25 Nov 2015 - 5:13 a. m.

Así será la liquidación de Saludcoop

Hoy el Ministerio de Salud comenzará a implementar una de las operaciones más complejas que afrontará su cartera. El Espectador revela cómo se hará y cuál fue el proceso que se llevó a cabo para tomar la decisión.

Sergio Silva Numa

Hoy el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, en compañía del superintendente de Salud, Norman Muñoz, hará uno de los anuncios más importantes de su cartera en 2015 y que seguramente desencadenará más de una polémica: la liquidación de Saludcoop, esa enorme EPS que con sus 4’600.000 afiliados está en el ojo del huracán desde 2011, luego de que salieran a la luz los malos manejos financieros que sus dueños (entre ellos Carlos Palacino) habían hecho por años y que los tiene en la mira de la Fiscalía, que hasta ahora apenas los llamó a interrogatorio.
 
En resumen, lo que el Ministerio empieza a hacer hoy para poder dar inicio a dicha liquidación es trasladar los usuarios de la EPS Saludcoop a una nueva EPS: Cafesalud. Este proceso empezará hoy y terminará el 30 de noviembre. La idea es que el 1º de diciembre todos los usuarios estén en la base de datos de Cafesalud y continúen recibiendo con normalidad sus tratamientos, sus citas, sus medicamentos y cualquier otro procedimiento. Esos 4,6 millones de usuarios deberán permanecer por lo menos 90 días en Cafesalud y después de ese término quedarán libres para decidir si se quedan allí o piden su transferencia a la EPS que prefieran.
 
Cuando anuncien los detalles de la medida, lo primero que usted debe hacer es no alarmarse ni dejarse llevar por los que desde anoche buscan adelantados ejemplos de fracaso. La operación ha sido planeada por el Ministerio desde hace más de un año y se ha estudiado de cerca cómo pasar los datos de una EPS a otra. No se trata de copiar unas tablas de Excel, sino de una difícil operación con complejos algoritmos de por medio.
 
Lo que el Ministerio busca con esta liquidación, prometida desde mayo de 2011, es cortarle la cabeza principal a un monstruo que es mucho más grande y mucho más complejo que la EPS que lleva su nombre y que adeuda $1,4 billones a los prestadores.
 
Puntos claves en Saludcoop
 
Saludcoop no es sólo una EPS, sino todo un conglomerado empresarial que en algún momento se convirtió en un representativo empleador en el país. De él hacen parte unas 40 compañías que incluyen desde empresas de software hasta lavanderías. Y en sus cuentas hay tres EPS: la liquidada Saludcoop, que es la más grande; Cafesalud, con 1’824.000 usuarios, y Cruz Blanca, con 573.000.
 
De estas tres, la que cumple con las mejores condiciones, por estar en la mayoría de municipios donde estaba Saludcoop, es la segunda. Por eso el Ministerio la eligió para atender a los más de cuatro millones de usuarios que serán trasladados. Para hacerlo necesitará estar preparada y requerirá de una importante inversión. La cifra aún no sabe con certeza, pero puede estar por el orden de los $200.000 millones, dinero que saldrá de la subcuenta del Fondo de Solidaridad y Garantías (Fosyga), y que se creó justamente para salvar a las empresas prestadoras de salud que estén en problemas. Saludcoop, por ser la más grande, está en la cabeza de la lista. Aunque no se trata de un subsidio sino de un crédito que Cafesalud tendrá que pagarle al Estado.
La idea de esa operación es que, al cabo de unos cuatro años, Cafesalud se recupere financieramente y sea posible venderla. Así se recupera la inversión y se evita que el Estado siga manejándola, pues como administrador de la salud no le ha ido muy bien. Caprecom es la más clara evidencia de ello .
 
Además, con esta estrategia, que es muy similar a la que aplicó el Gobierno en los años 90 con los bancos y que contará con una cuidadosa vigilancia del Minsalud y de la Supersalud, se busca solucionar varios problemas: por un lado, el traslado de los afiliados a Cafesalud empezaría a garantizarles una mejor atención. Y por otro, la ruta de liquidación permitiría que el embargo que hace unos años le impuso la Contraloría a Saludcoop, equivalente a $1,7 billones, quede en los últimos lugares de responsabilidades financieras por cumplir. Así se empezarían a saldar deudas a medida que se estudia cómo vender los activos del grupo empresarial. El liquidador que sea nombrado será clave en el proceso.
 
La decisión puede generar discordias en el grupo porque Saludcoop (EPS) representa un importante ingreso (de unos $60.000 millones), especialmente para la Corporación IPS Saludcoop, que es el operador de las clínicas y empresas del mismo grupo. Otra arista en este enredo.
 
Para algunos, la corporación fue una empresa que se creó con un capital pequeño y empezó a recibir cuantiosas ganancias sin que nadie le prestara atención. Hoy, de hecho, no se sabe a ciencia cierta quién es su dueño. 
 
Luego se creció y al sol de hoy no es dueña de activos, pero administra un importante capital que involucra unos 15.000 trabajadores. Aunque la opción de liquidarla se les ha pasado por la cabeza a algunos funcionarios, hoy no está clara. Su intervención tiene una prórroga hasta el 11 de enero de 2016.
 
Lo claro en este enredo es que el Estado, por su falta de atención, dejó crecer a un pequeño monstruo que se le salió de las manos. Hoy quiere recuperarlo. Y para hacerlo está dispuesto a dar por fin un paso que hace mucho había estado aplazando.

Recibe alertas desde Google News