Publicidad
24 Nov 2014 - 2:15 a. m.

Objetivo: derrotar al uribismo

Tendrán candidatos a alcaldías y gobernaciones de consenso, algunos escogidos en consulta popular el 19 de abril o a través de encuestas regionales, a realizarse entre el 20 de junio y 25 de julio.

Felipe Morales Mogollón

Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical; Horacio Serpa, del Partido Liberal y Sergio Díaz-Granados, de la U.  / Mininterior
Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical; Horacio Serpa, del Partido Liberal y Sergio Díaz-Granados, de la U. / Mininterior

Lo han repetido el presidente Juan Manuel Santos y los negociadores del Gobierno y las Farc en La Habana: “La paz se construye desde las regiones”, lo que implica articular esfuerzos con alcaldes y gobernadores. Por eso, desde la Unidad Nacional, tienen claro que la única forma de que los acuerdos que se logren en la mesa de negociación en Cuba se hagan realidad, es ganar las elecciones locales y regionales de 2015 y dejarle muy poco margen de maniobra al uribismo, léase Centro Democrático. Con un ingrediente adicional: la necesidad de que lo pactado con la guerrilla sea refrendado por el pueblo y ahí sí que se necesita sumar apoyos desde los municipios.

Por ese motivo los partidos que forman parte de la coalición de Unidad Nacional —la U, Liberal y Cambio Radical— acaban de dar un primer paso para trabajar de forma conjunta de cara a los comicios del próximo año, con el objetivo de que las urnas les den el músculo suficiente para que la paz que plantea el presidente Santos sea verdaderamente sostenible. “Vamos a promover un mecanismo de comunicación entre los tres partidos para tener coordinación y diálogo permanente e ir identificando los candidatos de unidad. En el primer semestre de 2015 recorreremos todo el país y plantearemos las plataformas de gobierno que les sean convenientes a nuestros candidatos”, explicó el saliente presidente de la U, Sergio Díaz-Granados.

La alianza se consolidó en la reciente cumbre del Partido la U en Santa Marta, donde asistieron como invitados los senadores Horacio Serpa, liberal, y Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical. “Respaldamos la gestión de Santos y apoyamos la lucha por la paz que se está librando en el país, en la cual no vamos a desfallecer. En lo estratégico, abrazamos a la Unidad Nacional y, en lo táctico, vamos a hacer todo lo posible para lograr que la coalición se vea reflejada en muchísimos triunfos en circunscripciones electorales”, enfatizó Serpa. Postura que también ratifica Galán: “Estamos con el presidente Santos y el proceso de paz. El paso a seguir es trabajar de forma conjunta, clara y transparente para tener candidatos de unidad y ganar las mayorías a nivel local. La Unidad Nacional está fuerte, viva y vamos por más en los próximos años”.

Tan avanzada está la estrategia, que ya están definiendo los mecanismos para la escogencia de candidatos. Algunos serán decididos a través de una consulta que se hará, de acuerdo con el calendario electoral que ya publicó la Registraduría, el 19 de abril de 2015. También realizarán encuestas regionales entre el 20 de junio y 25 de julio para alcanzar a inscribir a los aspirantes, antes de que venza el plazo previsto en la ley.

La meta la planteó claramente el nuevo codirector de la U, el senador Roy Barreras: “El objetivo único y claro es ganar las elecciones. Esa será la plataforma para consolidar la paz en Colombia, que tardará todo el resto de la década. La paz no es sólo la firma de un acuerdo en La Habana, sino la reconstrucción del tejido social que implica un compromiso de largo plazo. A los partidos que no creen en el proceso, como el Centro Democrático, que además engaña a los colombianos con argumentos falaces como que vamos a entregar el país o que les vamos a dar curules a las guerrillas, hay que derrotarlos. En democracia eso se resuelve en las urnas”.

Como quien dice, la pelea es peleando. Sobre todo porque en la Unidad Nacional saben que el Centro Democrático arrancó campaña para 2015 al día siguiente de la derrota electoral en las presidenciales. De la mano del expresidente Uribe, el gran elector de los últimos tiempos en Colombia, están recorriendo el país, haciendo veeduría al gobierno Santos en cada una de las regiones y criticando el proceso de paz, con un discurso en el que insisten en que la negociación con las Farc “promueve la impunidad del terrorismo”.

Es el panorama que se plantea de cara a las elecciones locales y regionales del próximo año, que irremediablemente tendrán como eje de debate el proceso de paz. En el Gobierno saben que la fecha del 25 de octubre, día de los comicios, quiérase o no, marca un plazo para mostrar resultados concretos y, ante todo, para consolidar la confianza de una ciudadanía que, según muestran recientes encuestas, comienza a retirar su respaldo. Algo de lo que es consciente el jefe negociador del Gobierno en Cuba, Humberto de la Calle, quien estuvo en la cumbre de la U en Santa Marta: “Es el momento de tomar decisiones, ya es hora de dar pasos concretos. No basta con retórica, tenemos que recibir pruebas concretas y reales de paz, gestos del desescalonamiento de la guerra”.

 

fmorales@elespectador.com

@Felipeprensa

Síguenos en Google Noticias