Publicidad
29 Mar 2015 - 2:11 a. m.

La Heroica, saludable

Con la puesta en marcha de una zona franca de salud permanente y la construcción de complejos para tratamientos alternativos, Cartagena evoluciona para convertirse en un destino de talla mundial.

Redacción Salud

Una conciencia mundial sobre la salud física, mental y emocional ha inspirado al turismo a ampliar sus horizontes para ofrecer nuevos servicios de la mano de la medicina curativa, estética y preventiva y de técnicas para encontrar el equilibrio del cuerpo y el espíritu.

Aunque Asia y Norteamérica se consolidan hoy como los destinos con mayor flujo de turistas de salud y bienestar del planeta, Colombia trazó desde 2008 un ambicioso plan de negocios para situarse en 2032 como uno de los líderes mundiales de esta industria, atrayendo más de 2,8 millones de viajeros que podrían generar ingresos superiores a los US$6.300 millones.

Por cuenta de sus tesoros naturales, la calidad de sus profesionales, la evolución de su infraestructura y de su proyección para concretar nuevos negocios, Cartagena se ha convertido en una de las ciudades más estratégicas y con mayor potencial para poner en marcha proyectos de gran impacto que atraigan viajeros con un perfil especializado.

Según Jaime Polanco, director del macrosector de servicios del Programa de Transformación Productiva (PTP), “el turismo de salud y bienestar está dirigido a un nicho experto, culto, que sabe del valor de cuidar el cuerpo y que tiene un poder adquisitivo considerable. Por eso buscamos proyectar el país como un destino de gran valor agregado, con servicios de alta complejidad. Sin duda, la Heroica tiene la logística, importantes vías de acceso, un aeropuerto en evolución, una infraestructura hotelera de muy alto nivel y restaurantes de gran prestigio que la posicionan como un eje promisorio para esta industria”.

Pese a que el turismo de salud en el país es aún incipiente, Cartagena brilla con luz propia para perfilarse como un destino de talla mundial. Por eso desde 2011 dio lugar al núcleo empresarial de turismo médico que creó Cartagena Health & Tourism City, una asociación que busca convertirse en el mediano plazo en un clúster dinamizador de la economía regional ofreciendo servicios médicos especializados.

Jhonny Pacheco, director de desarrollo empresarial de la Cámara de Comercio de Cartagena, explica que la meta del clúster es “involucrar a los profesionales e instituciones médicas, entes gubernamentales, hotelería, agencias de viaje, restaurantes y la academia para ofrecer un servicio integral”.

En esta ruta también se han estructurado proyectos de gran envergadura, como el centro hospitalario Serena del Mar y Puerta de las Américas. Este último acogerá a Cartagena Medical City, una zona franca de salud permanente. Según Martha Abondano, gerente del proyecto, se trata de un ambicioso complejo que contará con una inversión de $400.000 millones y estará dotado con un hospital de cuarto nivel, operado por la Fundación Cardiovascular de Colombia, edificios de consultorios, un hotel dedicado al bienestar, un club de playa, un conjunto de villas clínicas de especialidades, un centro académico y de investigación, y ofibodegas para la industria biomédica y de tecnologías.

Aunque buena parte de los viajeros que llegan a Colombia lo hacen con fines médicos, hay quienes ven en ciudades como Cartagena una opción ideal para el turismo de bienestar. Cuidados especiales y tratamientos alternativos para aliviar el estrés, el insomnio, los dolores de espalda o incluso para tratar la obesidad hacen parte de las propuestas que incluye el plan de negocios para 2032.

De hecho, se espera que en pocos años la ciudad emprenda la construcción del primer centro de talasoterapia del país, un espacio que, de acuerdo con Polanco, será único en Latinoamérica. En él los turistas podrán experimentar, bajo supervisión médica y con equipamientos de última generación, las bondades del agua del mar a través de duchas, baños de lodo y masajes para equilibrar su cuerpo y mente.

“Para hacer de todas estas iniciativas una realidad, el siguiente paso será definir y regular el sector con el fin de garantizar que la calidad de los servicios sea la mejor y que la experiencia de los turistas resulte satisfactoria e inolvidable”, concluye Polanco.

Síguenos en Google Noticias