31 Jul 2020 - 6:21 p. m.

El cierre de zoológicos por COVID-19 amenaza a 77 especies en vía de extinción

Los bloqueos y cierres promulgados en respuesta a la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) han provocado pérdidas masivas de ingresos para zoológicos, acuarios y jardines botánicos en todo el mundo.

Esta semana se publicó una carta en la revista Science titulada “La última resistencia de la especie extinta en estado salvaje”. En ella, investigadoras de la Universidad de Ghent (Alemania), El Departamento de Agricultura de Guam y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) advierten que, gracias al cierre de cientos de zoológicos alrededor del mundo por cuenta de la pandemia por COVID-19, al menos 77 especies en grave peligro de extinción están en riesgo de desaparecer.

La razón es que, por falta de financiación insuficiente, la capacidad de estas instituciones para apoyar la conservación de la vida silvestre se reduce, lo que podría conducir a la extinción de al menos 77 especies de plantas y animales que se han extinguido en la naturaleza y existen solo en colecciones zoológicas y botánicas, donde dependen del cuidado humano para su supervivencia. (Le puede interesar: Así es pasar cuarentena con un oso de anteojos)

Reproducimos la carta –traducida al español– a continuación:

Los bloqueos y cierres promulgados en respuesta a la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) han provocado pérdidas masivas de ingresos para zoológicos, acuarios y jardines botánicos en todo el mundo. Una financiación insuficiente podría afectar la capacidad de estas instituciones para apoyar la conservación de la vida silvestre, lo que podría conducir a la extinción. Actualmente hay al menos 77 especies de plantas y animales que se han extinguido en la naturaleza y existen solo en colecciones zoológicas y botánicas, donde dependen del cuidado humano para su supervivencia.

La mayoría de las especies extintas en la naturaleza existen en poblaciones pequeñas y cerradas, vulnerables a procesos demográficos estocásticos y amenazas genéticas asociadas con la endogamia. Por ejemplo, el sihek (Todiramphus cinnamominus), un martín pescador endémico de Guam, fue casi extinto en 1988 como resultado de la depredación por las serpientes de árbol marrón introducidas (Boiga irregularis). Solo 29 individuos fueron rescatados, y posteriormente fueron administrados en instituciones de la Asociación de Zoológicos y Acuarios de los Estados Unidos, además de una instalación en Guam. Sin embargo, debido a que no todas las aves capturadas fueron criadas con éxito, la población actual de sihek de menos de 140 individuos desciende de solo 16 fundadores genéticos. También sufre desequilibrios de la proporción sexual. Por lo tanto, la población sigue en riesgo, y la disminución adicional por la pérdida del apoyo de la institución zoológica dificultaría los esfuerzos de recuperación.

Idealmente, las poblaciones extintas en la naturaleza pueden aumentar en cautiverio hasta el punto de que sea seguro liberarlas nuevamente en su hábitat natural. La reintroducción exitosa del ko’ko ‘(ferrocarril de Guam, Hypotaenidia owstoni) en una pequeña isla cerca de Guam ha sido anunciada como un gran éxito de conservación. En 2019, el ko’ko ‘fue reclasificado de extinto en estado salvaje a en peligro crítico. Tales éxitos dependen del apoyo total para los zoológicos, acuarios y jardines que luchan por mantener estas colecciones. Otros descensos de la población pondrán en peligro la recuperación y aumentarán los riesgos de extinción. Solicitamos fondos urgentes para asegurar que las instalaciones de reproducción, reproducción y cría tengan los recursos para cuidar a las especies extintas en la naturaleza durante la pandemia de COVID-19 y más allá.

Comparte:
X