Publicidad
13 Apr 2016 - 9:13 p. m.

Neoparamilitarismo también preocupa a EE.UU.

Impunidad, corrupción y desplazamiento forzado, siguen siendo los problemas más graves de Colombia, según el informe anual del Departamento de Estado sobre derechos Humanos.

Redacción Política

“Un sistema judicial ineficaz sujeto a la intimidación limita la capacidad del Gobierno para perseguir eficazmente a individuos acusados de violaciones de derechos humanos, entre ellos exmiembros de grupos paramilitares”. Así lo aseguró hoy el Departamento de Estado de Estados Unidos en su informe anual sobre derechos humanos, correspondiente a 2015, en el que se hace una clara referencia al Clan Úsuga y se denuncian las violaciones cometidas por “grupos criminales, algunos de los cuales integran antiguos paramilitares”, así como también por las Farc y el Eln.

“Un sistema judicial ineficaz sujeto a la intimidación limita la capacidad del Gobierno para perseguir eficazmente a individuos acusados de violaciones de derechos humanos, entre ellos exmiembros de grupos paramilitares”. Así lo aseguró hoy el Departamento de Estado de Estados Unidos en su informe anual sobre derechos humanos, correspondiente a 2015, en el que se hace una clara referencia al Clan Úsuga y se denuncian las violaciones cometidas por “grupos criminales, algunos de los cuales integran antiguos paramilitares”, así como también por las Farc y el Eln.

Entre las faltas de derechos humanos perpetradas, EE.UU. destaca los asesinatos de políticos y miembros de las fuerzas de seguridad, los secuestros, las desapariciones forzadas, las violaciones sexuales y la intimidación de jueces, fiscales y testigos. “El sistema (judicial) no ha podido generalmente cerrar los casos de forma rápida y eficiente”, resalta el Departamento de Estado.

El documento, que sirve como referencia al Congreso a la hora de conceder o no ayuda a otros países, señala además que en Colombia los problemas más graves en derechos humanos fueron la impunidad, la ineficacia del sistema judicial, los desplazamientos forzados, la corrupción y la discriminación social.

A pesar del difícil panorama, Estados Unidos subrayó el aumento de recursos para la Procuraduría General y reconoció los esfuerzos del gobierno colombiano para procesar y castigar a los autores de abusos, incluidos los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado.

El reporte del Departamento de Estado se conoce precisamente en momentos en que en el país se da el debate sobre la magnitud del fenómeno que, según el gobierno, corresponde a crimen organizado y no a paramilitarismo como lo aseguró hoy el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, durante un foro organizado por la Universidad del Rosario. “El crimen organizado hoy es la amenaza fundamental (...) que no es paramilitar, es puro y simple crimen organizado”.

Según reveló el Ministro, en Colombia hay tres grandes organizaciones de bandas criminales -de las cuales la más grande es el Clan Úsuga-, 39 de tamaño mediano y unas 400 pequeñas en todo el país. Y aunque reconoció que los integrantes de estas bandas pueden haber sido parte de la desmovilización masiva de paramilitares promovida por el gobierno de Álvaro Uribe entre 2003 y 2006, hoy en día “son sólo bandidos organizados que buscan el lucro a través del delito”.

 

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

Estados Unidos