2 May 2021 - 6:38 a. m.

Con vandalismo, abuso policial y UCI al 94% de ocupación cerró la jornada de protestas en Bogotá

A pesar de que gran parte del día, las manifestaciones fueron pacíficas, en la tarde se caldearon los ánimos en varios puntos, situación que aprovecharon los vándalos para saquear establecimientos. La presión al sistema de salud genera gran preocupación.
Las autoridades ya apagaron la conflagración. El paso por la zona está restringido debido a enfrentamientos con manifestantes.
Las autoridades ya apagaron la conflagración. El paso por la zona está restringido debido a enfrentamientos con manifestantes.

La jornada de protestas del primero de mayo fue larga y difícil. Si bien, en las primeras horas las marchas transcurrieron en calma, en la tarde cambió el panorama y se reportaron disturbios en la plaza de Bolívar, así como saqueos y actos de vandalismo en el centro y en el norte de la ciudad, situación que se extendió casi hasta la medianoche. A las capturas, a los enfrentamientos, a los lesionados y a los actos de abuso policial, se sumó un dato que genera preocupación: las unidades de cuidado intensivo de Bogotá llegaron al 94% de ocupación, con lo que el margen de maniobra durante este tercer pico de la pandemia se hace más estrecho.

LEA: Paro Nacional en Bogotá: así fue el minuto a minuto de las protestas del 1 de mayo

Los plantones comenzaron a las 9:30 de la mañana y con ellos las habituales afectaciones a la movilidad, lo que obligó al sistema Transmilenio a modificar o a suspender rutas, al punto de tener que inhabilitar varias estaciones. Sobre el mediodía suspendieron el servicio en los portales de Usme y Tunal, luego la troncal de la calle 26 y Las Américas. A las 2:00 de la tarde, dos concentraciones avanzaban en sentidos contrarios: una parte rumbo al centro y otra rumbo al norte.

A las 3:00 de la tarde, ante la negativa de las autoridades de dejar llegar a los manifestantes hasta la Plaza de Bolívar, se registraron choques con la Fuerza Pública. Agentes del Esmad dispersaron la concentración usando bombas aturdidoras y gases lacrimógenos. Casi a la misma hora, en el sector de cedritos, en la calle 147 al norte de Bogotá, se vivía un episodio similar. Una hora más tarde, los enfrentamientos se habían trasladado al sector de la Avenida de las Américas con carrera 68.

LEA: Murió Jesús Alberto Solano, el capitán de la policía que fue herido el miércoles en Soacha

Para las 5:00 de la tarde Transmilenio reportaba una operación el 20% de su capacidad, no solo por los bloqueos en diferentes puntos, sino por los actos vandálicos en contra de la flota de transporte, que tuvo su máximo punto a las 7:30 de la noche, cuando le prendieron fuego a un bus del SITP en la carrera, lo que obligó definitivamente a suspender el servicio.

Entrada la noche, se reportaban concentraciones en la Avenida Caracas con calle 78 sur; en inmediaciones del portal de la calle 80, en a calle 13 con carrera 10, en la Avenida de las Américas con carrera 74, en la calle 140 con carrera novena, en la avenida Suba con avenida Ciudad de Cali y en la carrera 68 con calle tercera. Y aprovechando la noche, los vándalos hicieron de las suyas.

LEA: Incendian bus del SITP en medio de disturbios en Bogotá

En el Tintal, encapuchados atacaron el CAI del barrio, en María Paz, mientras en Soacha otros le prendían fuego a una estación de Transmilenio. Además, en el norte y en el centro se presentaban saqueos a establecimientos comerciales. En el centro, por ejemplo, habitantes de la zona alertaron saqueos en al menos dos centros comerciales de la Caracas, incluido un supermercado D1. En medio de esto, una persona murió sobre la calle 13 con carrera 16, justo al frente de la Estación de la Sabana. Al parecer, según la Policía, durante los saqueos algunos dueños de establecimientos lo atacaron con arma contundente, en un evidente caso de justicia por mano propia.

En Imágenes: Los rostros del Paro Nacional en Bogotá en el inicio de este sábado 1 de mayo

Pero no fue lo único que empañó el cierre de la jornada. Una vez más, fueron evidentes los excesos de la fuerza pública, al punto de hacer revivir lo que se vivió en la noche del 9 de septiembre, cuando quedaron registrados en imágenes los momentos en los que miembros de la Policía dispararon de forma discriminada contra los manifestantes. En la noche del sábado, se conoció un video en el que algunos uniformados, atrincherados en una estación de Transmilenio activaron sus armas de fuego.

En contexto: Leidy Cadena, un caso de ataque a los ojos durante Paro Nacional en Bogotá

Frente a esta denuncia, el general Eliécer Camacho, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, anunció que la inspección de la institución abrió una investigación para esclarecer los hechos. “La instrucción del director general es que todos los miembros de la institución debemos respetar los derechos humanos, acompañando la protesta social garantizando la integridad de los que participen en la misma. Por lo tanto, la policía se compromete a realizar seguimiento a las denuncias de los ciudadanos para esclarecerlas”.

A las 11:50 de la noche, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, tras reportar que había vuelto la calma a la ciudad, hizo el balance de lo que dejó la jornada. Según su reporte, a lo largo del día alrededor de 12.800 personas protestaron en 20 puntos. “La jornada trascurrió de manera pacífica hasta las 2:00 de la tarde que empezaron los actos de vandalismo y los saqueos, lo que obligó a la intervención de la Policía”.

En vivo: Así se vivieron los disturbios en la Plaza Bolívar, por protestas del Paro Nacional y del 1° de mayo

Al final, capturaron a 20 personas, quienes tendrán que responder penal por actos de vandalismo y otras 63 fueron trasladadas por protección y “luego del debido proceso se les impuso una medida correctiva”. Su balance lo cerró con el dato que, quizás aumenta la preocupación en la ciudad, en medio de la jornada de protesta, y es que Bogotá cerró con una ocupación de UCI de 94%. Es decir, este domingo la ciudad amanece apenas con 150 camas para los enfermos más graves, en una temporada donde a diario se están solicitando más de 300 camas para estos pacientes, lo que podría acelerar una situación que a toda costa se ha intentado evitar: tener que decidir a quién le asigna una cama UCI y a quién no.

“Es una jornada larga, difícil, pero entendemos que en estos momentos la emergencia social y el rechazo de la población hacia la iniciativa de la reforma tributaria está generando serias tensiones sociales y esperamos que se tiendan puentes y que se permita desescalar esta difícil situación”, concluyó el secretario.

Temas relacionados

Bogotánoticias de Bogotá
Comparte: