Publicidad
26 Jul 2022 - 11:00 p. m.

Bogotá, la capital a la que le quedó grande regular los bicitaxis

Expertos en movilidad hablaron con El Espectador sobre el anuncio de la alcaldesa Claudia López, quien le pidió a las autoridades sacar bicitaxis y mototaxis informales de las calles de Bogotá. Todos coinciden en que es una decisión desproporcionada, y que las últimas administraciones de la ciudad no han querido ponerse en la tarea de formalizar estos vehículos.
Sara Caicedo

Sara Caicedo

Periodista Bogotá
Circulacion y recorrido de estos vehiculos de transporte público que operan cerca al portal de TransMilenio de Toberín
Circulacion y recorrido de estos vehiculos de transporte público que operan cerca al portal de TransMilenio de Toberín
Foto: Jorge Londoño - Gustavo Torrijos Zuluaga

En la mañana de este 26 de julio, la alcaldesa Claudia López pidió públicamente a la Policía Metropolitana de Bogotá, sacar los bicitaxis y mototaxis informales de la capital, diciendo que ya no hay justificación para que estos vehículos anden por las calles, los cuales tienen presencia en inmediaciones de portales de Transmilenio, estaciones del norte y sur de la ciudad, asimismo, en zonas residenciales de las localidades de Suba, Kennedy y Engativá.

En contexto: “Ya no hay justificación”: alcaldesa ordena sacar bicitaxis y mototaxis de Bogotá

“Hace dos años y medio era porque no había rutas del SITP, ya están las rutas. No hay justificación para que tengamos transporte ilegal, puesto que ya hay transporte legal. Entonces, con concertación, pero con toda la aplicación de la ley, vamos a ir corrigiendo eso que nos falta”, señaló la alcaldesa.

Ante este anunció, El Espectador se comunicó con distintos expertos de movilidad, los cuales coinciden en que es una decisión desproporcionada. Sin embargo, lo primero que hay que entender es el que Ministerio de Transporte en el 2018 publicó la resolución 3256, en la que definió que los bicitaxis y motocarros pueden ser alimentadores del transporte público en Colombia, es decir, el Gobierno Nacional autorizó el uso y la regularización de estos vehículos.

Nota recomendada: ¿Qué hacer con los bicitaxis en Bogotá?

Dentro de esta resolución, hay una serie de requisitos que deben cumplir los conductores y los bicitaxis, por ejemplo, licencia de conducción, permisos, tarifas, zonas de circulación, entre otras. Dentro de las exigencias a los vehículos, está que estos funcionen manualmente o con un motor eléctrico, sin embargo, los que funcionan con gasolina no entran dentro de esta resolución.

Sin embargo, la alcaldesa compartió que los bicitaxis son una constante queja de la ciudadanía.

Para Edder Velandia, profesor de la Universidad de La Salle, los bicitaxis no son ilegales, son informales. “El Gobierno abrió la posibilidad para su regularización, pero Bogotá no ha hecho la tarea. Y en los últimos 10 años que hemos venido estudiando este tema en la universidad, evidenciamos que el servicio que prestan los taxis, colectivos y bicitaxis son servicios colectivos. Y eso pasa porque no hay transporte colectivo formal en distintas zonas de la ciudad, como el Virrey, cerca de la Universidad Externado, portales y paraderos de Transmilenio, entre otros”.

Leer: Si la PTAR Salitre no funciona, los bogotanos deberán asumir los sobrecostos: Alcaldía

Velandia señala que es evidente que el gremio de bicitaxis está presentando un servicio a una población que no encuentra alternativa para llegar a un transporte formal. Asimismo, dentro de estos gremios ya hay algunos que trabajan directamente con la comunidad. “Por ejemplo, en Suba ya hay una cooperativa y tienen una aplicación con la que prestan el servicio puerta a puerta”, y esto es algo que lamentablemente un alimentador, Sitp o Transmilenio no puede cubrir.

De acuerdo con Omar Oróstegui, director ejecutivo de Futuros Urbanos, las distintas administraciones que ha tenido la capital han dejado crecer el problema. “Antes de la pandemia, en Bogotá había unos 4.400 bicitaxis, ahora hay más de 5.000. Los cuales ya funcionan con motores para ir más rápido y recoger más servicios, sin embargo, no cumplen con nada licencias, pólizas y revisión, entre otros requisitos de la resolución del Ministerio de Transporte”.

