Las personas se sienten menos felices en días con aire contaminado

El análisis de 210 millones de entradas en Weibo, la red social de China, concluyó que las personas sienten menos felicidad en días con aire poluto. Las redes sociales pueden ser una herramienta para medir la sensación de bienestar de una población.

- Redacción Vivir
08 de abril de 2019 - 7:51 a. m.
Greg McNvenin / Global Call For Climate Action
Greg McNvenin / Global Call For Climate Action

Lo efectos de la polución en la salud, el rendimiento cognitivo o la productividad laboral están claros. El vínculo con la mortalidad infantil y las enfermedades respiratorias es advertido una y otra vez por la Organización Mundial de la Salud que estima que alrededor de 7 millones de muertes son atribuibles a la contaminación del aire cada año.

Ahora que sabemos que muchas personas morirán y muchas más adquirirán una condición de salud crónica, ¿podría haber evidencia de un vínculo directo entre la calidad del aire y la salud mental en general y la felicidad?

Un equipo de investigadores chinos trató de responder esa pregunta en un artículo publicado en la revista Nature Human Behavior. Los investigadores revisaron 210 millones de publicaciones entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de 2014 geolocalizadas en 144 ciudades chinas, analizaron el índice de felicidad diario en una escala de 1 a 100 para cada ciudad, y cruzaron los datos con información sobre contaminación del aire en cada una de las ciudades.

Sigue a El Espectador en WhatsApp

Los usuarios de Weibo expresaban significativamente más felicidad en sus entradas los días con buenas noticias, como cuando Pekín albergó la Cumbre de Cooperación Económica de Asia-Pacífico, y menos felicidad los días en que se publicaban malas noticias, como la caída del vuelo 370 de Malaysia Airlines. Eso refuerza el argumento de que el análisis de redes sociales permite detectar cambios de corta duración en la felicidad de una población, dice El País de España.

Durante el periodo que abarca el estudio, las partículas finas en suspensión (PM2,5) fueron el principal contaminante en el 60% de los días con contaminación elevada. También fueron el tema más consultado por los chinos en el motor de búsqueda Baidu.com.

De acuerdo con el estudio, la contaminación deprime más los fines de semana y los días de fiesta que los laborables, más los días nublados que los soleados, y más en días demasiado calurosos o fríos que aquellos en los que la temperatura es más agradable. A las mujeres les afecta psicológicamente más que a los hombres.

Otro estudio publicado en The Economic Journal analizó lo que sucedió cuando las grandes centrales eléctricas en Alemania estaban equipadas con equipos diseñados para reducir las emisiones. Los investigadores tuvieron acceso a los datos de felicidad de una encuesta a largo plazo de un panel de alrededor de 30,000 alemanes, y categorizaron a todos por si vivían en contra del viento o en contra del viento de una central eléctrica (o en ninguna parte cerca).

Aquellos a favor del viento experimentaron una mejora significativa en sus niveles de felicidad después de la instalación, mientras que sus vecinos en contra del viento no se beneficiaron. Este tipo de comparación, un experimento que sería imposible y quizás poco ético replicar en un laboratorio, ayuda a garantizar que la mejora en la felicidad se deba a la mejora en la calidad del aire en comparación con otros factores. Se suman a la evidencia que busca probar un vínculo directo entre estados pobres de salud mental y polución. 

Por - Redacción Vivir

Sigue a El Espectador en WhatsAppSíguenos en Google Noticias

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar