23 Jun 2021 - 3:00 p. m.

Jóvenes, líderes del cambio para una Colombia más innovadora y sostenible

Ya que el turismo es el gran empleador de jóvenes en el mundo, ¿cómo la innovación y la transformación digital turística sirven para contribuir con el desarrollo sostenible de lugares vulnerables del país?

Natalia Bayona*

Según los resultados del Global Entrepreneurship Monitor 2020, Colombia es el tercer país más dinámico en emprendimiento de la región, después de Chile y México.

Detrás de estos resultados se encuentran los esfuerzos mancomunados del Gobierno, a través del Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo e iNNpulsa -con iniciativas como el recientemente aprobado Conpes de Emprendimiento- que promueve el desarrollo de fondos de capital, inversionistas, acceso a plataformas para motivar la distribución, asociación, comercio de servicios, entre otros.

Pero, además de los incentivos y las ayudas públicas y privadas -que son vitales para la transformación digital de ideas en realidades-, el eje catalizador de estos resultados está en el espíritu innovador, la creatividad, el sentido crítico, el potencial de escalabilidad y, sobre todo, la capacidad de resiliencia de los colombianos. Y desde la Organización Mundial del Turismo (OMT), de las Naciones Unidas, hemos sido testigos de esto.

Desde el nacimiento del Departamento de Innovación en la OMT, en 2018, hemos diseñado y lanzado retos de innovación para identificar y potencializar los emprendimientos más disruptivos, con potencial de contribuir a la transformación digital del sector turismo desde una perspectiva de sostenibilidad.

A la fecha hemos recibido más de 15.500 startups de más de 150 países, en las 14 competencias y retos que hemos abierto. De este total, hemos depurado un top 100 de startups o “empresas emergentes de base tecnológica”, entre finalistas y ganadores, Colombia ocupa el 6° lugar a escala global.

Como directora de Innovación de la OMT y, sobre todo, como colombiana, estos resultados son un motivo de orgullo y una muestra de que el ecosistema de innovación de nuestro país muestra indicios de solidificación y madurez.

(Lea también: Activando el turismo consciente)

Sin ir más lejos, el año pasado lanzamos una de las competiciones más ambiciosas hasta la fecha: Competición de la OMT de Startups por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde participaron emprendedores de más de 138 países. A grandes rasgos, estos fueron los resultados de la relevante participación de Colombia.

1. Los emprendedores colombianos fueron parte del top 5 por número de aplicaciones.

2. Colombia logró ocupar dos posiciones dentro de las 25 startups ganadoras y dos dentro de las finalistas (Impulse Travel y Nibi).

3. En cuanto a ubicación geográfica a escala nacional, los emprendimientos provinieron de 26 ciudades, mayoritariamente de Bogotá, Cartagena y Medellín.

4. En cuanto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, el top 5 de los ODS predilectos por estos emprendedores fueron estos respectivamente: ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), ODS 14 (Vida submarina) y ODS 11 (Ciudades y comunidades sostenibles).

5. De los participantes, un 64 % de las aplicaciones fueron elaboradas por hombres y un 36 % por mujeres. Sin embargo, la representatividad de este dato es relativa, pues un 80 % de los equipos están conformados en partes equivalentes por mujeres y hombres. Aunque esto es positivo, aún existe oportunidad de incidir en medidas que contribuyan a cerrar la brecha de género, pues frente al panorama global de la OMT ya hablamos de un 54 % de mujeres emprendedoras.

6. Respecto a los sectores predilectos para los colombianos se encuentran el turismo, los viajes y la hospitalidad, el comercio, las finanzas y la tecnología.

Las startups participantes centran su forma de innovar enfocado en impacto social, seguido por modelos de negocio y nuevas tecnologías, utilizando principalmente la internet de las cosas, cloud y big data.

7. Los principales inversionistas han sido no solo de carácter nacional, como Fondo Emprender, Colciencias e Innpulsa, sino entidades internacionales como Start-up Chile, Scotiabank, Treebeard Trust (Reino Unido), Siddih Capital (Nueva York) o Fondo de Inversiones Santander. Aún nos queda el reto de internacionalizar las inversiones en capital riesgo.

Solo en 2020, en medio de la pandemia del COVID-19, se invirtieron más de US$20 billones en startups turísticas. Sin embargo, el 80 % se concentra en Estados Unidos y China.

8. Finalmente, Colombia posicionó a dos startups como ganadoras: Nibi, una empresa de tecnología y desarrollo de software enfocada en generar el máximo impacto social y ambiental, conectando a personas con organizaciones sin ánimo de lucro y comercios sostenibles ganadora del ODS 17, e Impulse Travel, una agencia de viajes que crea, opera y promueve viajes que permiten a los viajeros experimentar al país desde una perspectiva local y auténtica, conectándolos con la población local.

Ambos ganadores, además de recibir mentorías de aliados como Google, Amazon Web Services, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), formaron parte del evento final de la competición que tuvo lugar en el Teatro Real de Madrid, donde confluyeron los principales actores del ecosistema global con un único fin: dar oportunidades a los jóvenes emprendedores de visibilizar su proyecto y empoderar a los próximos líderes del sector económico más humano de todos: el turismo.

El talento y las políticas públicas son parte de la apuesta para atraer el capital riesgo, pero este debe estar acompañado de unos incentivos que permitan que los inversores vean en Colombia un país donde la estabilidad jurídica, el liderazgo de sus jóvenes y la sostenibilidad son la apuesta bandera para el desarrollo a futuro.

El primer gran paso ha sido la reciente política de turismo sostenible lanzada a nivel nacional, donde Colombia es uno de los 10 países con este tipo de iniciativas. Ahora, para activarla es necesario invitar a los inversores a conocer por qué hay que invertir en el talento que emplea más talento lleno de habilidades tecnológicas, impacto para servir a las comunidades y generar desarrollo en las zonas con mayor vulnerabilidad y potencial turístico.

(Lea también: 7 experiencias para ser un viajero sostenible)

En definitiva, solo queda resaltar que la invitación está abierta para todos los innovadores del país a que sigan aportando a la transformación social y digital no solo del sector turismo, sino de la economía colombiana en general, a través de la tecnología.

El turismo es el gran empleador de jóvenes en el mundo, es nuestro sector y es nuestra responsabilidad hacer de la innovación y la transformación digital el motor para desarrollar los lugares más vulnerables de nuestro país y dar oportunidad a más del 50 % de nuestros jóvenes que viven en zonas rurales. En Colombia existe el potencial, existen las ideas, existe el capital humano y, sobre todo, existe la voluntad para aportar a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y construir un país más fuerte, justo y visionario, donde los jóvenes deben ser el gran motor.

* Directora de Innovación, Educación e Inversiones de la Organización Mundial del Turismo.

Comparte: