Bogotá

28 Mar 2018 - 3:33 a. m.

Banderazo a los “taxis inteligentes” en Bogotá

Desde hoy y hasta el próximo 28 de mayo habrá una transición para que todos los taxis implementen el sistema de la doble tableta, que liquidará la tarifa del servicio. Algunos se oponen, pues consideran que estos dispositivos no están sujetos a control metrológico.

Felipe García Altamar / fgarcia@elespectador.com / @FelipeAltamar

A partir de hoy desaparecen los tradicionales taxímetros y empieza el cambio de tarifas y la manera de liquidar el costo del servicio de taxi en la ciudad. La modernización entra en vigor y tanto conductores como usuarios tendrán que ajustarse al nuevo modelo que, mediante una aplicación digital, calculará de forma anticipada el costo de la carrera, teniendo en cuenta la distancia y la duración del recorrido. Ahora los vehículos contarán con dos dispositivos electrónicos, uno para el taxista y otro para el pasajero, en los que incluirán todos los datos del servicio. (LEA: Tabletas y plazos: problemas para modernizar los taxis)

La modernización, ordenada por la Secretaría de Movilidad, busca acabar con algunos de los problemas que actualmente tiene el servicio de taxis, como las adulteraciones de taxímetros, la inseguridad y la odiosa frase “por allá no voy”. ¿Cómo? La nueva escena al realizar una carrera será esta: el pasajero se sube al vehículo y se fija en la tableta, que inicialmente mostrará la tarjeta de control con los datos personales, la calificación y la foto del conductor.

Acto seguido, el usuario debe deslizar la pantalla hacia un mapa, en el que debe ingresar la dirección de destino. En segundos, la aplicación mostrará la ruta seleccionada, la distancia, el tiempo y el valor con recargos incluidos. El taxista no puede iniciar el viaje mientras el usuario no acepte el servicio. Si el pasajero, aún aceptando el costo, duda sobre el valor de la carrera, la aplicación dispone de un código QR que lo comunicará en tiempo real con la Secretaría de Movilidad.

>>> LEA: Tabletas, ¿más fáciles de adulterar que los taxímetros?

A la fecha, sólo hay cuatro plataformas habilitadas para prestar este servicio, y de los 52.700 taxis en la ciudad se estima que 33.806 saldrán a las calles esta semana a cobrar con la nueva aplicación. Taxis Libres y Radio Taxi Aeropuerto, las más fuertes del gremio, tendrán la aplicación Red Amarilla en 16.711 de sus carros, la cual también usarán otras seis empresas.

Las otras plataformas habilitadas son DigiTaxi, que compartirán nueve empresas, Me Voy, utilizada por dos empresas, y Megataxi V.I.P, que funcionará en otras dos. La aplicación es interactiva, incluso para quienes no son muy amigos de los dispositivos móviles. En caso de que el pasajero no maneje las nuevas tecnologías, el taxista tendrá que ayudarle ingresando la dirección de destino y ayudándolo a entender el nuevo sistema de “taxis inteligentes”.

>>> LEA: El miedo de los taxistas a evolucionar 

Aliste el bolsillo

Como es de esperarse, las bondades que plantea el Distrito con la modernización del servicio de taxis implicarán también mayores costos. De entrada se notarán en el tradicional aumento anual, que en esta oportunidad será del 7,4 % en todos los recargos: banderazo: $2.500; recargo puerta a puerta: $800; recargo nocturno: $2.100; recargo al aeropuerto: $4.400, y el costo por kilómetro: $881. (LEA: Nuevas tarifas de taxi en Bogotá serán un golpe al bolsillo)

No obstante, el verdadero incremento se sentirá al aplicar el factor de congestión, que no es más que una fórmula para compensar al taxista cuando debe gastar más tiempo a la hora de prestar un servicio, por cuenta de los trancones de la ciudad. Según la fórmula, si la velocidad del viaje supera los 36 kilómetros por hora, se pagarán las tarifas sin recargos. No obstante, si la velocidad es menor, el precio por kilómetro aumentará paulatinamente.

En este punto se debe hacer una aclaración: en nada tiene que ver la velocidad a la que maneje el conductor. El factor de congestión lo calcula la aplicación, como lo explica Iván Vanegas, ingeniero desarrollador de Red Amarilla. Según el profesional, la aplicación trabaja directamente con plataformas como Google y Waze, que tienen mapas sociales y calculan la velocidad en algunas rutas al identificar embotellamientos, accidentes y trancones. “El sistema identifica la ruta más óptima y traza el recorrido. Uno puede tener una vía y tomarla, pero lo ideal es tener en cuenta la que arroja la aplicación, que se basa en la georreferenciación”.

>>> ABECÉ: Los cambios que se vienen en el servicio de taxis

Al hacer cálculos, en una carrera con una velocidad promedio de 15 kilómetros por hora, el costo podría incrementar hasta 75 %. Todo depende de las condiciones del tráfico. La precisión de la tarifa es una de las críticas que han hecho algunos conductores al nuevo sistema, quienes indican que las aplicaciones no son uniformes a la hora de calcular el valor del servicio. En esto se basan los taxistas que a la fecha no han querido acogerse a la medida y quienes se amparan en la resolución que emitió en diciembre la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), con la que reguló el uso de los taxímetros en todo el país.

Pese a las tutelas, los plantones y las protestas de los conductores inconformes, la modernización ya es una realidad en la que se dará formación a taxistas y usuarios hasta finales de mayo, cuando los comparendos ya no serán pedagógicos y quienes no se suban a la modernidad serán inmovilizados.

Hay otros temas pendientes sobre la modernización, como quién debe asumir el costo de las tabletas y el plan de datos mensual, o si aumentará la seguridad para los taxistas debido a que pueden ser más vulnerables con un dispositivo a sus espaldas. Temas que, al igual que el nuevo modelo, se resolverán de manera transitoria y con la participación del gremio y del Distrito.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X