9 Oct 2020 - 4:03 p. m.

4 destinos para celebrar la diversidad cultural

En Colombia cientos de lugares guardan la abundancia infinita de las comunidades que hace siglos empezaron a desarrollarse en el territorio. Estos son algunas opciones para este puente festivo, el primero sin restricciones desde que terminó el aislamiento, para reencontrarse con las raíces.

Redacción Especiales - mcastano@elespectador.com

El 12 de octubre se conmemora la llegada de Cristóbal Colón a América en 1942, se celebra la diversidad cultural y se recuerda la importancia de respetar y proteger a todos los grupos étnicos.

En Colombia las poblaciones negras, indígenas, raizales, palenqueras y gitanas han luchado por mantener su riqueza cultural y proteger los lugares en los que sus ancestros edificaron su herencia. Por ello, cientos de destinos en el país guardan la abundancia infinita de las comunidades que hace siglos empezaron a desarrollarse en el territorio.

“Cada 12 de octubre Colombia conmemora su diversidad e inigualable acervo cultural. A la riqueza geográfica y natural se suman tradiciones, historias y obras procedentes de la integración cultural de los pueblos indígenas nativos, los colonos europeos y los cimarrones africanos disgregados por el territorio. El Día de la Raza, aunque no legitima la colonización, rinde un homenaje a nuestro presente; nuestra realidad folclórica, ritual, musical y gastronómica, que mucho tiene que ver con esta historia”, dice Colombia.Travel, el sitio web del turismo colombiano.

(Lea también: Destinos étnicos y culturales: turismo que contribuye a salvar vidas)

Para celebrar la riqueza cultural de Colombia, Airbnb invita a descubrir cuatro destinos que albergan tradiciones ancestrales y les permitirán a los viajeros reencontrarse con sus raíces.

Estos lugares representan una oportunidad de conocer y celebrar algunas de las comunidades indígenas en Colombia y de aprovechar al máximo el primer festivo desde el fin de la cuarentena. Aunque quedan cientos de destinos únicos para acercarse a otros grupos étnicos del país, es importante que todos los viajeros tengan en cuenta la perspectiva de las comunidades frente a la reactivación de la industria y planeen un viaje seguro, atendiendo las recomendaciones de las autoridades.

1. Sesquilé, Cundinamarca

La leyenda de El Dorado, un lugar increíble en el que se creía que existían abundantes minas de oro, surgió en la comunidad indígena muisca, que habitaba la laguna de Guatavita. Hoy en día, la laguna se encuentra en Sesquilé, un municipio de “serenidad mística”, como aseguran algunos viajeros.

Dónde dormir: Chalet en el Neusa

Esta casa de campo está ubicada frente al embalse del Neusa, a una hora de la laguna de Guatavita y a dos horas de Bogotá. Los viajeros se encontrarán con una vista panorámica de la laguna rodeada por montañas, así como con senderos ecológicos y quebradas que recorren el lugar. Desde allí podrán recorrer la zona, visitar Sesquilé y acercarse a la leyenda de El Dorado.

2. Silvia, Cauca

Para los habitantes de Popayán, este municipio a una hora de distancia es una oportunidad única para conocer y celebrar la multiculturalidad colombiana, ya que está conformado por seis resguardos indígenas: Ambaló, Guambía, Kisgo, Pitayo, Quichaya y Tumburao.

Dónde dormir: Villa completa en Popayán

La villa de 3,000 metros cuadrados es el lugar ideal para descansar en Popayán y salir a conocer Silvia. Los viajeros pueden recorrer el pueblo, conocer atractivos turísticos y aprender de una de las comunidades indígenas más importantes de la región.

3. Tinjacá, Boyacá

Desde el nombre de este municipio, que en idioma chibcha es Juin-cha-ca o “mansión para el príncipe chibcha”, los viajeros se encuentran con un tesoro que resguarda las tradiciones de este pueblo amerindio. Las piedras de San Pedro y las decenas de lugares con artesanías en tagua, fique, esparto y cerámica son apenas algunas de las actividades preferidas por los turistas.

Dónde dormir: Cabaña en Tinjacá

Esta casa ubicada ante un prado y una laguna, los viajeros pueden desconectarse de la ciudad y pasar un fin de semana encontrándose con la naturaleza y con las tradiciones de la comunidad de Tinjacá.

4. San Antonio del Tequendama, Cundinamarca

Este municipio, que se sitúa a 56 kilómetros de Bogotá, fue un lugar de encuentro de indígenas panches y muiscas procedentes de Bojacá y Sagasuca (actualmente llamado Madrid). Por esto carga un legado histórico y patrimonial reflejado en su arte rupestre, que incluye petroglifos (talla en piedra) y pictografía (pintura en piedra).

Dónde dormir: Escape en Mesitas del Colegio

A 40 minutos de San Antonio del Tequendama y a dos horas de Bogotá, esta casa rural rodeada de árboles frutales y con vista a las montañas se convierte en el refugio perfecto para descansar, recargarse y descubrir esta zona de inmensa riqueza natural y cultural.

(Lea también: ¿Cómo es viajar en Colombia en la nueva realidad?)

  • Un viaje seguro

A medida que las comunidades y autoridades trabajan de la mano para activar el turismo en las regiones, Airbnb busca cooperar para que los anfitriones estén listos en la preparación de sus espacios y contribuyan a mantener la salud de todos. Por ello, presentó un protocolo global de limpieza avanzada que ya está disponible en Colombia y cuenta con el aval del Hospital Universitario San Ignacio.

El protocolo, adoptado por anfitriones de varios espacios disponibles para los colombianos en Airbnb, es complementario a las pautas y normativa local emitida por autoridades gubernamentales. Con su implementación, los viajeros podrán buscar e identificar los anuncios que forman parte del protocolo al retomar los viajes, reencontrarse con paisajes únicos y celebrar la pluralidad étnica del país.

Comparte: