Publicidad
6 Aug 2021 - 10:33 p. m.

Cumpleaños de Bogotá: historia, belleza, locura, violencia y miseria

En la fundación simbólica de Bogotá, a través de este artículo, recordamos al pueblo Muisca que habitó estas tierras. Bochica, el buda de los Muiscas. Cumpleaños 483 de Bogotá.

Maureén Maya

En Bogotá y toda la sabana hay rastros de la comunidad Muisca, que habitó estas tierras.
En Bogotá y toda la sabana hay rastros de la comunidad Muisca, que habitó estas tierras.
Foto: Cristian Garavito / El Espectador

Bogotá, hermosa, contradictoria, vital y llena de matices y colores, cumple 483 años de haber sido fundada, entre el saqueo y la violencia, por el español Gonzalo Jiménez de Quezada, quien instauró en lo que se conoce como el Chorro de Quevedo, en el histórico barrio La Candelaria del centro de Bogotá, un campamento militar al que llamó “Nuestra Señora de la Esperanza” (mejor nombre al que le dan en la actualidad a algunas compañías militares, llamadas Buitres o Demoledor).

CUMPLEAÑOS DE BOGOTÁ: 483 años de una capital que siempre se levanta

Para fundar la ciudad, el reino Muisca fue invadido, humillado y saqueado a nombre del rey español Carlos V, bajo las órdenes de Jiménez de Quesada, quien sometió a los nativos con violencia y robó sus riquezas. Luego, en su delirio católico ordenó la construcción de una iglesia y doce chozas para exaltar a los doce apóstoles y la “transfiguración del redentor”, y terminada la tarea retó con espada a quien se opusiera a su acto de fundación.

Luego eligió el sector de Teusaquillo por sus ríos Vicacha (llamado San Francisco) y San Agustín o Manzanares como sitio de recreo para él y sus hombres. Pero no se detuvo ahí, impulsado por su ambición siguió adelante con la espada en una mano y el crucifijo en la otra, en busca del Dorado, expedición en la que fracasó varios lustros después, pero para entonces había logrado adueñarse de una fortuna con la que se retiró a vivir en Suesca, para morir de lepra en Mariquita, al norte del Tolima, en febrero de 1579.

CUMPLEAÑOS DE BOGOTÁ: Las tres fundaciones de la capital

El pueblo Muisca fue casi borrado de la tierra, incluso en 1770 el rey Carlos III prohibió el uso de las lenguas indígenas, entre ellas el idioma muisca. Hoy se le considera una lengua extinta. Cuando recordamos la fundación de Bogotá, en lugar de exaltar a sus saqueadores deberíamos rendir homenaje al pueblo Muisca (que algunos lo llaman Chibcha, de modo más genérico), el cual se organizó en cabildos y ocupó el altiplano cundiboyacense y el sur de Santander, dejando muestras de cuidadosa orfebrería, ornamentos en oro, leyendas de dioses y semillas, mitos de la creación, incluso se ha encontrado muestras de arte rupestre en zonas habitadas por ellos.

CUMPLEAÑOS DE BOGOTÁ: La planta de tratamiento de Vitelma: un regalo de cumpleaños para Bogotá en 1938

También se conoce su organización social, sus festividades, cantos, ritos, creencias, labores de agricultura, su abundante producción textil, su sistema económico de “trueque” y su arquitectura, con casas cónicas de barro y caña, de las cuales no queda ni el recuerdo.

Dicen que Bochica, “su dios” vestía una túnica clara y sandalias, que tenía la barba blanca y larga, caminaba apoyado en un bastón, tan poderoso y enigmático como el cayado que utilizó Moisés para convertir en sangre el río Nilo y abrir el Mar Rojo, y enseñó a los Muiscas a hilar el algodón, a tejer mantas, a sembrar y cultivar en las tierras bajas, a orar. También les inculcó principios morales y sociales. El explorador alemán Alexander Von Humboldt lo llamaba el ‘Buda de los Muiscas’ porque reconocía grandes similitudes espirituales y culturales con el Tíbet.

El Zipa, autoridad de todo el imperio Chibcha, y los caciques solían buscarlo en lo alto de la montaña, donde había aparecido un día, para consultarle temas importantes. La leyenda cuenta que cuando salvó al pueblo de la inundación, creó el “Salto Tequendama”, y tiempo después, desapareció silenciosa y misteriosamente, como había llegado.

Bachué o Batchue es la madre del pueblo Muisca; con sus pechos alimentó al pueblo Muisca, que se origina de su unión con Qhuzha. Diversos grupos de estudio se han dedicado durante los últimos años a rescatar a este pueblo del olvido, a reconocerlo como matriz y legado de nuestra raza, y a recuperar las enseñanzas de Bochica.

// Lo de la fundación del 6 de agosto es un supuesto, porque parte de la documentación de la ciudad se perdió en los incendios de 1786 y 1900. De lo que sí hay certeza es que el acto jurídico de Fundación se celebró el 27 de abril de 1537.

*POR: Maureén Maya, periodista y defensora de derechos humanos

Síguenos en Google Noticias