12 Aug 2021 - 8:48 p. m.

Derrame de petróleo contamina cerca de 80 kilómetros cuadrados en el mar Negro

El pasado 7 de agosto un buque cisterna griego se abastecía de crudo en una instalación móvil cuando se produjo el accidente. Las imágenes satelitales muestran una afectación que alcanza los 80 kilómetros cuadrados.

Agencia EFE

Agencia EFE

El derrame de petróleo cerca del puerto ruso de Novorossiysk, en el mar Negro, ha afectado una superficie de cerca de 80 kilómetros cuadrados, aseguró esta semana el Instituto de Estudios Espaciales de la Academia de Ciencias de Rusia. (Le recomendamos: Fragmento del libro «Magdalena. Historia de Colombia» de Wade Davis)

“El derrame es mucho más grande de lo que se había declarado anteriormente. La superficie contaminada alcanza unos 80 kilómetros cuadrados, según datos de satélite”, dice un comunicado de la institución, citado por la agencia RIA Nóvosti.

El Comité de Instrucción de Rusia (CIR) admitió hoy la gravedad del derrame de petróleo ocurrido el pasado 7 de agosto en el mar Negro, al señalar que causó “daños considerables” al medio ambiente. Previamente, fuentes locales habían afirmado que el área contaminada por el vertido producido el pasado 7 de agosto no superaba los 200 metros cuadrados, sin embargo, el CIR insistió en que no se trata de un caso simple de contaminación marítima, ya que debido a su magnitud, “ha causado daños considerables a los recursos biológicos marítimos y al medio ambiente”. (Puede leer más noticias de ambiente aquí)

El accidente tuvo lugar cuando el buque cisterna griego Minerva Symphony se abastecía de petróleo en una instalación móvil del Consorcio de Tuberías del Caspio en Novorossiysk.

Las imágenes de satélite analizadas por los expertos rusos corresponden al día del 8 de agosto, al no hacerse públicos datos más recientes.

De acuerdo con ecologistas, la liquidación de las consecuencias del accidente puede demorar hasta dos semanas. (Le recomendamos: PNN abrió licitación para estudios y obras de glamping en Chingaza)

“Creo que la operación puede tardar unas semanas, hasta la primera tormenta, porque si hay tormenta, los barcos ya no podrán operar allí. Pero si no hay tormenta, demorarán entre una o dos semanas”, opinó Vladímir Chuprov, jefe del departamento energético de Greenpeace Rusia.

Chuprov subrayó la dificultad de la evaluación de la magnitud del derrame en una superficie marítima y advirtió de que en caso de malas condiciones climáticas la mancha puede propagarse aún más, afectando tanto el mar, como la atmósfera.

Los criminalistas e investigadores “continúan inspeccionando los territorios contaminados” mientras que la sede del CPC, empresa responsable del vertido, es objeto de registros.

Añadió que los investigadores interrogan a especialistas y empleados de varias empresas, incluyendo a quienes participaron en la erradicación de las consecuencias del derrame de crudo y en la inspección de los sistemas de abastecimiento.

El especialista Chuprov, citado por la agencia Interfax, afirmó que los derrames de petróleo forman “parte inalienable” del sector petrolero, pero son más peligrosos cuando ocurren en el agua, porque son difíciles de limpiar y “matan la vida” en el mar.

Comparte: