Publicidad
22 Oct 2020 - 4:12 p. m.

Roy Barreras denuncia que han muerto 36 menores “por balas oficiales”

Así lo dijo el congresista durante debate de control político a la gestión del ministro Carlos Holmes Trujillo, realizado en el Senado. Además de eso, el funcionario público también está enfrentando la moción de censura.
El ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo enfrentará en menos de un mes un nuevo debate de moción de censura.
El ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo enfrentará en menos de un mes un nuevo debate de moción de censura.
Foto: Cortesía

La oposición del Senado llevaba más de un mes preparando un debate presencial en contra de Carlos Holmes Trujillo. Sin embargo, por el positivo por COVID-19 de la senadora María del Rosario Guerra se tuvo que llevar a la virtualidad. A pesar de la molestia por no poder estar en el capitolio, los senadores citantes siguieron adelante con la comparecencia de Carlos Holmes Trujillo ante la cámara alta del Congreso. El debate comenzó con el control político pedido por el senador Roy Barreras, que hace unos días renunció al Partido de la U.

Parte I: el debate de control político a Trujillo

Barreras comenzó el debate criticando que se tuviera que hacer en la virtualidad, dado que no se podía contradecir de frente a Carlos Holmes Trujillo. Además, aseguró que la convocatoria en contra del ministro de Defensa ha sido saboteada incluso por el debate de moción de censura que fue citado en la Cámara. Este señaló que se trataba de un intento presuroso para que el ministro “saliera en hombros”.

(Lea: La estrategia de la oposición para sacar al ministro de Defensa)

Las denuncias del senador citante iniciaron con la remembranza del bombardeo en Caquetá en contra de las disidencias en 2019, en el que murieron 8 menores de edad que estaban en el campamento del reducto de las Farc. Luego pasó a decir que serían más de 36 los niños y niñas que han muerto en operativos del Ejército, según cifras de Medicina Legal. Según Roy Barreras, los menores víctimas de los operativos de la Fuerza Pública estarían entre los 12 y 18 años. “Ministro, ¿por qué no le avisó a Colombia? ¿Por qué solo cuando nosotros investigamos es que se sabe?”, cuestionó el senador al ministro Trujillo.

Roy Barreras también denunció que, según cifras oficiales, serían cerca de 54 niñas violadas por parte de miembros de la Fuerza Pública. “Usted le ocultó al país un amplio saldo de niñas violadas”, señaló Barreras al ministro Trujillo, que también recordó los casos de las jóvenes indígenas que habrían sido violadas por miembros del Ejército.

En su intervención, Barreras volvió a mencionar el bombardeo en Caquetá. “Pediré explicaciones por la niña desaparecida”, expresó el citante, que luego dijo que esta menor duró dos meses desaparecida hasta que apareció de la mano del Ejército con un brazo amputado y con un reloj de dicha fuerza. La menor fue entregada al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), pero, según el denunciante, volvió a desaparecer dos días después. Versiones recolectadas indicarían que la menor habría sido usada como informante, “fue usada como carne de cañón”, dijo Barreras.

(Lea también: El último “round” del mindefensa en el Congreso)

Sobre el bombardeo, Barreras también cuestionó sobre otros dos niños que estarían desaparecidos: “Los muertos en esa noche trágica puede que no sean 8 sino 10”. En este punto, el senador aseguró que, a pesar de que no tenía que ver con la administración de Trujillo el asunto del bombardeo, sí es responsable por ascender a la persona que dirigió la operación. En este punto mencionó al actual comandante del Ejército, el general Eduardo Enrique Zapateiro Altamiranda.

Otro de los varios temas que fue tocado por el exmiembro de la U fue el supuesto suicidio del italiano Mario Paciolla, voluntario de la misión de verificación de la ONU. Primero, mencionó que la fiscalía italiana ha señalado que es imposible que el extranjero se haya colgado dado que tenía heridas profundas en sus manos que le impedirían armar los nudos con los que estaba colgado. El senador de la oposición cuestionó a Carlos Holmes Trujillo sobre supuestos informes de inteligencia que atribuyeron falsamente que fue Paciolla el que entregó los informes sobre el bombardeo en el Caquetá. “¿Existe ese informe? Si ese informe existe, no solo es un crimen sino una estupidez”, afirmó a renglón seguido.

Barreras censuró las declaraciones hechas por la Fuerza Pública y el Ministerio de Defensa sobre las masacres en Llanoverde (Cali) y Samaniego. Sobres esta primera masacre, el congresista cuestionó a la cabeza de la Defensa por no revelar que tres uniformados de la Policía de la dependencia de Jamundí se encontraban en las inmediaciones donde fueron asesinados los cinco menores de edad.

El citante al debate de control político también denunció que la instrucción en Derechos Humanos del Ejército estaría en mano de un neonazi, que identificó como Fernando Vargas Quemba. Supuestamente este tiene fotos con la esvástica y en lugares icónicos en Alemania del partido Nazi.

Barreras también hizo mención de la renuncia del general encargado del centro de doctrina. Según el senador, el alto oficial encargado de la doctrina del Ejército habría dejado las fuerzas por una pérdida de la confianza “en este ministerio y esta cúpula". En esta línea, también hizo un balance de los generales del Ejército: “De 60 generales que recibió este Gobierno, han destituido a 24. No le han contado al país si fue por actos de corrupción o por razones politiqueras, porque venían del gobierno anterior”.

Las revelaciones en contra de Trujillo siguieron con los señalamientos de que supuestamente Luigi Echeverry, amigo y cercano del presidente Iván Duque, estaría haciendo llamadas para favorecer algunos oficiales y garantizar sus ascensos. Las llamadas para influir en la Fuerza Pública, según Barreras, también vendrían del expresidente Andrés Pastrana -que estaría pidiendo el despido de algunos generales- y de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez. Estos supuestos llamados también los estarían haciendo el general retirado Freddy Padilla de León y el exministro de Defensa Guillermo Botero, antecesor del actual responsable de la cartera.

El senador vallecaucano también aseguró que el ministro Carlos Holmes Trujillo habría ocultado que el director de inteligencia del Ejército general Gonzalo García Luna fue a principios de siglo subdirector de inteligencia del DAS, justo cuando la institución de inteligencia fue dirigido por Jorge Noguera, condenado por el asesinato del profesor Alfredo Correa de Andréis.

En una línea parecida, Roy Barreras cuestionó supuestos usos irregulares de la inteligencia del Ejército. Para ejemplificar este hecho, mencionó que un periodista cercano al Gobierno y al uribismo reveló que generales estaban en el apartamento del senador preparando el debate contra el ministro de Defensa. El congresista cuestionó al citado de si estaba usando “fuerzas de inteligencia para defenderse de este debate” y entregar la información a estos comunicadores.

(Conozca: Desmilitarizar la Policía, la propuesta de la oposición para evitar abusos contra civiles)

El citante también le preguntó a Trujillo si está usando la inteligencia militar para “chuzar a sus copartidarios y competidores”. En este punto sugirió que oficiales de inteligencia al mando del ministro filtraron a la prensa la información del tráfico de drogas por el que fue condenado el hermano de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez. De una forma similar, cuestionó si el audio de Francisco Santos con la canciller, Claudia Blum, venía de cercanos al ministro que habrían filtrado la polémica conversación para garantizar la candidatura presidencial del también excanciller de este gobierno.

En la parte final, Roy Barreras se refirió a supuestas irregularidades en el conteo del sistema de erradicación e hizo referencia a un supuesto cartel de insumos para la producción de cocaína: “Los insumos pasan por las narices y nadie dice nada. ¿cómo es que pasan?”. Por último, las preguntas del principal citante apuntaron a por qué no se han reanudado las aspersiones con glifosato, reuniones secretas en Miami con cercanos a Ivanka Trump, hija del presidente estadounidense, y la supuesta caída de un helicóptero del Ejército con 11 militares por falta de combustible.

Otro de los que figuraban como citante fue el senador Jorge Enrique Robledo, pero este cedió su turno, ya que su intervención venía para la fase del debate sobre la moción de censura. Esto implicó que se le diera paso directamente a los defensores del Ejecutivo y al ministro de Defensa. Paola Holguín y Ernesto Macías se fueron en contra del senador Roy Barreras y los cuestionaron por su renuncia al partido de la U y por casos de corrupción en el que ha sido mencionado.

Los dos senadores del Centro Democrático señalaron que la principal responsabilidad del reclutamiento de menores de edad viene de los grupos ilegales y no del Ejecutivo. Ambos destacaron la política de seguridad del Gobierno, que ha llevado a una reducción de homicidios y secuestros. Por último, la senadora Holguín aseguró que la denuncia del aumento de estaciones de gasolina en zonas cocaleras, hecha por Barreras, era muy importante, pero que no era responsabilidad del gobierno central sino que estos permisos venían de los gobiernos locales.

A los senadores del Centro Democrático lo siguió el ministro Carlos Holmes Trujillo. En la primera parte de su intervención criticó que el propio Roy Barreras haya dicho que el debate era un juicio político. Luego procedió a rechazar los señalamientos de que la política en contra del narcotráfico del gobierno de Iván Duque fracasó. En este punto, volvió a destacar, como lo ha hecho en otras ocasiones, que del gobierno de Juan Manuel Santos se recibió la mayor siembra de coca en todo el territorio colombiano. Asimismo rechazó la afirmación de que en esta administración se ha perdido el control territorial.

Trujillo negó que sea política del Ejército atacar menores de edad, como habría señalado Barreras, y aseguró que no era deber del Ejército sino de Medicina Legal revelar que en las acciones militares murieron niñas, niños y jóvenes. “No es deber del Ejército revelar información de la que no tienen certeza o no es de su incumbencia”, declaró el funcionario, que luego pasó a destacar las cifras de menores de edad recuperados por el Ejército.

Sobre el tema de los niños y niñas muertos en combate, Trujillo García fue más allá y aseguró que el Derecho Internacional Humanitario (DIH), que es el que regula el conflicto, protege al civil no combatiente y los menores reclutados de forma forzosa pueden perder la condición de civil no combatiente en algunos casos.

Trujillo también negó que conociera de un informe de inteligencia relacionado con Mario Paciolla. En este caso rescató que el informe de Medicina Legal señalaba que las heridas y la forma de muerte del voluntario italiano coincidían con suicidio, contradiciendo los señalamientos hechos por la fiscalía italiana. También negó una supuesta estigmatización por parte de su cartera contra el italiano o contra otros opositores: “Jamás estigmatizamos al que defiende sus ideas democráticas”.

El ministro aceptó que hubo problema con el sistema de conteo de hectáreas de coca erradicadas, por lo que se ha venido trabajando en un nuevo sistema, al que defendió: “No se hace para inventarse cifras y engañar a los Estados Unidos”. Trujillo hizo énfasis, como en veces anteriores, que el narcotráfico estaba ligado con las masacres.

En este tema de las masacres, a las que iba a llamar asesinos colectivos, pero se contuvo, reconoció que en los dos años del gobierno de Iván Duque han sido más que el segundo periodo de Juan Manuel Santos. Sin embargo, señaló que lo importante es luchar en contra este fenómeno, porque los que están muriendo son colombianos.

En otros puntos, Trujillo dijo que el nombramiento del general Gonzalo García Luna fue en julio de 2019, cuando todavía no era ministro. Sin embargo, hizo la salvedad de que este oficial no ha sido hallado culpable de ningún crimen, por lo que no entendía los señalamientos que estaban haciendo los senadores de la oposición. Además, recordó que el alto oficial fue ascendido a la dirección de inteligencia bajo el visto bueno del Senado.

Por último, el considerado como precandidato para 2022 se refirió al accidente del helicóptero mencionado por Barreras y dijo que las investigaciones se están llevando a cabo, por lo que no se puede dar una causa puntual como lo hizo el senador citante. Luego pasó a hablar del supuesto uso de la inteligencia para descalificar a sus contendientes. “Rechazamos todo lo que tenga que ver con mala utilización de mecanismos de la Fuerza Pública”, declaró el funcionario, que luego señaló que Marta Lucía Ramírez es su amiga y que no tenía ningún sentido filtrar el audio del embajador Francisco Santos, pues en él salía mal parado.

El cierre del Congreso por contagio de COVID-19: un punto de discordia entre Petro y Char

La sesión también fue escenario para encontrones, acusaciones y polémicas sobre la decisión de la mesa directiva del Senado de abogar por una moción de censura y debate de control político virtual, como estrategia para evitar contagios de COVID-19. Arturo Char, presidente de la corporación, optó por ese modelo a distancia, luego de que la uribista María del Rosario Guerra anunciara que era positivo para el coronavirus y a pesar de los rumores manifestados por otros congresistas sobre supuestas “intenciones” de sabotear la moción de censura presencial.

(Lea: María del Rosario Guerra da positivo para COVID-19)

Pues bien, durante la primera parte de la sesión, el senador Gustavo Petro, de Colombia Humana, sacó a relucir y criticar este hecho. Petro le enrostró a Char el privilegio al que estaba sujeto el Congreso para tomar una determinación de cerrar sus puertas, algo que no harían ni han hecho muchas empresas en el país, luego de conocer de empleados con casos positivos. El congresista progresista le dijo directamente a Char que esa actuación mostraba como la moción de censura “está siendo saboteada por usted”.

" Si el señor propietario de Alkosto, que es un financiador de Duque, tiene en su negocio una persona que se enferma de COVID-19, ¿qué sucede? La persona enferma es confinada. Se hacen unas pruebas para quienes hayan tenido algún tipo de riesgo frente a la persona. Le pregunto a usted, señor Char, ¿cierran Alkosto? ¿o Alkosto seguiría vendiendo?", cuestionó Petro.

A ello, añadió su propia respuesta frente a la situación: “Si usted fuese dueño de Alkosto, o ‘Las Olímpicas’, hubiera mandado a cerrar esas tiendas, que fue exactamente lo que hizo con el Congreso. Eso no es lo que hacen en las fábricas y centros comerciales cuando alguien se enferma. Usted utilizó la supuesta enfermedad de la señora Guerra para cerrar el Congreso y sabotear la importancia del debate de la moción de censura”, le increpó al político barranquillero. Eso sí, argumentó que, si le demostraban que dichas tiendas de alimentos también cerrarían en una situación de estas, presentaría disculpas públicas.

Ante la declaración de Petro, la senadora Guerra le pidió respeto y le solicitó no tratar de supuesto un resultado que estaba dado, ni su intención de cuidar su salud y la de sus copartidarios. “No puedo aceptar que el senador [Roy] Barreras, y [Gustavo] Petro quieran insinuar que salir positivo en la prueba de COVID-19 es un montaje en contra del debate. Es un irrespeto”, comentó Guerra, agregando sobre el debate que sus contradictores políticos “no tiene argumentos” y acusándolos de “deslegitimar a la Fuerza Pública”.

A su turno, el congresista Arturo Char se refirió al asunto. “Aquí estamos trabajando. Esta es una sesión que se está desarrollando. Como presidente de la corporación tengo que garantizar la salud de todas las personas, incluyendo a la jefe de relatoría, al secretario general, al vicepresidente y a todos los congresistas que estuvimos trabajando 11 horas presencialmente en la aprobación del presupuesto [refiriéndose a la sesión en la que estuvo Guerra]. He tomado una decisión acertada", dijo, mientras le recordó a Petro que él no estuvo en la sesión del Presupuesto General de la Nación, entonces no corría el riesgo que ellos sí.

Con cada nueva intervención, el debate de control político se fue alejando de los temas de fondo y, en su lugar, relucieron las acusaciones entre unos y otros, sobre su defensa a “la institucionalidad”, como han denominado su apoyo al ministro Trujillo, y otros sobre su descontento con dichos argumentos. Tal fue el caso, por ejemplo, del senador Armando Benedetti, quien recientemente renunció al Partido de la U.

“Una cantidad de frases comunes para rodear al ministro. Llevan 30 años en esas. No dicen nada sino unas palabras sin narrativa, sin cifra, sin políticas de Estado”, afirmó, mientras hizo conjeturas sobre el futuro: “nos va a ganar Petro”. Y le mandó un mensaje al ministro, pidiéndole que si lo van a defender así “pídale que no lo defiendan”, expresó.

Al final, ante las respuestas del ministro Carlos Holmes Trujillo, el presidente del Senado preguntó a su plenaria si declararía o no moción de satisfacción. De inmediato, el senador Barreras respondió que él como citante no consideraba satisfactoria la actuación del ministro y, por tanto, presentará una proposición para llamar a una moción de censura, otra distinta a la que le sigue a este debate de control político.

“Presentaré con la firma de 15 senadores más, la solicitud para la programación de moción de censura, esto ante la insatisfacción frente al ministro Trujillo”, concluyó. Sin embargo, el asunto escaló en un disenso imposible de conciliar: la oposición y los senadores de partidos independientes que están en desacuerdo con la gestión de Trujillo encontraron como incoherente la intención del uribismo de declarar satisfactoria la intervención del ministro en el debate. Por ello, procedieron a abandonar la sesión para no votar esa moción. Así, con 66 votos a favor, los parlamentarios que permanecieron en la sala virtual declararon como suficientes las respuestas del funcionario citado. Solo una persona votó en contra: Angélica Lozano, senadora de la Alianza Verde.

Aun así con una votación que reflejó una mayoría satisfecha con las respuestas del ministro, Barreras y otros 17 senadores radicaron la proposición de moción de censura al considerar que Trujillo ha tenido una mala gestión en su cargo y ha faltado a la verdad. “El ministro de Defensa no ha demostrado con su gestión la búsqueda eficiente de la protección de los colombianos, evitando la extralimitación de las tropas de las Fuerzas a su cargo, ni garantizando la seguridad y protección de las personas residentes en Colombia, razón por la cual se solicita a los miembros del Senado de la República que una vez se lleve a cabo la audiencia previa de que trata el artículo 135-9 de la Constitución Política se proceda a desvincular del cargo al mencionado ministro a través de la moción de censura”, se lee en la misiva.

Así transcurrió el debate de control político:

Senado aprobó proposición del uribismo de cancelar debate de moción de censura contra mindefensa
Recibe alertas desde Google News