Publicidad

El genoma del virus del covid-19 se depositó en una base de datos antes de lo que sabía

La publicación de la secuencia sobre el SARS-CoV-2 permitió que centros de investigación alrededor del mundo conocieran la naturaleza del virus y pudieran avanzar en su estudio.

23 de enero de 2024 - 12:11 a. m.
Primera imagen del virus El 27 de febrero se conoció la primera imagen del Sars-Cov-2, a través de un microscopio electrónico, gracias al trabajo colaborativo entre investigadores chinos y estadounidenses. Esto permitió que el público visualizara mejor cómo el virus coloniza las células.
Primera imagen del virus El 27 de febrero se conoció la primera imagen del Sars-Cov-2, a través de un microscopio electrónico, gracias al trabajo colaborativo entre investigadores chinos y estadounidenses. Esto permitió que el público visualizara mejor cómo el virus coloniza las células.
Foto: AFP - NIS

Una investigación llevada a cabo por el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sobre los orígenes del covid-19 comunicó en las últimas horas que encontró la secuencia más antigua conocida del SARS-CoV-2, el virus que produce el coronavirus causante de la última pandemia, publicada fuera de China. Según ese comité, la secuencia fue enviada a GenBank, la base de datos de secuencias genéticas de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., dos semanas antes de que el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades publicara por primera vez la secuencia del virus.

GenBank es una base de datos de secuencias genéticas que almacena información sobre el ADN y las secuencias de ARN. Es mantenida por el Instituto Nacional de Medicina General de los Estados Unidos (National Center for Biotechnology Information, NCBI), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés). En GenBank, los científicos depositan secuencias genéticas obtenidas de diversos organismos, incluyendo genes, genomas completos y secuencias de ARN.

Puede ver: ¿Oportunidad perdida? OMS preocupada ante el futuro incierto de un acuerdo pandémico

La base de datos es una herramienta fundamental para la investigación en biología molecular y genética, ya que permite a los científicos acceder a una amplia gama de datos genéticos y compartir sus propias contribuciones con la comunidad científica. La publicación de la secuencia sobre el SARS-CoV-2 permitió que los centros de investigación conocieran la naturaleza del virus y pudieran avanzar en su estudio.

Según el comité de investigación del Congreso de EE. UU., la secuencia que encontraron fue enviada a GenBank por Lili Ren, una viróloga del Instituto de Biología Patógena de la Academia China de Ciencias Médicas en Beijing, China, el 28 de diciembre de 2019. A la presentación del Dr. Ren le faltaba parte de la información técnica (no científica) requerida para su publicación en GenBank.

Según ese comité, el personal de los NIH le notificó el 31 de diciembre de 2019 que su envío se eliminaría sin la información adicional. “El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) ha confirmado que la secuencia del Dr. Ren del 28 de diciembre de 2019 era casi idéntica a la secuencia que los CDC de China hicieron pública más tarde el 10 de enero de 2020, que en ese momento era la primera secuencia conocida”.

Puede ver: El Invima modifica las condiciones para contratar a su director

La presentación nunca completada de GenBank fue “una gran oportunidad perdida” para comenzar a desarrollar medicamentos, diagnósticos y vacunas antes, señala para Science el virólogo Jeremy Kamil de la Universidad Estatal de Luisiana Health Shreveport. No está claro por qué Ren no respondió rápidamente a la consulta sobre la información técnica para la publicación. Algo importante que señala un investigador a Science es que no existe ninguna opción para marcar un envío como patógeno preocupante.

“Un portavoz del NCBI dijo que la agencia generalmente solo prioriza las presentaciones relacionadas con un posible brote una vez que se declara una emergencia de salud pública, lo que no sucedió con el COVID-19 hasta finales de enero de 2020″, se puede leer en Science.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar