Bogotá

9 Jun 2021 - 1:13 a. m.

Bares en Bogotá esperan una recuperación del 50 % en los próximos meses

Con partido incluido, arranca la reactivación de los bares en la capital, negocios que habían permanecido cerrados durante 15 meses. Desde Asobares se pide a la ciudadanía colaboración con el consumo moderado de bebidas embriagantes.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista

Para muchos propietarios de bares en Bogotá, este martes es el inicio del ‘cesó la horrible noche’ que sufrió, por más de un año, este renglón de la economía a causa de las restricciones del Covid-19.

Incluso hay quienes creen que es paradójico que la reactivación de su actividad se dé en medio del momento más agresivo de la pandemia, pero, como explicó la alcaldesa Claudia López, no tiene sentido mantener cerrada la economía, cuando las “prioridades” de los bogotanos cambiaron por cuenta del paro nacional.

Lea también: ¡Ojo! Así será el regreso de bares y gastrobares en Bogotá

Con partido incluido, bares, y sobre todo gastrobares, aprovecharon el pitazo inicial que les dio el Distrito para retomar sus actividades, en las que aprovecharon las eliminatorias de la copa mundo para recibir a quienes querían ver el partido entre Colombia y Argentina acompañados de sus amigos, una pantalla y una cerveza.

“Ya está llegando la gente, esperamos tener buenas ventas hoy”, dice Julián Ríos, quien es el propietario de La Casa de la Cerveza, establecimiento comercial ubicado en el norte de la ciudad.

Le puede interesar: Con ron y aguardiente apoyarán la reactivación de bares en Bogotá y Cundinamarca

Entre la organización de mesas, ubicación de sillas y demás preparativos, recuerda los sacrificios que tuvo que hacer en 2020 para mantener su negocio a flote. Parte de sus estrategias fue cambiar, en el registro mercantil, la principal actividad de su negocio para que figurara la venta de comidas, y así poder funcionar como gastrobar (renglón económico que tuvo la aprobación del Distrito para comenzar su reactivación en septiembre del año pasado).

Pero esto no fue garantía suficiente, pues cada toque de queda, ley seca y cuarentena estricta era un duro golpe para la economía de su comercio, que como muchos, aún estando inoperantes, tienen que seguir respondiendo por gastos como servicios públicos, pago de nóminas e inventario.

“No hay problema, para eso están las ayudas del Gobierno”, podría pensar más de uno. Lamentablemente esa no ha sido la realidad de los bares y otros negocios que hacen parte del grupo número cuatro del programa de reactivación económica (que son los que comparten la característica de ser los primeros en cerrar y los últimos en abrir), pues cuando se acercan a un banco para pedir esas ayudas que se han anunciado (como créditos Bancoldex y un respaldo hasta del 90 % mediante el Fondo Nacional de Garantías) la respuesta que reciben es “no le podemos prestar, su negocio es de alto riesgo”.

Le sugerimos leer: Bogotá: ¿de dónde saldrán los recursos para el rescate social?

Es por lo anterior que, en lo que va de la pandemia, han cerrado cerca del 30 % de los establecimientos comerciales en la capital, lo cual ha aportado significativamente a la tasa de desempleo, la cual alcanzó a superar el 20 % el año pasado en Bogotá, lo que se tradujo en más de un millón de desempleados.

Pero, con la aprobación del Distrito para el funcionamiento de los bares, lo anterior quedaría en el pasado. Así lo cree Adriana Plata, directora ejecutiva de Asobares, quien cree que la actividad económica de estos (incluyendo ventas y empleo) podría alcanzar una recuperación del 50 % en los próximos tres meses.

“Hoy empieza una nueva etapa. Aunque consideramos que todavía no estamos en el escenario ideal”, manifiesta al cuestionar la restricción del Distrito que impide a los bares funcionar más allá de la una de la mañana. Para ella, esto sigue generando incentivos para las fiestas clandestinas “que siguen funcionando sin control e impactando las cifras de contagio de Coivd-19”, concluye.

Para Asobares, es importante que la sociedad entienda que la reactivación económica es un ejercicio conjunto, de allí que no solo es importante la implementación de los protocolos de bioseguridad por parte de los establecimientos, sino también el adecuado comportamiento por parte de los clientes, quienes tiene que respetar medidas como el distanciamiento social, adecuado uso de tapabocas, desinfección de manos y, uno que no se exige en todos los lugares, la procura del consumo responsable de bebidas embriagantes.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X