Publicidad

Reportan primer caso de hombre que se perforó la tráquea al aguantar un estornudo

Hasta ahora, ha sido el primer caso reportado en el mundo de este tipo. Médicos explican que, aunque el desgarro espontáneo de la tráquea es poco común, puede llegar a ser potencialmente mortal.

11 de diciembre de 2023 - 01:31 p. m.
Una radiografía del cuello del hombre reveló que tenía bolsas de aire atrapadas debajo de la piel de su cuello, como lo muestran las flechas de arriba.
Una radiografía del cuello del hombre reveló que tenía bolsas de aire atrapadas debajo de la piel de su cuello, como lo muestran las flechas de arriba.
Foto: BMJ Case Reports

Un hombre se hizo un pequeño agujero en la tráquea luego de intentar contener un estornudo. Así lo contó un informe de caso publicado en la revista académica BMJ Case Studies, en el que se analizó lo que sucedió y los científicos explicaron que, hasta donde tienen conocimiento, se trata del primer caso en el mundo de este tipo.

Según se cuenta en la investigación, publicada el pasado 1 de diciembre, el suceso ocurrió mientras el hombre conducía su automóvil y experimentó una reacción alérgica que le hizo querer estornudar, pero, en vez de hacerlo, sofocó la sensación pellizcándose la nariz y cerrando la boca.

Lea también: Desnutrición en menores, un asunto muy preocupante en Antioquia.

El estudio menciona que, si durante un estornudo la nariz y la boca están cerradas, se podría generar una presión 20 veces mayor a la que se acumula durante el acto de estornudar como tal. Por ejemplo, el hombre descrito en BMJ Case Studies tuvo que dirigirse a urgencias, pues tenía dolor, hinchazón y dificultad para respirar.

Momentos después, le practicaron una radiografía que confirmó que se trataba de un enfisema quirúrgico. Esto, en pocas palabras, es una afección en la que el aire queda atrapado debajo de las capas de tejido más profundas de la piel. En el caso del hombre, el desgarro se encontraba entre el tercer y cuarto hueso de la vértebra de su cuello y tenía aire acumulado entre sus pulmones. Además, tenía un agujero en la tráquea de 2 por 2 milímetros.

Los médicos concluyeron que, aunque el hombre no necesitaba cirugía, sí debía quedarse en el hospital durante dos días para garantizar que sus niveles de oxígeno y otros signos vitales se mantuvieran estables. Cuando pasó el tiempo recetado, le dieron de alta con analgésicos y la indicación de que no realizara actividad física. Cinco semanas después, el hombre volvió al centro médico para que le practicaran una tomografía y así analizar el estado de su tráquea. Los resultados confirmaron que la herida había sanado por completo.

No se pierda: Se están agotando las camas para que las mujeres den a luz en Medellín.

Aunque el hombre sufrió heridas leves, los médicos involucrados dijeron que su caso debería ser una advertencia para los demás: “Se debe advertir a todo el mundo que no reprima los estornudos pellizcando la nariz mientras mantiene la boca cerrada, ya que puede provocar una perforación traqueal”, se lee en el estudio de BMJ Case Studies.

El desgarro espontáneo de la tráquea es un fenómeno poco común, pero potencialmente letal. Se han registrado solo unos pocos casos asociados, por lo general, con traumatismos físicos o lesiones consecuentes a procedimientos médicos, como la extirpación quirúrgica de la glándula tiroides o la introducción de un tubo en la tráquea. El informe de BMJ Case Studies indican que, dependiendo de la ubicación del desgarro y de la estabilidad de los signos vitales del paciente, suele ser necesario recurrir a la cirugía para reparar el daño.

👩‍⚕️📄¿Quieres conocer las últimas noticias sobre salud? Te invitamos a verlas en El Espectador.⚕️🩺

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar