5 Mar 2021 - 2:44 p. m.

La pandemia aumentó la demanda de procedimiento cosméticos en hombres

La razón detrás, según los expertos, es que vernos constantemente en Zoom nos hace sentirnos más inseguros sobre nuestro rostro. En Reino Unido los cirujanos plásticos han reportado un incremento del 70% en sus consultas.

Antes de la pandemia no nos tocaba enfrentarnos a nuestra imagen tanto como lo hacemos ahora. Bastaba con un par de idas al espejo para asegurarnos que nos viéramos bien. Sin embargo, con el incremento de video llamadas por Zoom, Meet y Teams, ahora ver nuestra imagen en el computador, tal cual la está recibiendo nuestro receptor, es una constante. Un escenario que, según algunas cifras recopiladas en Reino Unido, no nos está haciendo tanto bien, pues está llevando a que más personas encuentren imperfecciones y se sometan a procedimientos cosméticos. (Lea: Las mujeres que se atrevieron a mostrar sus cicatrices)

Según explica el medio británico The Guardian, en Reino Unido los cirujanos plásticos han reportado un incremento del 70% en sus consultas. Además, un reporte realizado por la clínica cosmética Uvence, señala que 11% de los hombres que encuestaron aseguraron sentirse cinco años más viejos debido al estrés que los ha sometido la crisis del COVID-19.

“Dado que la gente está en muchas llamadas de Zoom, se han visto a sí mismos en detalle desde la pantalla y encuentran algunas preocupaciones que necesitan corrección, por ejemplo, arrugas, ojeras y flacidez facial”, comento la doctora Salinda Johnson, directora médica de la Clínica London Cosmetic a The Guardian. “Por lo tanto, el Botox y el relleno dérmico se han vuelto más solicitados”. (Acá: Hablan más víctimas del médico Ricardo Urazán)

Pero este escenario no solo se ha reportado en Reino Unido. En Estados Unidos la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos, señaló que la cantidad de hombres que se hacen procedimientos cosméticos inyectables aumentó 99% en los últimos 20 años.

El fenómeno se habría disparado tanto durante la pandemia que la revista Esquire lo ha llamado la necesidad de “estar listo para Zoom”.

Comparte: