6 Feb 2020 - 6:46 p. m.

El potencial de las aguas residuales como fuente de energía, nutrientes y agua

Aunque hoy el mundo produce una cantidad de este tipo de aguas suficiente para llenar en siete años el segundo lago más grande el mundo, pocos se han fijado en sus posibles beneficios. Un grupo de investigadores lo hizo y encontró que hay una serie de usos que podrían ayudar a muchas personas.

- Redacción Medio Ambiente

Hoy el mundo produce alrededor de 380 mil millones de metros cúbicos de aguas residuales. Es decir, una cantidad equivalente a cinco veces el agua que cada año pasa por las Cataratas del Niágara o la necesaria para llenar en solo siete años el Lago Victoria, en África, el segundo más grande de la Tierra. Pero detrás de los desechos que mueven esconden un gran potencial que muy pocas veces suele ser aprovechado. (Lea El iceberg más grande del mundo, a punto de entrar al océano abierto)

Así lo acaba de mostrar una investigación realizada por el Instituto Universitario de las Naciones Unidas para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud (UNU- INWEH). Publicado en A United Nations Sutainable Development Journal, el estudio asegura que hay muchos caminos para darle un uso a esas aguas que están creciendo a un ritmo estrepitoso: crecerán 24% para 2030 y 51% para 2050. (Lea Enero de 2020 fue el más cálido de la historia)

Según los autores del artículo, hay varios nutrientes ocultos. Cada año, por ejemplo, se producen 16,6 millones de toneladas métricas de nitrógeno, 3 millones de toneladas métricas de fósforo y 6,3 millones de toneladas métricas de potasio. 

“Más allá de las ganancias económicas de la recuperación de estos nutrientes, hay beneficios ambientales como minimizar la eutrofización, el fenómeno del exceso de nutrientes en un cuerpo de agua que causa un crecimiento denso de las plantas y la muerte de animales acuáticos debido a la falta de oxígeno”, asegura en un comunicado la Universidad de las Naciones Unidas.

Otro de los beneficios que esconden las aguas residuales tiene que ver con la capacidad de generar energía. Podrían, aseguran los investigadores, dar electricidad a 158 millones de personas.

En agricultura, por ejemplo, el volumen de agua potencialmente recuperable de las aguas residuales podría irrigar hasta 31 millones de hectáreas, lo que equivale a casi el 20% de las tierras de cultivo en la Unión Europea

Aunque el estudio está basado en las cantidades teóricas de agua, nutrientes y energía que existen en las aguas residuales municipales reportadas en todo el mundo, los autores reconocen que es una información que está dispersa y que no está disponible en muchos países.

“Este estudio ofrece información importante sobre el potencial global y regional de las aguas residuales como fuente de agua, nutrientes y energía. La recuperación de los recursos de aguas residuales necesitará superar una serie de limitaciones para lograr una alta tasa de retorno, pero implicaría un progreso en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluida la adaptación al cambio climático, los procesos de energía 'cero cero' y un entorno verde”, asegura Manzoor Qadir, autor principal del artículo.

“Las aguas residuales municipales eran y a menudo todavía se consideran inmundicias. Sin embargo, las actitudes están cambiando con el reconocimiento cada vez mayor de que están disponibles enormes retornos económicos potenciales y otros beneficios ambientales a medida que mejoramos la recuperación del agua, los nutrientes y la energía de las corrientes de aguas residuales”, señala, por su parte, Vladimir Smakhtin, director del Instituto.

Hoy Asia es el mayor productor de aguas residuales con aproximadamente 159 mil millones de metros cúbicos, lo que representa el 42% de las aguas residuales urbanas generadas a nivel mundial. Es posible que ese porcentaje aumente a 44% en 2030.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete