15 Apr 2020 - 12:44 p. m.

“Van a durar cuatro años enteros tratando de sacarme del poder”: William Dau, alcalde de Cartagena

El primer mandatario de Cartagena cuenta las razones de su enfrentamiento con el concejo de esa ciudad. Los acusa de torpedear su administración porque no ha satisfecho la sed de puestos a lo que estarían acostumbrados los cabildantes.

Germán Gómez Polo - Twitter: @TresEnMil - ggomezp@elespectador.com

William Dau, alcalde de Cartagena. / Cortesía
William Dau, alcalde de Cartagena. / Cortesía

El lunes pasado, la clausura de las sesiones extras del Concejo de Cartagena terminó con insultos entre el alcalde de la ciudad, William Dau Chamat, y varios de los cabildantes. A través de una plataforma digital, el mandatario cartagenero y los concejales se encontraron, sin embargo, una tensa relación que viene desde que se inició el nuevo gobierno explotó y quedó grabada en un video que probó la viralidad de las redes sociales.

Hubo críticas contra Dau Chamat, por supuesto, por las palabras soeces que utilizó contra el Concejo, pero parece ser más el apoyo de la ciudadanía hacia el mandatario, que se manifestó en la noche de ese mismo día con un cacerolazo a favor de Dau y en contra del concejo distrital. En entrevista con El Espectador, el alcalde de Cartagena habla sobre la situación que lo ubicó ante los ojos de todo el país.

Le puede interesar: A los insultos, alcalde de Cartagena y concejales cierran sesiones extras

¿Qué lleva a que el alcalde de Cartagena y el Concejo terminen enfrentados?

Lo que ha dado vueltas por internet es solo una parte de lo que sucedió en una sesión del lunes, que era la sesión de clausura de las extraordinarias. Duraron más de 20 días en extras, y solo en tres o máximo cuatro días, discutieron los dos proyectos de acuerdo que les propusimos: uno lo descartaron y el otro lo aprobaron el último día a última hora. El resto de los días se dedicaron a atacarme, como lo han hecho desde que se posesionaron. Me estaban dando clavo corrido a mí y a todos mis funcionarios, tildándonos de ineptos, de brutos, de irresponsables y de ladrones y corruptos, que tenemos chanchullos. Todo es falso. Quieren pescar en río revuelto y con la tragedia que tenemos, con cartageneros muriéndose de coronavirus, quieren ver cómo hacen para tumbar al alcalde porque salieron derrotados en las elecciones y no se cansarán hasta recuperar el dinero el dinero de Cartagena en donde se roban más de un billón de pesos al año.

¿Cuál es la molestia que tienen los concejales con su administración?

Si yo tengo que adivinar el motivo, diría que es porque no tienen órdenes de prestación de servicios (OPS). Cuando yo llegué a la alcaldía, había más de 7.000 OPS, y hoy tenemos una tercera parte o menos de la mitad, ya no tenemos todas esas "corbatas". Eran miles de empleados que eran recomendados por los concejales, tenían sus puestos, había concejales que eran dueños de secretarías enteras. Cuando yo llegué, les dije que me podían hacer control político, pero no me iban a chantajear a cambio de puestos, y eso les ha dolido porque todos esperaban que las elecciones las ganara William García Tirado y no William Dau. Ya habían ofrecido puestos, contratos, pero quedaron mamando. Si tu hubieses ido cualquier día al Concejo, antes de esto del coronavirus, fuera del despacho de los concejales había filas de personas reclamando puestos, plata y promesas. Un concejal que se gastó $ 1.000 millones en la campaña y ahora solo va a recibir $ 200 millones en honorarios, de dónde carajos va a sacar los otros $ 800 millones. 

Según lo que me cuenta, entonces, ¿usted cayó en una provocación de los concejales?

Ellos me provocaron. Yo tengo un temperamento bastante volátil, eso es malo, y me disculpé con la ciudadanía por utilizar unas palabras soeces. Pero me hicieron lo mismo que les hacen a mis funcionarios y con los cuatro concejales que son de gobierno: les quitan el micrófono, lo apagan, les quitan la palabra. Eso fue lo que hicieron durante esa sesión del Concejo. Varios de los concejales que hablaron, antes de que me dieran la palabra a mí, se despacharon en mi contra, me dijeron inepto, bandido, irrespetuoso. Me tenía la sangre hirviendo y cuando le tocó la palabra al alcalde de Cartagena, yo comencé a hablar y comenzaron a interrumpirme, pero no, yo soy el alcalde de Cartagena, tenían que dejarme terminar y después me podían preguntar. Me hicieron lo mismo y ahí sí me emputé y se las solté plena. 

Contexto: Insultos del alcalde Dau, ¿amenaza de otra interinidad en Cartagena?

Sin embargo, en la noche hubo un cacerolazo a favor de usted y en contra de los concejales. ¿Cómo lee ese hecho político de la ciudadanía?

