3 Jun 2020 - 11:00 a. m.

Carrera Séptima: arranca una nueva odisea por mejorar la movilidad

Felipe García Altamar

Felipe García Altamar

Periodista Bogotá
El Transmilenio por la séptima se proyectó entre calles 200 y 32, donde se conectaría con la Troncal de la Carrera Décima.
El Transmilenio por la séptima se proyectó entre calles 200 y 32, donde se conectaría con la Troncal de la Carrera Décima.

Han pasado 23 años desde que se propuso una línea de metro por la carrera Séptima y 13 años desde que se habló por primera vez de construir una troncal de Transmilenio (TM), para tratar de solucionar los problemas de movilidad de este corredor. Pero ni esos dos proyectos ni ninguna otra iniciativa se ha materializado, todo por el constante cambio de planes de administración a administración. El proyecto con más avances fue el de la troncal, que llegó a etapa de licitación, pero que está suspendida por orden judicial. Ahora, con la aprobación del Plan de Desarrollo (PDD), se sepultó esa idea (que fue motivo de fuertes polémicas) para darle paso a un proyecto que, en apariencia, promete ser más amable con el ambiente y a su vez descongestionar la avenida.

El “corredor verde”, como lo bautizó la administración distrital, se diferenciará de la troncal de TM en que privilegiará el uso de “energías limpias, el espacio público peatonal y formas de movilidad alternativa”. Además, esta vez el proyecto promete que los vecinos tendrán un papel fundamental en la planificación. Sin embargo, la iniciativa apenas está en el papel y desde ya se prevé otro debate sobre lo que debe hacerse en el corredor.

Para quienes defendían la troncal es probable que la ciudad enfrente demandas de quienes participaban en la licitación y esto se traduzca en un posible detrimento patrimonial. No obstante, quienes respaldan el nuevo proyecto creen que se podrían retomar elementos de los anteriores proyectos (para no perder del todo la inversión en estudios y diseños) y resaltan que lo más importante aquí es que se dejó claro que por el corredor no se verán los articulados rojos de TM. “En ningún caso el ‘corredor verde’ incluirá una troncal de transporte masivo como planteó la pasada administración durante 2017 y 2018”, detalla el artículo 106 del PDD.

> LEA: Metro de Bogotá irá hasta la calle 100 y Regiotram norte reemplazará a TM por la Séptima

Además de la licitación en curso, hay otros aspectos que empañan los nuevos planes. Uno es el futuro de los 418 predios (de 27.675 que hay en la séptima) que se perfilaron como necesarios para construir la troncal. El otro, la destinación de los $2,2 billones ya aprobados para la ejecución del proyecto. Según el IDU, ni la gestión predial ni los recursos conseguidos se perderán y, por el contrario, ambos temas se ajustarán en los nuevos estudios, según los resultados de la activa participación ciudadana.

“El IDU aprovechará la adquisición predial que se venía adelantando. Se han adquirido 257 predios y los 161 restantes se encuentran en otras etapas del proceso de gestión. Vale la pena aclarar que los recursos existentes serán destinados para el nuevo proyecto y no para la construcción de TM. También se aprovecharán los predios adquiridos en el corredor para los diseños que serán ajustados con la participación de la ciudadanía”, señaló la entidad.

> LEA: Transmilenio por la Séptima: levantan una traba, pero el proyecto sigue en el limbo

Arranca una nueva controversia

Más allá de cómo será el nuevo proyecto, es notable la incertidumbre entre los interesados en el proyecto. Todos hacen conjeturas sobre lo que puede venir para el proyecto, pero la última palabra la tendrán los sectores movilidad e infraestructura del Distrito, que deberán plantear la nueva propuesta en medio de una crisis sin precedentes, por cuenta de la pandemia de coronavirus.

> LEA: Contraloría advierte sobrecostos por rezagos de troncal de Transmilenio por la Séptima

Corposéptima ha tomado la vocería de algunos comerciantes y residentes en inmediaciones del corredor. Mauricio Rico, planificador urbano y vocero de la entidad, considera que el cambio es un paso atrás en la consolidación de una solución de movilidad, pero destaca que es algo a lo que ya están acostumbrados, por lo que ahora solo queda avanzar.

“El mayor lío es la incapacidad para ponernos de acuerdo. Cada administración propone un proyecto, con la premisa de que lo eligieron para eso y este cambio vuelve a afectar el proceso. No me preocupa el futuro de los predios, porque pueden servir como nodos y aportar al nuevo corredor, pero sí temas técnicos como que el Regiotram del Norte absorberá la demanda de la Séptima. Este corredor tiene su propia demanda que se debe resolver y no podemos seguir en el mismo juego cada cuatro años”, destacó Rico.

Sebastián Rojas, representante de Defendamos la Séptima, organización que lideró la oposición a la troncal de TM, señaló que lo que viene ahora es tener los términos de cómo será la “participación incidente” que menciona el PDD. “Esperamos reunirnos con el IDU. Queremos llevar ideas, como que el proyecto se piense de forma integral, para todo el borde oriental (carreras 10 y 13, y Av. Caracas), porque ninguna propuesta se puede pensar de forma aislada. Asimismo, hay nuevas herramientas, como la encuesta de movilidad de 2019 y es posible que estemos lejos del escenario que planteaba la anterior administración”.

En el Concejo tampoco hay claridad sobre cómo pasar de la troncal de TM al nuevo proyecto. Para el concejal Manuel Sarmiento (Polo), lo primero es que se resuelvan las acciones populares en curso en contra del proyecto. Después determinar qué hacer con los predios y los oferentes de la licitación. “Los predios se deben usar para hacer, por ejemplo, parques o plazoletas, y que no haya detrimento patrimonial. Las ofertas de la licitación se presentaron hace año y medio, y algunas condiciones, como los precios, cambiaron. Eso facilita que el Distrito pueda llegar a un acuerdo con los proponentes, pero todo dependerá de la decisión del juez, pues también se puede caer la licitación por orden judicial”.

El cabildante Andrés Forero (Centro Democrático) manifestó que es preocupante estar ante una gran incógnita sobre qué se hará en la séptima. “La administración dice que no va a realizar la troncal, pero tiene inconvenientes jurídicos y no tiene una alternativa clara. Hay dinero y predios comprometidos, y es posible que siga empantanado el proceso jurídico. Mientras tanto está la preocupación de que no haya solución”.

> LEA: Distrito ya tiene estudios definitivos para Transmilenio por la carrera Séptima

Ni la bancada del partido de la alcaldesa López (Alianza Verde) tiene certeza al respecto. Lucía Bastidas justificó su voto en contra del cambio por el “corredor verde” en que “no sé si de esta forma podamos coadyuvar en un detrimento como concejales, pues hay una licitación en curso”. Al respecto, su copartidario Diego Cancino destacó que “aunque es probable que los oferentes presenten acciones jurídicas, hay que recordar que todas las demandas son en contra del proyecto. Hay medidas cautelares y, si se levantan, la administración tendría la potestad de decidir qué hacer”.

Con el nuevo proyecto ya son ocho los cambios de planes para descongestionar la séptima. Para no sumar uno más en 2024, la tarea ahora recae en que el Distrito cumpla lo aprobado por el Concejo y, de la mano de vecinos y expertos, se idee la mejor solución posible para el corredor.

Temas relacionados

Bogotá
Comparte: