9 Feb 2020 - 2:00 a. m.

“Nada relaciona mi gobierno con sobornos de Odebrecht”: Santos

En su declaración, el expresidente aseguró que no hay una sola prueba de la financiación ilegal de su campaña en 2014, que su carrera ha sido impoluta y que no hay razón para que estas indagaciones preliminares continúen.

-Hugo García Segura / @hgarciasegura

A los interrogantes del Consejo Nacional Electoral (CNE), Santos relató que su candidatura presidencial de 2014 fue apoyada por una coalición de partidos, cada uno de los cuales llevaba su contabilidad, razón por la que son ellos los que deben de presentar sus cuentas ante la entidad.  / Archivo El Espectador
A los interrogantes del Consejo Nacional Electoral (CNE), Santos relató que su candidatura presidencial de 2014 fue apoyada por una coalición de partidos, cada uno de los cuales llevaba su contabilidad, razón por la que son ellos los que deben de presentar sus cuentas ante la entidad. / Archivo El Espectador

“Por respeto a las instituciones asisto, pese a que tengo fuero”. Con esta advertencia, a las 11:00 a.m. del pasado 11 de diciembre, acudió a las instalaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) el expresidente Juan Manuel Santos para responder los interrogantes sobre la supuesta presencia de dineros de la firma brasileña Odebrecht en su campaña reeleccionista de 2014. Una diligencia en la que, de entrada, precisó que nunca hubo financiación extranjera en su aspiración ni tampoco se recibieron aportes. En contraste, recalcó que todas sus cuentas se presentaron a tiempo y tuvieron auditorías interna y externa en tiempo real, además de la evaluación del organismo electoral y de otras autoridades competentes.

(Lea: El turno de Andrés Sanmiguel en el CNE para hablar de la campaña Santos y Odebrecht)

Acto seguido, el exmandatario aportó una disertación sobre su visión acerca del caso Odebrecht y el debate político que lo ha acompañado. “Cuando estalló el escándalo le dije al fiscal que investigara a profundidad, por todos los efectos que podía tener en la confianza extranjera. Lo que le dije al país es que me mantendría en silencio y les indiqué a los funcionarios que apoyaran las investigaciones”, manifestó inicialmente, antes de señalar que, aunque llegó a equipararse el caso de Colombia con los de Perú y Panamá, los sobornos que aparecieron en el país no recayeron sobre su gobierno. Por eso, atribuyó las versiones a comparaciones equivocadas respecto a otras naciones, por lo que la situación debe de ser aclarada ante la opinión pública en la historia.

Santos relató que su candidatura presidencial de 2014 fue apoyada por una coalición de partidos, cada uno de los cuales llevaba su contabilidad, razón por la que son ellos los que deben de presentar sus cuentas ante el CNE. Además, recalcó que en su gobierno, Odebrecht no recibió ningún favorecimiento, quisieron hacer gestiones para reclamaciones y no se les dio, y solo se ganaron una licitación para una carretera en Puerto Boyacá. En tal sentido, el exgobernante indicó que sabe que el origen de la indagación en el tribunal electoral fueron las referencias de dos expresidentes de la República. “Trabajé con ellos, los conozco y hoy estamos en orillas políticas diferentes”, aclaró Santos, antes de afirmar que no hay ni una sola prueba de sus señalamientos.

(Lea también: Gabriel Dumar prenderá el ventilador en el caso Odebrecht)

En su versión libre, en la que estuvo asistido por el abogado Alfonso Portela, Santos manifestó que han salido en los medios muchísimas versiones, pero todas han sido desvirtuadas y, así como no hubo favorecimiento alguno para la empresa petrolera Pacific Rubiales, tampoco conoció ni vio nunca un supuesto estudio político utilizado como un aporte a su campaña. Paso a paso, el exmandatario aclaró cómo funcionó la estructura administrativa de su campaña en 2014, con un dato específico: que siempre delegó en el gerente y en su tesorero que no permitieran nada ilegal o indebido, y que ellos cumplieron al pie de la letra sus instrucciones, y eso fue lo que se presentó ante el CNE.

En desarrollo de la diligencia, los magistrados del Consejo Electoral que intervinieron —Doris Méndez, Luis Guillermo Pérez y Rafael Contreras— le indagaron por su conocimiento de tres personas: Esteban Moreno, David Portilla y Andrés Sanmiguel. En los tres casos, la respuesta fue idéntica: “No lo conozco y no cumplió ningún papel”. Ante el interrogante de si conoció la empresa Gistic Soluciones Integrales contestó: “No conozco la empresa y no tuvo ninguna relación con la campaña”. Los magistrados le citaron una declaración aportada por Sanmiguel a la Fiscalía, según la cual Esteban Moreno recibió aproximadamente $3.800 millones, provenientes de un contrato de la Ruta del Sol con la empresa Consol, que tenían como destino su campaña presidencial. Santos lo negó de plano.

(Las preguntas que Andrés Sanmiguel no quiso responder al Consejo Nacional Electoral)

“No tengo ninguna información de que ese dinero haya entrado a mi campaña”, contestó, antes de afirmar que lo que él sabe es que un abogado de Sanmiguel dio unas declaraciones a RCN de que ese dinero era un negocio privado. Respecto a si supo de donaciones por parte de Frontera Energy o Pacific Exploration, respondió que en las cuentas que presentaron al CNE están todos los ingresos y egresos, que las auditorías los avalaron y que si algo aportó Pacific debe estar en esas cuentas. Al ser interrogado sobre si supo de pagos o donaciones de esa firma a las empresas Sancho BBDO, Sistole S.S., Pato de Hule, Coservipp, Langton International, Creatividad Global o Northem Atlantic, insistió en que no sabe que Pacific haya dado ingresos a alguna empresa.

Al final de la diligencia, los magistrados del CNE le preguntaron sobre el gerente de su campaña, Roberto Prieto, a lo que contestó que lo conoció a través de su padre, que era presidente de la ANDI, y porque sus familias eran cercanas. Luego Prieto se vinculó a su fundación y de ahí pasó a ser gerente de su campaña. A la pregunta de si conoció algún hecho irregular suyo durante la empresa electoral, respondió que Prieto está condenado, pero por hechos que no tuvieron nada que ver con su campaña. “Tuve conocimiento, seis años de haberse producido, de haber aceptado unos recursos en la campaña de 2010 para pagar unos afiches que no se registraron en la contabilidad”, sintetizó el expresidente.

(Conozca: En las entrañas de una ‘bodeguita’ uribista)

“En la campaña de reelección en 2014, por estar de presidente, estuve muy alejado del equipo financiero que se había creado, pero los conocía por supuesto a la mayoría, ni siquiera recuerdo exactamente quiénes eran, tuve poca relación con ellos”, puntualizó Santos, quien contestó que no tuvo conocimiento alguno de pagos o donaciones de Odebrecht a su campaña, ni mucho menos de contratos con la firma Gistic Soluciones Integrales S.A.S. Finalmente, el exmandatario entregó un recuento en 11 folios sobre las relaciones entre el Gobierno y Odebrecht, entre los cuales incluyó un comunicado de Germán Vargas Lleras, su exvicepresidente, frente a una columna de la periodista Vicky Dávila, y un escrito de Luis Fernando Andrade publicado en la revista Semana.

El pasado 16 de enero, en cumplimiento de la misma investigación, los magistrados del CNE escucharon al empresario Andrés Sanmiguel Castaño, conocido constructor y propietario del 50 % de Gistic Logistic Soluciones Integrales. En junio de 2018, el mismo empresario había causado revuelo al aportar una declaración ante la Fiscalía en la que admitió que en 2010, el empresario David Portilla le planteó que facilitara su empresa para legalizar unos contratos. Sanmiguel aseguró que cedió legalmente sus acciones a cambio de que le dieran el 50 % de lo que se ganara en los negocios. Esa empresa fue justamente Gistic Logistic Soluciones Integrales. Tiempo después quedó claro que uno de esos negocios, al parecer, se relacionaba con Odebrecht.

(Para recordar: Abren investigación preliminar contra expresidente Santos por caso Odebrecht)

Según Sanmiguel, un contrato tenía que ver con un proyecto del consorcio Consol y en junio de 2014 a la cuenta bancaria de Gistic Soluciones ingresó una consignación de $3.894 millones, casi 47,5 veces el capital con el que había sido constituida. El testigo afirmó que un día llegó David Portilla a decirle: “Ya te consignaron una plata en la cuenta y necesito sacarla ya, la plata de lo del contrato”. Sanmiguel aclaró que no sabía de qué le estaba hablando, pero que este le insistió que llamara al gerente de Bancolombia donde tenía su cuenta, para que sacara la plata para la campaña de la reelección de Juan Manuel Santos. En tres días se hizo y “llegó Esteban Moreno con escoltas, en carros blindados y recibieron la plata. Era gente del Partido Liberal”.

Con base en este antecedente, Sanmiguel acudió al CNE en compañía de su abogado Iván Cancino. Sin embargo, el jurista aclaró de entrada que, como quiera que su cliente tenía una investigación abierta en la Fiscalía, iba a hacer uso de su derecho a guardar silencio. Eso explica por qué la diligencia apenas duró una hora y tuvo como denominador común la misma respuesta: “Guardo silencio”. Los magistrados del CNE lo interrogaron sobre la empresa Fallar, sobre sus relaciones con David Portilla, sobre Gistic Soluciones, sobre sus declaraciones en la Fiscalía y sobre sus reuniones para acordar negocios. A todos los interrogantes contestó de la misma manera. Ante la lectura de sus propias declaraciones en la Fiscalía, respondió lo mismo.

(Le puede interesar: La reelección, el capítulo que sigue rondando el caso Odebrecht)

Los magistrados le preguntaron de dónde provenían los $3.850 millones, que según su declaración ante la Fiscalía fueron entregados a Esteban Moreno y David Portilla. El testigo contestó: “Guardo silencio”. “¿Cómo realizó el retiro de esos recursos?”, replicaron los magistrados. “Guardo silencio”, volvió a decir una y otra vez Andrés Sanmiguel. Los magistrados le mencionaron si sabía quiénes eran Guiselle Latorre, José Roberto Prieto (exgerente de la campaña Santos), Santiago Rojas (también exgerente), Gilberto Contreras (extesorero) o Areceli Rojas Salinas (exauditora), y a cada nombre entregó la misma respuesta. Incluso se negó a decir si pertenecía a algún partido político.

Al final, el magistrado Contreras le recordó a Sanmiguel el deber de colaborar con la justicia, a lo que respondió que lo sabía. Alfonso Portela, abogado de Santos y quien estuvo presente en la diligencia, solicitó copias del expediente, incluyendo las piezas procesales aportadas por la Fiscalía, argumentando que es importante que las partes conozcan todo el contenido del caso. El magistrado respondió que en su momento tendría una respuesta. Todo concluyó con una nueva intervención del abogado Iván Iván Cancino para insistir en que su cliente, Andrés Sanmiguel Castaño, tiene una investigación pendiente y por eso decidió guardar silencio como un derecho más allá de la búsqueda de la verdad.

Síguenos en Google Noticias