No estoy de acuerdo y lo expresé. Él pensaba que porque yo lo había apoyado y 121.000 bumangueses votaron por él, no iba a decir que se eligió con un discurso y ahora tiene otro. Y cierra la puerta, se esconde y mete gente por el sótano. Uno no se esconde cuando hace cosas transparentes. Tiene que ser libre, que la gente lo vea, él es un hombre público. Total, que lo que diga o haga es público. La gente votó por la puerta abierta del despacho, porque la Alcaldía es de la ciudadanía no de él. Por eso no estamos de acuerdo con su gestión. Eso me da un sabor de que iba a hacer chanchullos. Y no los ha hecho es porque le dio miedo.

Usted en su carrera política ha dicho que "le canta la tabla a los corruptos" y hace énfasis a que su gobierno estaba lejos a esas dinámicas. ¿Y el escándalo de Vitalogic, en el que está acusado, no dice todo lo contrario?

A mí me metieron 200 demandas la politiquería y el régimen. De esas han archivado 162. Todavía tengo 38 vivas, de las cuales solo una es penal. Me metieron como 25 delitos, que era un ladrón, un atracador, que lavado de dólares y falsificador, y ahora solo es un cargo. Ese cargo es interés indebido en celebración de contratos a favor de un tercero. Es decir, para ellos, me volví un delincuente, violé el Código Penal para favorecer un tercero. ¿Quién es ese tercero? El que hizo los proyectos de la basura. Me volví un bandido, para favorecer a una persona con $30 millones, alguien que nunca había visto. Eso es totalmente incoherente cuando regalé más de $1.000 millones. En la audiencia que me hicieron en marzo, cuando me sentaron como un hampón, la Fiscalía dijo que no tenía pruebas, sino que estaba grabado. Esto quiere decir que tienen sesgo y es que a Rodolfo Hernández no lo pueden dejar allá porque se nos acaba la robadera.

¿Por qué no pasar por la Gobernación de santander u otro tipo de cargo, antes de saltar a la aspiración presidencial?

Porque yo tengo 51 años de ser ingeniero civil y he hecho más de 18.000 viviendas, por lo que no creo que sea un incapaz para administrar una chequera. Porque eso es lo que necesita el país, un administrador. Porque los administradores que hemos tenido en los últimos 30 años han salido chimbos. Mire los resultados. A pesar de ser una tecnocracia a nivel internacional, hay 22 millones de colombianos aguantando hambre, $160.000 millones de deuda, y está sobredimensionada la administración pública -le sobra muchísima gente-. Por eso pregunto, ¿esos administradores, esos gavirias, samperes, pastranas, les parece a la ciudadanía que fueron muy buenos? ¿O le entregamos la chequera a Rodolfo Hernández, que nunca había sido funcionario, y que ha sido exitoso a lo que ha entregado? ¿O se la entregamos a politiqueros que son unos verracos para hablar, echar discursos y decir todo lo que les provoquen? Llegan allá y miren el desastre que tienen.

¿Cree que usted puede vencer la maquinaria y la infraestructura de partidos que tienen alcance en todo el país, mientras solo lo conocen en Santander?

La maquinaria nuestra es el alma de los colombianos, la conciencia, el corazón, las neuronas, la inteligencia, la memoria y los sentimientos de ellos. Esa es la maquinaria que vamos a aplicar.

Además de la aspiración presidencial, ¿cuál es plan de su movimiento, la Liga de Gobernantes Anticorrupción, para 2022 y 2023?

Vamos a hacer una lista de Senado, porque estamos buscando una persona que los colombianos quieran y la reconozcan como trabajadora. Por eso le propuse a don Arturo Calle, él no tiene tacha, pero desafortunadamente los empresarios quieren que esto cambie, pero que ellos no les toque hacer nada. ¿Cómo van a cambiar las cosas si los que pagamos los impuestos y mantenemos el Estado, damos trabajo y reinvertimos, no queremos participar? Nadie quiere participar y dicen que la política es para los políticos, pero no. La política es para los ciudadanos.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.