“Hace falta voluntad política, ya que las últimas alcaldías sí han hecho estudios de caracterización, pero no lo han reglamentado, y la resolución habla de una plataforma, licencia, permisos, luces, pedaleo asistido, frenos, en fin, una reglamentación de zonas y tarifas. Y a Bogotá le dieron un año para implementar todo esto, pero no lo hizo. Se escudaron en que el Ministerio no ha entregado la homologación técnica y dejaron que el problema siguiera avanzando”, señaló Oróstegui.

Otros de los argumentos de la alcaldesa López para acabar con estos vehículos es que en Bogotá ya hay una gran oferta de rutas del Sitp, sin embargo, los ciudadanos siguen usando otras opciones. “Cuando yo tengo un triciclo llego rápido al portal, cuando me voy en un alimentador o en un Sitp lo que realmente hago es perder tiempo, y eso es algo que no está considerando la alcaldesa en su análisis”, señaló Edder.

Podría interesarle: Bogotá: menores intoxicados por presunta inhalación de gases en colegio de Bosa

Para este profesor, sale más costoso poner a circular más buses del Sitp que regular los bicitaxis. “¿Cuánto vale un bus eléctrico y cuánto vale 10 vehículos pequeños, ordenados y con tarifas reguladas? La diferencia es grande”. Él indica que en este caso, a los bogotanos le saldría más costoso la inversión y el tiempo que se va a usar en la implementación de más buses. “Pareciera que los analistas de la Secretaría de Movilidad no tienen en cuenta estos temas”.

Afectaciones

De acuerdo con Edder, también hay que tener en cuenta lo que va a pasar con las más de 5.000 familias que viven de esto, y con los usuarios, quienes “podrían migrar a otras opciones informales o ilegales”.

“Es un problema social y de servicio de transporte público, ¿por qué en Berlín y en Londres los bicitaxis sí funcionan? Pero, ¿por qué en Bogotá no, si el Gobierno Nacional lo autorizó?”, para este experto, si se sigue invirtiendo en el Sitp en vez de arreglar primero el problema de bicitaxis, “solo dejará un problema de sostenibilidad financiera y viajeros insatisfechos que emigren a otras como la moto”.

Por su parte, Omar señala que en Bogotá puede haber distintas rutas del Sitp, pero ninguna garantiza las frecuencias, “mientras el bicitaxi lo puedes tomar de forma permanente. Es un vehículo que creció alrededor de las troncales y los portales de Transmilenio como una alternativa para transportarse rápido, incluso, la gente prefiere el bicitaxi que el alimentador, así que, mientras el transporte público no mejore en ese aspecto, será difícil que los bicitaxis este problema se solucione”.

De acuerdo con José Stalin Rojas, experto en movilidad y director del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional hay dos alternativas a considerarse: regular la actividad, con el objetivo de integrarlos al Sistema de Transporte o eliminar los vehículos de las calles.

“Los bicitaxis y mototaxis son una actividad clásica de rebusque, en la cual, quien pedalea está buscando un ingreso mínimo, pero desafortunadamente, en términos de movilidad le quita usuarios y recursos al componente zonal del Sistema de Transporte Masivo. Además, nadie responde por las muertes y los accidente y que le han ocurrido a usuarios”, asegura el experto.

Seguridad

Omar Oróstegui habló también del problema de seguridad que hay detrás de estos servicios. “Se sabe que hay mafias, porque otorgan cupos y cobran por ese cupo y obligan a otros conductores a asociarse, eso es algo que por supuesto que hay que solucionar, sin embargo, se deben formalizar”.

Lea también: Concejales denuncian que el edificio central del San Juan de Dios será demolido

Cabe destacar que en junio del 2022 pasado se decomisaron 12 bicitaxis en la localidad de Suba por sospechas de que estos estaban ensamblados con piezas robadas. “La policía puede quitar el bicitaxi si están con motor, pero en eso se han quedado cortos, y los controles a estos vehículos han omitido, tanto así que hay varios con partes de bicicletas hurtadas. Definitivamente, dejaron crecer el problema. Y una buena pregunta para el Concejo de Bogotá sería, ¿no hace falta un marco legislativo para el bicitaxismo y mototaxismo en la ciudad?”.

De acuerdo con Omar, en cuanto a lo que se refiere a la resolución, a los vehículos se les puede quitar el motor, pero no se pueden apartar del conductor. “El bicitaxismo es una expresión más del trabajo informal y de la supervivencia en la calle para tener un ingreso. Ya llevamos 20 años con este fenómeno y es una realidad que ya se desbordó, lo dejaron crecer tanto que será difícil reglamentarlo, sin embargo, debe es necesario, teniendo en cuenta que muchos conductores saldrán de este mercado, porque varios no cumplen ni siquiera con lo necesario, como tener una licencia de conducción”.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias