Twitter compra firma de seguridad Smyte para limpiar plataforma

Smyte, con sede en San Francisco, ha trabajado con compañías para combatir el spam, abuso y fraude en línea.

Bloomberg

Twitter Inc. adquirió la empresa de seguridad Smyte para limpiar el contenido de su plataforma, lo que marca la primera adquisición de la compañía desde 2016.

Lea también: Twitter quiere predecir lo que usted quiere saber, justo cuando suceda

Smyte, con sede en San Francisco, ha trabajado con compañías para combatir el spam, abuso y fraude en línea. Los términos del acuerdo no fueron revelados. En marzo de 2017, la startup informó que recaudó US$6,25 millones de inversores, incluyendo Baseline Ventures, Founder Collective, Avalon Ventures e Y Combinator.

"El equipo, la tecnología y la misión empresarial de Smyte están alineados con nuestro enfoque en mejorar la salud de la conversación en Twitter, y creemos que esto será una poderosa adición a nuestro trabajo continuo", escribió la compañía en una publicación de blog.

El acuerdo marca la primera adquisición de Twitter desde la compra del fabricante de aplicaciones para el consumidor Yes Inc. en diciembre de 2016. La inversión es parte de la prioridad del máximo ejecutivo, Jack Dorsey, para reducir las conversaciones tóxicas en la plataforma, después de ser criticado por años por no hacer lo suficiente para combatir la propagación de información falsa, el acoso y la manipulación de publicaciones automatizadas. A principios de este año, la compañía convocó un concurso de ideas para medir la "salud colectiva, apertura y civilidad de la conversación pública" de Twitter.

Lea también: Twitter elimina a usuarios que crearon su perfil siendo menores de 13 años

La compañía ha realizado grandes progresos después de que legisladores y el público la criticaran duramente por no reconocer la interferencia rusa en su plataforma durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. En el primer trimestre, la compañía dijo que había eliminado más de 142.000 aplicaciones conectadas a Twitter que violaron las reglas del desarrollador y habían sido responsables colectivamente de más de 130 millones de tuits de "baja calidad" en el período.