Yo estaba feliz, se me aguaron los ojos porque no pensé que la ciudadanía cartagenera se iba a solidarizar tanto con su alcalde. Eso significa que la gente ha perdido el miedo y ya se atreve a reclamar y a protestar. Eso fue a las 8 de la noche, yo llegué a mi casa y quedé boquiabierto, con la bulla de todos los edificios. Me bajé en la calle frente a mi edificio y eso fue una locura en Castillogrande, en Manga. Me siento muy respaldado por el pueblo y los concejales saben que el pueblo está con el alcalde y no con ellos.

¿Cree que una gran parte de la ciudad quisiera decirles a los concejales lo que usted les dijo en esa sesión virtual y por eso el apoyo hacia usted?

Sin lugar a dudas, y hay una cantidad de memes que han salido en internet. Es una locura. Todo el mundo sabe lo que los concejales son y tienen su opinión, pero no tienen la oportunidad de decirlo, por eso cuando alguien se las cantó clara, la gente está feliz. 

¿Pero usted cómo piensa seguir con la administración teniendo al Concejo de enemigo? ¿Cómo va a arreglar esa situación?

Eso no me corresponde a mí, eso les corresponde a ellos. Yo les he extendido en dos ocasiones diferentes los ramos de olivos, y ellos lo que hacen es morderme la mano. Van a durar cuatro años enteros tratando de sacarme del poder, porque quieren recuperarlo a como dé lugar, y saben que no lo pueden hacer en las urnas. Por eso quieren sacarme del cargo. Lo que yo tengo que hacer es gobernar lo mejor que pueda sin el concejo, y presionarlos para que de vez en cuando obren bien. Haré las cosas por decreto porque no puedo dejar cerrar la ciudad, tiene que seguir funcionando a pesar de ellos. Yo tengo que salvar a Cartagena y sacarla adelante con o sin concejo, aunque sería bueno que ellos me acompañaran. Pero ojalá al menos en estos tiempos del cornavirus, a esos concejales se les ocurriera hacer una tregua. Si quieren nos volvemos a dar clavo después, pero que le den una tregua a la ciudad. 

La ministra del Interior, Alicia Arango, también cartagenera, hizo un llamado para que los problemas se manejaran en otro tono. ¿Ha hablado con la ministra?

A raíz de esa sesión, he andado muy ocupado. He estado en reuniones y tampoco puedo descansar un minuto por el coronavirus. 

¿Le preocupa lo que pueda determinar una investigación de la Procuraduría por el episodio de los concejales? ¿Cómo se prepara para defenderse?

Estoy tranquilo. Esta es una pelea que va a ser de cuatro años y yo no me voy a dejar echar vaina de unos concejales que nadie quiere, que no gozan de buena reputación. Ellos no me van a manipular. 

¿Cuál ha sido el reto más grande en estos primero 100 días de su gobierno?

De lejos, el coronavirus. 

A propósito, ha rodado un video en el que usted casi que llora frente lo que queda ee un hospital en el barrio Nelson Mandela. ¿Cómo se ha preparado la ciudad para atender la emergencia?

Ese video no es nuevo, lo hice varias semanas antes de las elecciones de octubre del año pasado. La gente me había hablado tantas cosas de ese hospital y lo que encontré fue unas ruinas, escombros, telarañas y me puse a llorar. Se supone que ese es un hospital para 50.000 o 60.000 personas, pero, por Dios, se robaron eso. Invirtieron miles de millones de pesos en un "cascarón" y la gente pasando problemas de salud, eso no tiene perdón de Dios. Con el coronavirus tenemos dos problemas grandes: la parte médica, de salud, la prevención del contagio y atender a los enfermos. El otro es mantener alimentada a una población sumamente pobre. Estamos ampliando una red hospitalaria casi que inexistente porque las administraciones pasadas se robaron el dinero, hechos en los que fue cómplice el concejo de Cartagena, por eso son corresponsables. 

¿Qué pasa con los hospitales? ¿Hay suficientes?

Estamos en proceso de hacer un contrato para activar los últimos tres pisos del hospital universitario, más de 200 camas más, y ya hemos tenido reuniones con EPS e IPS para saber cómo lo vamos a ampliar. Hemos logrado también que varias EPS comiencen a pagar sus deudas con las IPS y que estas tengan mayor liquidez para poder abrir. Cartagena es la primera ciudad, después de Bogotá, que puede hacer pruebas de coronavirus de manera autónoma, las hacemos aquí y ya no tenemos que mandar a Bogotá. 

¿Qué tanto se demoran en llegar a Cartagena lo que determina en Bogotá el Gobierno Nacional?

Tuvimos una reunión con Asocapitales, el presidente Iván Duque y varios ministros. Hablaron de muchas cosas, pero les pregunté a los demás alcaldes de ciudades capitales si habían recibido un solo peso del Gobierno Nacional, y la respuesta es que no. Han sacado decreto y decreto, pero hasta el momento no hay nada. Mientras tanto, yo estoy haciendo aquí lo que pueda, sobre la marca, en Cartagena. 

Recibe alertas desde Google News