5 Jul 2017 - 3:23 a. m.

Enfermedad de Chagas, ¿por vía sexual?

A principios del siglo XX se creyó que la enfermedad de Chagas, que afecta a unas siete millones de personas en el mundo, 500.000 de ellas en Colombia, podía trasmitirse no sólo por la picadura de los insectos popularmente conocidos como pitos, sino también mediante relaciones sexuales. Sin embargo, esa última posibilidad se descartó por falta de pruebas.

Redacción salud

Ahora, un grupo de investigadores brasileños de la Universidad de Brasilia y del Instituto Evandro Chagas de Belem han revivido la hipótesis al estudiar a 109 individuos de cuatro familias que habitan en la región amazónica del estado de Pará. Debido al impacto de la enfermedad, los hallazgos están siendo evaluados con precaución.

La enfermedad de Chagas, provocada por el parásito Tripanosoma cruzi, se inicia con una fase aguda, caracterizada por fiebre y malestar general. Pero lo verdaderamente grave son sus efectos a largo plazo. En la fase crónica, la complicación más frecuente es una grave afectación del corazón, que se agranda y pierde su capacidad de bombeo.

El equipo de investigadores brasileños, encabezados por Antonio Teixeira, siguieron a lo largo de tres años a las cuatro familias. Rastros del parásito fueron detectados en el 76 % de los individuos. Para verificar la posible trasmisión por vía sexual, tomaron muestras del semen de hombres con rastros positivos del parásito y lo aplicaron en la vagina de ratones. Según los resultados, existen datos clínicos, parasitológicos, inmunológicos y de ADN para pensar que la trasmisión sexual es efectiva.

Para Martha Lucía Ospina Martínez, directora del Instituto Nacional de Salud de Colombia, el hallazgo debe tomarse con precaución porque no se trata de evidencia directa.

Juan Carlos Villar, profesor de la Universidad Autónoma de Bucaramanga e investigador en chagas de la Fundación Cardioinfantil de Bogotá comparte la opinión de su colega y cree que es prematuro replantearse el enfoque de la enfermedad: “Todavía no lo consideraría como evidencia clara de la transmisión por vía sexual, sino como un indicio”. En su opinión, el verdadero reto es el subdiagnóstico, la falta de tratamientos efectivos y las peligrosas consecuencias de la enfermedad crónica.

Temas relacionados

Enfermedad
Comparte: