17 Mar 2018 - 1:25 p. m.

“Kufu no tiene un gran valor nutricional”: Sociedad Colombiana de Pediatría

Esta es la última posición que tomó el gremio frente a las bebidas que Postobón donó en La Guajira. No la recomiendan como un suplemento nutricional.

Maria Mónica Monsalve

Desde que se hizo público que Postobón tenía un programa social en La Guajira para mejorar los hábitos de salud de los niños, el cual incluía la entrega de dos bebidas bajo la marca Kufu, fueron varios los reparos que existieron frente a este último punto. En principio, la empresa sugería que los productos, uno ligeramente gasificado con sabor a mora azul y otro de mango-avena, buscaban “contribuir con la nutrición de los niños en edad escolar no desnutridos mayores de cinco años”, lo que algunos expertos no veían con buenos ojos.

Dar este tipo de bebidas en un departamento como La Guajira, donde hay un problema de desnutrición y vulnerabilidad, no parecía ser lo más indicado. Por esto, fueron varias las sociedades científicas, incluida la Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP), las que solicitaron a Postobón no continuar difundiendo y distribuyendo el producto “para consumo con el propósito de mejorar la seguridad alimentaria y aduciéndole propiedades en salud que no son reales”.

Además, un mes después, en septiembre del 2017, el Comité de Pediatría Social y Derechos de la SCP, que en ese entonces todavía existía, reafirmó esta posición al resaltar que “estas bebidas podrían promover en las nuevas generaciones el consumo de bebidas gaseosas y bebidas no naturales empacadas, las cuales no hacen parte de la alimentación recomendada para un buen crecimiento y desarrollo”.

Este último comunicado despertó el interés de la Superintendencia de Industria y Comercio, quien hizo un requerimiento a la SCP. Sin embargo, al tiempo, muchos procesos internos estaban cambiando en la Sociedad. En febrero de este año entró una nueva presidenta, la doctora Marcela Fama Pereira, quien según explicó a El Espectador, cerró el Comité, junto a otros comités, por razones administrativas. Por esto, al ser requerida por la SIC, Fama explicó que el Comité ya no existía, que el comunicado se hizo a título personal, ya que no había sido aprobado por la Junta Directiva de ese entonces, sino sólo por el antiguo presidente, y que el Comité “no estaba autorizado a dar estas afirmaciones”.

Esta aparente falta de consistencia dentro de la Sociedad fue interpretada por algunas personas, entre ellos algunos de los pediatras que hacían parte del Comité, como que la SCP había entrado a apoyar la distribución de las bebidas Kufu en La Guajira. (Lea acá: Kufu, la bebida de Postobón que divide a los pediatras).

No obstante, en medio de la confusión, la SCP volvió a emitir un comunicado aclarando que no considera que los productos Kufu puedan verse como un suplemento nutricional. “Reconocemos el interés de la empresa Postobón en llevar a cabo una estrategia social que beneficie a la comunidad wayuu. Sin embargo, manifestamos que la bebida Kufu, aunque es refrescante con adición de algunas vitaminas y minerales, no tiene un gran valor nutricional y por esta razón, la Sociedad Colombiana de Pediatría no considera que sea un suplemento complementario o dietario, especialmente en el tratamiento de la desnutrición”.

Igualmente, la presidenta Fama señala que tras reunirse con Postobón les dieron la recomendación de no hacer ver a Kufu como “un producto que contribuye a la salud o que puede mejorar el estado nutricional de los niños en condición de malnutrición”. Además, señaló que en ningún momento la empresa les haya pedido algún tipo de sello o aval, ya que la “SCP no es un ente de control que regula la normatividad”.

Vale recordar que, por otro lado, los pediatras del Comité de Pediatría Social que fue cerrado parecen entonces ir en una vía parecida. En el último comunicado que emitieron, ya sin el sello de la SCP, reiteraron su posición de que las bebidas Kufu no se deben ver como un suplemento nutricional. “Promover el consumo de una bebida gasificada, bien sea con adición de micronutrientes, sería validar social y culturalmente una gaseosa como ‘bebida saludable’”.

Finalmente, Postobón ha sido reiterativo en explicar que no se trata de una “gaseosa”, sino de una bebida “ligeramente gasificada” que permite que mantenga una mejor calidad durante su transporte en altas temperaturas. Además, ha explicado que mientras la bebida mora-azul tiene 0% de azúcar, la de avena-mango tiene sólo un 6.62% de azúcar por porción.

“El Ministerio reconoció que, al contar con la autorización del Invima, (la bebida Kufu) es completamente apta para el consumo humano y su distribución no contraviene, en absoluto, la legislación colombiana. Además, expuso respetuosamente, una serie de recomendaciones, como adicionar mayor contenido de fruta a una de las bebidas.

Postobón estudiará la viabilidad de esta propuesta y está abierto a trabajar con el Ministerio y otras entidades en el tema”, señaló en un comunicado. Al consultar con el Ministerio si esto era cierto, la cartera afirmó que, aunque sí hubo reuniones, “nunca lo hemos avalado, porque entre otras cosas no es función del Ministerio avalar ese tipo de iniciativas”.

Comparte: