Publicidad
20 Jan 2022 - 2:31 a. m.

Resistencia a antibióticos es una de las principales causas de muerte en el mundo

Un reciente estudio publicado en The Lancet, determinó que en el 2019 la resistencia a los antimicrobianos fue la responsable de más de 1,2 millones de muertes. El hecho de que las bacterias, virus, hongos y parásitos dejen de responder a los medicamentos representa una importante amenaza para la humanidad, señalan los investigadores.
Resistencia a antibióticos es una de las principales causas de muerte en el mundo según un estudio de The Lancet.
Resistencia a antibióticos es una de las principales causas de muerte en el mundo según un estudio de The Lancet.
Foto: Pixabay

The Lancet, una de las revistas médicas más importantes del mundo, acaba de publicar el estudio más completo hasta el momento sobre la Resistencia a los Antimicrobianos (RAM). La RAM surge cuando las bacterias, virus, hongos y parásitos “cambian a lo largo del tiempo y dejan de responder a los medicamentos”, lo que dificulta el tratamiento de las infecciones, incrementa la propagación de enfermedades y su aparición de formas graves, así como la muerte.

Según la investigación, durante el 2019, más de 1,27 millones de personas en más de 200 países del mundo, murieron directamente por infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos. La cifra aumentaría drásticamente hasta los 495 millones de muertes asociadas a la RAM durante ese mismo año. (Puede leer: Sudáfrica inaugura primera planta de fabricación de vacunas anti-covid de África)

Las infecciones de las vías respiratorias inferiores son el síndrome infeccioso más grave ya que, según el estudio, durante el 2019 representaron más de un millón y medio de muertes asociadas a la RAM. Mientras tanto, los seis patógenos principales para las muertes asociadas a la resistencia fueron: Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae, Streptococcus pneumoniae, Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa. Estos seis patógenos causaron casi un millón de muertes.

Mientras tanto, señala el estudio, la combinación patógeno-fármaco S aureus resistente al antibiótico meticilina, causó más de 100.000 muertes en el 2019. A otras seis combinaciones de patógenos-antibióticos, se les pueden atribuir, a cada una, entre 50 mil y 100 mil muertes. Entre esas están la tuberculosis multirresistente y la E coli. (Le puede interesar: Ojo, no hay remedios caseros para ómicron: recomendaciones de la OMS)

Además de ser la primera vez que se cuenta con estimaciones tan completas de la RAM en el mundo, los más de cien científicos que participaron en la investigación, también entregaron datos desagregados por grupos de edades y regiones. Respecto a lo primero, llamaron la atención del alto riesgo al que están expuestos los niños de menos de cinco años, pues lograron determinar que una de cada cinco muertes atribuibles a la RAM se da entre estos menores.

Por otra parte, el África subsahariano y el sur de Asia, son las regiones con las tasas más elevadas de muertes causadas por RAM, con 24 y 22 muertes por cada 100.000 habitantes, respectivamente. (Puede leer: ¿El estatus de vacunación debe ser un criterio en servicios de emergencia?)

A nivel regional, se calcula que las muertes causadas directamente por la RAM son más elevadas en el África subsahariana y el sur de Asia, con 24 muertes por cada 100.000 habitantes y 22 muertes por cada 100.000 habitantes, respectivamente. En contraparte, Australia, Indonesia, Islas Salomón, Papúa Nueva Guinea y Nueva Zelanda (Australasia), solo registran una tasa de 6.5 muertes por cada 100.000 habitantes.

Los investigadores, al igual que entidades como la OMS, que hace unos años advirtió que las RAM podrían llegar a ser la primera causa de muerte en el 2050, insistieron en la grave amenaza que esto fenómeno representa para la salud humana. (También puede leer: Abecé sobre las vacunas de refuerzo de covid-19 en Colombia)

“Comprender la carga de la RAM y las principales combinaciones de patógenos y fármacos que contribuyen a ella es crucial para tomar decisiones políticas informadas y específicas para cada lugar, en particular sobre los programas de prevención y control de infecciones, el acceso a los antibióticos esenciales y la investigación y el desarrollo de nuevas vacunas y antibióticos”, concluyeron los científicos.

Síguenos en Google Noticias