Publicidad

“Dedos del pie COVID”, otro posible (e inusual) efecto del coronavirus

Un estudio publicado en la revista British Journal of Dermatology encontró que las erupciones, que se registraron en algunos pacientes con coronavirus, podrían ser un signo de una respuesta inmune descontrolada en la que el cuerpo ataca sus propios tejidos.

08 de octubre de 2021 - 06:37 p. m.
Tras varios análisis, los investigadores encontraron que la mayoría de los pacientes presentaban altos niveles de autoanticuerpos.
Tras varios análisis, los investigadores encontraron que la mayoría de los pacientes presentaban altos niveles de autoanticuerpos.
Foto: Archivo

Varias heridas o erupciones empezaron a aparecer en los pies de algunas personas que habían superado el coronavirus. Esta condición, que se conoció desde que empezó la pandemia, se comenzó a conocer como “dedos de los pies COVID”. Desde entonces científicos y dermatólogos comenzaron a estudiar sus causas. Las más recientes fueron publicadas en la revista British Journal of Dermatology. (Lea: Daño a los nervios en la córnea: una posible secuela del coronavirus)

Al comienzo, algunos dermatólogos señalaron que estas llagas podían presentarse por una inflamación, otros apuntaron a que se debían por pequeños coágulos de sangre en los dedos de los pies. Y mientras se esclarecían las causas, todos apuntaban a que estas llagas rojizas aparecen en los dedos de los pies y, a veces, en los dedos de las manos.

El más reciente estudio, publicado el 5 de octubre, apunta a que estas llagas pueden ser un signo de una respuesta inmune descontrolada en la que el cuerpo ataca sus propios tejidos. Para llegar a esta conclusión, los científicos reclutaron a 50 pacientes que habían desarrollado lesiones similares a los sabañones, que se caracteriza por ser una inflamación rojiza que se produce en zonas localizadas y produce picazón y quemazón.

Todos los pacientes habían acudido al departamento de dermatología del Hospital Saint-Louis, en París, durante abril de 2020 por presentar alguna de estas lesiones. Tras varios análisis, los investigadores encontraron que la mayoría de los pacientes presentaban altos niveles de autoanticuerpos, que son aquellas proteínas generadas por el sistema inmunológico que atacan los propios tejidos del cuerpo. (Puede leer: La OMS avala un nuevo (y costoso) tratamiento contra el coronavirus: el REGEN-COV)

Otro de los resultados que encontraron en los exámenes fue que, en comparación con pacientes que no se hubiesen contagiado, este grupo mostraron altos niveles de unas proteínas llamadas interferones tipo 1, que se encargan de activar genes que combaten patógenos en las células inmunes. “Aunque ayudan a combatir los virus, las células humanas pueden terminar sufriendo daños colaterales en el proceso”, señala el artículo.

Los científicos, además, explicaron que varios de los pacientes presentaron signos de “que el revestimiento de sus vasos sanguíneos había sido dañado, lo que pudo haber contribuido a la aparición de erupciones púrpuras en los dedos de los pies”.

Un estudio, un poco más pequeño, publicado en diciembre de 2020 en la revista Dermatopathology, insinuó que los tres pacientes estudiados presentaron erupciones en los dedos de los pies debido a una fuerte respuesta inmune impulsada por el interferón. “Esta respuesta inmune ardiente podría ayudar a prevenir el coronavirus, pero también puede haber provocado erupciones persistentes”, añadió este estudio.

Los expertos sugirieron que esta condición, conocida como los “dedos de los pies con COVID”, suelen aparecer de una a cuatro semanas después de que una persona contrae el virus y las erupciones a veces pueden persistir durante meses. (Lea también: Es seguro vacunarse contra la gripe y el coronavirus al mismo tiempo)

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar