30 Jul 2018 - 2:05 p. m.

Semana clave para las curules de Márquez y Santrich

Diez días después de la instalación del Congreso aún están en vilo dos de los diez asientos de la FARC en el legislativo. La exguerrilla busca que el exjefe negociador de paz no pierda sus derechos políticos y el movimiento tampoco un escaño en el Senado.

-Redacción Política

El sábado se cumplieron ocho días de la instalación del Congreso 2018-2022, y aunque los reflectores están sobre el expresidente Álvaro Uribe, quien anunció que renunciará a su curul en el Senado por cuenta de la investigación que se sigue en su contra, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) vive en silencio su propio calvario. Y es que a esta hora no está claro qué va pasar con dos de los diez asientos en el Congreso que les dio el Acuerdo de Paz.

La Constitución Política establece que los congresistas acreditados por el Consejo Nacional Electoral tienen un plazo de ocho días para posesionarse en su curul, a partir del 20 de julio, sin embargo, la ley no es clara en si estos son ocho días hábiles o calendario. En la Secretaría General de Senado se considera que el plazo se cumplió el sábado pasado, mientras para algunos abogados, como, por ejemplo, la defensa jurídica de la congresista Aida Merlano, el plazo se termina este miércoles.

Pero sea uno u otro el plazo final, lo claro es que hasta el momento el exjefe negociador de las FARC, Iván Luciano Márquez Marín, no se ha comunicado con el Congreso de la República para o bien renunciar a su curul como Senador, o bien allegar los motivos de fuerza mayor que la han impedido asumir su investidura. El tema no es menor, pues se trata del hombre que encabezó la delegación de paz, y la lista al Senado de la República por parte de la exguerrilla, pero, además, siempre se dijo que Márquez sería muy importante como parlamentario, pues ya había sido congresista en los años 80 y su perfil es el de un de los principales dirigentes políticos de la FARC.

Una fuente cercana al partido surgido del Acuerdo de Paz sostuvo que se están adelantando las consultas jurídicas, pues es evidente que no existe jurisprudencia para este caso, ya que la FARC llega al Congreso producto de un tratado de paz y no de la elección popular. De esta manera, existen dos lectura, una que afirma que la curul le pertenece al partido FARC y que sólo se necesita una solicitud oficial de la colectividad para que se haga efectivo el reemplazo de Márquez.  De otro lado, hay quienes sostienen que la credencial es personal y se necesita la renuncia de puño y letra del excomandante guerrillero para evitar el proceso de pérdida de investidura.

Lo cierto es que en el seno de la exguerrilla se sigue insistiendo en la necesidad de contar con la voz de Márquez en el Senado. “Él se iba posesionar, lo que ocurrió es que el Ejército realizó unas provocaciones con 37 soldados que intentaron acercarse al lugar donde se encontraba.  Eso le dio mucha desconfianza, por lo que decidió irse de la zona. Lo que dicen es que Iván está esperando a ver qué pasa con Santrich, pues esta semana se espera la respuesta a una acción de tutelas. El miércoles debe fallar el juez, y yo creo que si se logra la posesión de Santrich, Márquez podría estar asumiendo también su credencial Congresista”, detalló una fuente cercana al partido FARC.

Para el caso Santrich, la salida jurídica es que o bien el juez le ordene al INPEC conducir al exguerrillero para que tome posesión del cargo, o sirva esto de certificado para que el partido demuestre que la Santrich no acudió a la posesión por motivos de fuerza mayor, y así permitir que se posesione el siguiente en la lista a la Cámara de la FARC. De esta forma, esta resulta una semana clave para el futuro político de la exguerrilla, pues la manera como se resuelva el destino  de estas dos curules será un mensaje que deje claro si existe unidad al interior del nuevo partido político, y en especial, si su más visible dirigente continúa respaldando la salida política al conflicto armado o se está alejando del pacto de paz.

También le puede interesar: ¿Y por qué hay exguerrilleros en el Congreso de Colombia? 

 

Comparte: