Publicidad

Las razones por las que no debería usar copitos de algodón para limpiar sus oídos

Aunque le hayan enseñado que para mantener sus oídos “limpios” era necesario retirar el cerumen con un copito de algodón, lo cierto es que esta práctica no es recomendable. Le explicamos las razones y le presentamos algunas alternativas.

06 de enero de 2023 - 04:58 p. m.
Al usar copitos de algodón, puede empujar el cerumen hacia el fondo, generando obstrucciones.
Al usar copitos de algodón, puede empujar el cerumen hacia el fondo, generando obstrucciones.
Foto: Pixabay

Para muchas personas alrededor del mundo, limpiar el cerumen de las orejas hace parte de la rutina de limpieza como bañarse, cepillarse los dientes y cortarse las uñas. Desde pequeños, padres y adultos mayores enseñan a los menores a usar los copitos de algodón para extraer la sustancia amarilla que es secretada por el oído. (Puede leer: La contaminación del aire estaría causando crisis asmáticas en niños y adolescentes)

Sin embargo, contrario a lo que se ha ido enseñando, lo mejor es no intentar retirar el cerumen y dejarlo en el lugar en donde está. Según explica MedlinePlus, un servicio de información de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el cerumen o cera, cumple dos roles muy importantes para nuestros oídos.

La primera función de la sustancia, que se produce a partir de la mezcla de aceites, sudor y células muertas de la piel, es atrapar e impedir que el polvo, bacterias, otro tipo de microorganismos y objetos pequeños, ingresen y causen daño en el oído. (Le puede interesar: Hacer ejercicio físico ayuda a tratar la depresión en los niños y adolescentes)

Pero el cerumen también protege la delicada piel del conducto auditivo para evitar que se irrite cuando le entra agua, explica el portal. “Actúa como lubricante protector natural. Piensa en la piel del resto del cuerpo. Tienes que tener una producción natural de aceite para evitar que estés tan seco”, le dijo sobre estas funciones Yu-lan Mary Ying, otorrinolaringóloga y profesora de la Facultad de Medicina de Rutgers New Jersey, en Estados Unidos, al medio Popular Science.

Aunque es posible que las glándulas produzcan más cerumen del que es posible eliminar y eso conlleve a que se genere un tapón de cera, en la mayoría de personas la cantidad de sustancia que se produce es normal. Por esta razón, no es recomendable usar copitos de algodón para extraer el cerumen, ya que lo más posible es que se termine empujando la cera. (También puede leer: Procrastinar podría estar teniendo efectos negativos en su salud)

En caso de que se presente una gran abudancia de cera en los oídos, lo recomendable es aplicar aceite para bebés, gotas comerciales para el oído, glicerina, aceite mineral o agua, para que se ablande un poco y termine cayendo. Si ninguno de estos métodos funciona, lo mejor es buscar atención médica.

“Si tienes los oídos muy tapados, ni siquiera intentes usar bastoncillos de algodón, no hagas nada. Pide cita y deja que te echemos un vistazo”, le dijo Ying a Popular Science.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar