Publicidad
2 Jul 2020 - 4:57 p. m.

Termómetros infrarrojos: ¿Puedo quedar ciego o perder neuronas?

Una vez más durante la pandemia mensajes de WhatsApp, Facebook y otras redes sociales circulan con mensajes en contravía a lo que opinan especialistas y científicos. Esto es lo que debe saber antes de su próxima medición de temperatura.  

Gloria Correa

La Federación de Optómetras de Colombia aclaró que los termómetros de no contacto tienen un tipo de láser cde baja intensidad y no tiene la capacidad de dañar la retina.
La Federación de Optómetras de Colombia aclaró que los termómetros de no contacto tienen un tipo de láser cde baja intensidad y no tiene la capacidad de dañar la retina.
Foto: El Espectador

En el último mes ha circulado a través de redes sociales información tergiversada, como muchas otras durante la pandemia, acerca de los termómetros infrarrojos o termómetros de no contacto, dispositivos que se han popularizado con la nueva “normalidad” generada por la pandemia del SARS-CoV-2. Éstos son ahora utilizados para regular la entrada de múltiples establecimientos comerciales, así como lugares de trabajo, conjuntos residenciales, entre otros, no sólo en Colombia sino a nivel mundial,  se han popularizado para realizar la toma de la temperatura, tratando de evitar el menor contacto y detectar así a quienes tengan fiebre, uno de los síntomas más comunes del nuevo coronavirus. 

Un mensaje en Facebook asegura que los termómetros de no contacto o también conocidos como termómetros “infrarrojos” podrían quemar la retina, la afirmación que ha circulado enfatiza: “No permitan que les tomen la temperatura con una pistola de termómetro láser directamente a la cara, porque si el rayo láser les toca los ojos podría provocarles un problema en la retina, si están  visitando algún centro comercial y les toman la temperatura corporal con una pistola al  entrar, por prudencia tápense los ojos. Muchas veces quien la usa no tiene certeza de hacia dónde apuntan”.   

En otra cadena de redes sociales, se asegura que “el láser del termómetro, penetra hasta la retina y eso puede causar lesiones como pérdidas de la visión porque el mecanismo emite radiación en el infrarrojo medio y lejano, de 400 y 1100 nanómetros, la cual es absorbida en la superficie del ojo y puede causar quemaduras en los tejidos externos del ojo e incluso abrasión a la córnea.”

Igualmente en las últimas semanas un video en el que se escucha la voz de un tal “doctor José Mena” afirma “yo me pregunto, cuántas veces en la semana vas al super y te están irradiando precisamente en la cabeza. Hoy te matan 1000 neuronas, mañana otras 1000, pasado mañana otras 1000 y eso a la larga trae un sinnúmero de alteraciones con tu sistema nervioso central que controla tus automatismos y nunca vas a saber que fue por esa lamparita.” 

El primer registro que se tuvo de esta desinformación aparentemente fue en Puerto Rico a comienzos del mes de junio, tras la difusión de un supuesto mensaje atribuido a la “Asociación de optómetras” de ese país la cual no existe. Y ante la viralización del texto, se manifestaron la Sociedad Puertorriqueña de Oftalmología y el Colegio de Optómetras de Puerto Rico desmintiendo la información: “Queremos aclarar que en Puerto Rico la única entidad que regula a los optómetras creada por ley es el Colegio de Optómetras de Puerto Rico y la información que está circulando no está probada que sea cierta.”

La desinformación del supuesto daño en la retina causado por estos termómetros se ha difundido internacionalmente y en países como Perú, Argentina, Chile, España, e incluso China y Estados Unidos, se han realizado múltiples publicaciones por diversas instituciones y médicos oftalmólogos así como por optómetras para aclarar lo afirmado al respecto. 

La Asociación de Optómetras de Argentina y  la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica  de Argentina (ANMAT), también se han desvinculado de dicho mensaje y han desmentido su contenido: “no existe ninguna conexión comprobada entre afecciones y el uso del dispositivo.” 

Por otra parte, la Agencia de Medicamentos y Alimentación (FDA) de Estados Unidos en su página web no hace referencia a si los termómetros infrarrojos perjudican la salud, pero sí aclara que el uso de este tipo de termómetros reduce “el riesgo de contaminación cruzada y minimiza la propagación de enfermedades”, afirmando que son fáciles de utilizar, limpiar y desinfectar. 

En nuestro país, Andrés Herrera, presidente de la Federación de Optómetras de Colombia, explicó en días previos a otros medios, que los termómetros de no contacto tienen un tipo de láser conocido como "de indicación", muy diferente al que se utiliza en procedimientos quirúrgicos. El láser de los termómetros es de baja intensidad y no tiene la capacidad de dañar la retina.  

Lo mismo afirmó el oftalmólogo y retinólogo, docente de la Universidad del Valle, Hugo Hernán Ocampo, quien también desmintió la misma información circulante, a su vez grabando un video difundido por la Universidad del Valle:  “El primer concepto que hay que aclarar es que estos termómetros no producen radiación infrarroja. Lo que hace el termómetro infrarrojo es captar la temperatura corporal que es radiación infrarroja y el sensor la mide…El láser que aparece en los termómetros es una guía pero no es el láser que quema. Las longitudes de onda para trabajar en retina son diferentes a la que pueden tener este tipo de aparatos. El concepto de que se pueden producir ablaciones o cortes a  la córnea con estos dispositivos es imposible, para poder hacer esos cortes se requiere un poder mayor. Además el termómetro está diseñado para medir la temperatura en la frente y no en los ojos. Si ud tiene temor que este rayo le haga daño en los ojos pues cierre los ojos al momento de la medición. Otro concepto importante es que la distancia para tomar la temperatura debe ser menor de 15 cms, y en el audio que se ha difundido refieren que se exija más de 15 cms, aquí es todo lo contrario, debe ser menor de 15 cms para que la medida de la temperatura sea confiable”. 

Y cómo funcionan  realmente los " termómetro infrarrojo o de no contacto”

Es importante partir del concepto físico de que el “calor es radiación”, por lo tanto el   termómetro denominado como termómetro “infrarrojo o de no contacto”, está diseñado para medir la cantidad y la emisividad de esa radiación del cuerpo humano en el espectro infrarrojo.  Es decir el sistema óptico del termómetro detecta la radiación térmica de un objeto o del cuerpo humano, la recoge y la enfoca, conviriténdola en una corriente eléctrica dirigida hacia un sensor infrarrojo de alta precisión, después la electrónica del termómetro traduce esta información a valores de temperatura y los muestra en la pantalla en un número dado en grados centígrados o Fahrenheit. El láser únicamente sirve para apuntar hacia el objetivo donde se desea tomar la temperatura.

Estos termómetros solamente captan la radiación infrarroja que emite una persona, todos emitimos dicha radiación que no es apreciable a la vista, pero tales dispositivos sí son capaces de reconocerla. “No pueden dañar nuestros ojos, el sensor con el que funcionan estos termómetros recibe una señal y emite otra”. explicó Carlos Govea, instructor comercial de equipos médicos para Hergom Medical. 

La mayoría de estos termómetros, refiere la literatura no tienen láser incorporado, especialmente los que son utilizados cerca de la frente. Sin embargo, los que lo tienen utilizan un rayo láser para dirigir la toma de temperatura y  en estos casos se trata de un láser clase I o clase II, lo que no supone ningún riesgo ya que su potencia es muy pequeña y en el caso de los de clase II deberían estar más de 10 segundos apuntando al ojo para causar daños. Además el láser con el que viene equipado el termómetro no es un rayo láser que irradia energía dañina para las neuronas, explicaba a RTVE en España, César Villa, Óptico-optometrista miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Nacional de Ópticos y optometristas de España.

Pero aunque los termómetros que realizan medición corporal de la temperatura no afectan la salud humana, sí existen termómetros de uso industrial empleados en agricultura, ganadería o en construcción, que podrían causar dicha afectación. “Lo que sucede es que hay un tipo de láser que se usa en la construcción para medir temperaturas de cemento o de un techo. Es un láser comercial, con un uso completamente diferente al que se usa para la temperatura corporal, y quizás alguien leyó en algún momento que estos termómetros podrían causar daños. Este otro tipo de termómetros llevan incorporados un láser de Clase III, que sí suponen un riesgo para la vista, pero no son aptos para la toma de temperatura en seres humanos,  su uso en ese caso, sería una negligencia”, afirmó Villa. 

Por otra parte el doctor Pedro Maldonado, director del Departamento de Neurociencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile también afirmó respecto a la especulación de que estos dispositivos dañarían neuronas, " es claro: no hay manera de que dañen algo.” El especialista cree que esta desinformación podría nacer por luz roja que utilizan los termómetros infrarrojos para ubicar el punto donde se medirá la temperatura corporal. 

Aunque es cierto que diferentes tipos de radiación podrían afectar los tejidos cuando se exponen durante mucho tiempo, estos termómetros tampoco emiten rayos X,  para su funcionamiento, como se ha afirmado. La única radiación que emiten es la de las baterías, al igual que cualquier dispositivo eléctrico que se tenga en casa, lo hacen de manera similar y con el mismo índice de radiación (de las baterías) que los controles remotos del televisor. 

Por su parte, la neuróloga infantil María Vaccarezza del Hospital Italiano de Buenos Aires manifestó a la agencia AFP,” es la primera vez que escucho esto y si en realidad existieran riesgos para el cerebro, los neurólogos lo sabríamos.” 

Otro aspecto en relación a la información viralizada como señalaba Ocampo, es la distancia en la medición de la temperatura con estos dispositivos, uno de los audios también afirma “ahora voy a las tiendas y le pido al guardia que no me ponga el pequeño aparato en el brazo” , otro audio afirma “el termómetro debe estar a una distancia de 5-15cms de la cabeza”. Es importante aclarar que la temperatura corporal varía según el lugar anatómico donde se tome, las partes del cuerpo donde la medida de la temperatura tiene mayor precisión según múltiples estudios son: la frente, orejas, boca y recto. Y la distancia adecuada para realizar la medición correcta con los termómetros de no contacto es entre 3-5 cms, según los estándares a los que se adhiere la producción y distribución  de estos dispositivos, los estándares de la Comunidad Europea o la regulación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). 

Por lo tanto si estos termómetros son utilizados de forma adecuada, según todas las indicaciones del productor, ni dañan la retina, ni queman neuronas, pero deben cumplirse los requisitos mínimos de distancia para que la medida de la temperatura sea lo más fiable y exacta posible.  

Es importante, también recordar que tener fiebre no significa únicamente tener infección por el nuevo coronavirus, y a su vez estar infectado con el coronavirus no siempre significa tener fiebre como se ha expuesto previamente. Por lo cual el uso de estos termómetros es sólo una de tantas medidas que se indican para disminuir el riesgo de diseminación del virus en especial para detectar personas sintomáticas en lugares públicos y establecimientos comerciales, pero que no debe reemplazar las medidas primordiales y básicas de bioseguridad como el uso de tapabocas, lavado de manos y el distanciamiento social. (Lea: Control de la temperatura corporal, un arma de doble filo).

Síguenos en Google Noticias