20 Mar 2021 - 2:00 p. m.

Al volante de: Suzuki Jimny, el regreso del todo terreno japonés

Este compacto 4x4 está pensado para un público más joven y amante del “off road”. Eso sí, ha respetado toda su herencia e historia.

“Es una obra maestra histórica que abrió un nuevo camino para el segmento de los miniautos japoneses. Un vehículo que sentó las bases de la serie Jimny, que se convirtió en un éxito de ventas durante cincuenta años y terminó siendo aclamado por todo el mundo”, se lee en una placa del Salón de la Fama del Automóvil de Japón, un espacio exclusivo para los automóviles clásicos de la industria japonesa, que en 2020 recibió al Suzuki Jimny. Un todo terreno, un mítico 4x4 que presentó a finales de 2019 en Colombia su más reciente versión, que ha tenido poco o nada de visibilidad a causa de la pandemia, aunque eso no ha impedido que hasta en preventas sea un éxito. Robustez, líneas muy marcadas y un auto capaz de entrar y salir de casi cualquier terreno, eso es el nuevo Suzuki Jimny.

Este es un carro de primeras veces. En 1970, el Jimny LJ10, la primera generación de este vehículo, marcó el inició de la tradición 4x4 de los japoneses, que antes de fabricar vehículos iniciaron un exitoso camino en el mercado de las motocicletas. Con un diseño de líneas muy rectas, un frontal que homenajea a los modelos de antaño, este todo terreno japonés estuvo en las manos del equipo de Al Volante de.

Lea también: Al volante de: Toyota Hilux, experiencia “off road” en una “pick up”

Es cierto que este pequeño todo terreno tiene unas dimensiones más reducidas: mide 3,65 metros de largo, 1,64 de ancho, 1,72 de alto y una distancia entre ejes de 2,25 metros. El primer Jimny tenía una carrocería con techo y puertas desmontables, pero era más largo. El actual tiene una carrocería de líneas rectas, anchas, que le dan un aspecto más deportivo y en parte juvenil, intentando igualar el vehículo con otros 4x4, pero de mucho más lujo y precio.

Visto de frente, la parrilla tiene cinco ranuras, un detalle que en la parte delantera trae del pasado las ranuras de ventilación viejas con las que venían los viejos SJ y Samurai. Pasando a los costados, el Jimny trae dos puertas, de gran apertura, permitiendo con facilidad el ingreso a las sillas traseras. Es cierto que el auto está homologado para cuatro personas, pero realmente los dos pasajeros de la parte trasera después de no más de una hora de trayecto comenzarán a sentir incomodidad, en parte porque la distancia que hay entre el suelo y la altura de la silla no es mucha, agotando así más fácil la postura.

En el interior sobresalen materiales rústicos, acabados muy marcados, que, si bien no entregan sensaciones de lujo, sí van muy en línea del auto todo terreno que en esencia es. Incluso al no existir una consola central, en el medio sobresale la palanca de cambios, como en los vehículos de otro tiempo. Todo muy manual, aunque por comodidad de navegación también viene incorporado con Apple CarPlay y Android Auto.

No deje de leer: DS: “Nuestra apuesta en Colombia es ofrecer una mirada distinta al automóvil premium y al lujo”

En cuanto al motor, trae uno de cuatro cilindros de 1,5 litros, capaz de producir cien caballos de potencia y 130 Nm de torque, que resultan suficientes por el peso y tipo de carrocería.

Hay varias cosas que llaman mucho la atención de este Jimny. La primera es su capacidad de entrar y salir de cualquier terreno, desde el más empedrado hasta el más fangoso. Sus ángulos de ataque (37°), el ventral (28°) y salida (49°), aunque el ángulo se amplía si se toman pendientes y sobresaltos de costado, girando toda la dirección de la llanta, gracias a los 21 centímetros de altura con respecto al suelo.

Lo otro para rescatar es su practicidad. Este quizá no es el mejor vehículo para un tránsito normal en ciudad. Pero visto en un aspecto rural, la posibilidad de abatir las sillas traseras, la gran apertura de la puerta trasera, y su mayor torque terminan haciendo del Jimny un auto ideal para transportar carga y transitar con libertad en las montañas. “Aquí en los cañaduzales solo entran y salen los tractores y los Jimny, nada más”, dicen con orgullo algunos clientes de Derco, importador de Suzuki en Colombia, quienes aseguran que la posibilidad de adquirir un Jimny en vitrina es escasa. “Jimny que llega, Jimny que ya está vendido”. Y eso que se esperan nuevas variantes, incluso una pick up de este vehículo para 2021.

Lea también: Suzuki: “Dentro del top 10 de las marcas, fuimos la que menos cayó”

El nuevo Suzuki Jimny agrupa las cosas esenciales para una conducción off road, que lo legitiman como un 4x4 puro: buenos ángulos de la carrocería tanto adelante como atrás, un chasis de escalera, suspensión rígida y tracción en las cuatro ruedas.

Ya en ciudad es ideal para carreteras tan maltrechas como las nuestras, pero carece de comodidad, si se piensa más en el día a día. Como buen campero, a altas velocidades tiene un balanceo en curva, que podría menguar un poco si tuviera llantas más anchas y con labrado más profundo, lo cual mejoraría también en terrenos destapados.

El Suzuki Jimny es un auto de nicho, 4x4 compacto pero capaz. En una industria volcada por producir SUV, crossover y cuanta variante para los autos de ciudad se les ocurra, es de celebrar la existencia de un todo terreno así para Colombia. En Japón, el Jimny siempre se ha vendido como un emblema de la vida al aire libre, así ha perdurado con los años. Y esta nueva versión no invita a otra cosa que a explorar nuevos caminos.

Comparte: