Publicidad
1 Jan 2022 - 2:00 a. m.

Jóvenes y mercado laboral: ¿problema estructural?

Buscar un primer empleo es un dilema que, muchas veces, se traduce en un camino incierto, donde chocan con lo difícil que puede ser conseguir un trabajo digno, bien remunerado y que les permita crecer profesionalmente.
La informalidad en Bogotá se ha convertido en una opción de muchos jóvenes para emplearse. En 2021 esta se ubicó en 41,7 %. / Getty Images
La informalidad en Bogotá se ha convertido en una opción de muchos jóvenes para emplearse. En 2021 esta se ubicó en 41,7 %. / Getty Images
Foto: Getty Images - scotellaro

Xiomara Rubiano, una estudiante de 20 años que anhela terminar con éxito la universidad y vincularse profesionalmente, cuenta la odisea de encontrar un empleo que se ajuste a sus necesidades. Varias veces le han cerrado las puertas por no tener experiencia o porque la empresa no le brinda el tiempo para estudiar y trabajar a la vez. Su día comienza a las 6:00 a.m., cuando enciende su computadora para revisar las nuevas ofertas de trabajo a las que podría aplicar. Su hoja de vida reposa en los principales buscadores de empleo en internet y por horas revisa las notificaciones que llegan a su celular.

“Esto se convierte en la rutina de mandar y mandar hojas de vida y esperar una respuesta, que la mayoría de veces es negativa”, explica. No obstante, cuando hay ofertas estas no llenan sus expectativas, pues al no tener experiencia y estar estudiando, generalmente solo clasifica para trabajos temporales en ventas o servicios, con salarios bajos, algunos sin prestaciones o sin flexibilidad para estudiar.

Según datos del Observatorio de Desarrollo Económico, en el tercer trimestre de 2021 el desempleo juvenil en Bogotá fue del 23,4 %, cifra que comparada con el mismo período de 2019 (antes de la pandemia) la supera en 5,8 %. “Como joven y estudiante, el proceso ha sido desalentador. Creo que no hay muchas opciones de aspirar a un salario digno”, agrega Xiomara.

Experimentar una larga situación de desempleo, además, ha representado para ella un desafío adicional: a nivel personal la ha obligado a fortalecerse emocionalmente, ante la preocupación y la ansiedad que le genera su situación.

Le puede interesar: “Somos conscientes de que hay desconfianza hacia la Policía”: secretario de Seguridad.

¿Es difícil para un joven acceder a un buen empleo?

Cifras del DANE reflejan un repunte del Producto Interno Bruto en el país del 13,2 %, lo que indicaría que la economía está creciendo, pero, ¿por qué no crece la oferta laboral? Según Carlos Laverde, sociólogo y economista, esto no significa un error en las cifras, sino que el problema del desempleo juvenil radica en la falta de una estructura de oportunidades, y agrega que para los empresarios es más barato invertir en estrategias para generar mayor rentabilidad que contratar personal para expandirse.

Asimismo, dijo, el desempleo juvenil se ha convertido en un problema estructural, pues las necesidades de muchos jóvenes los lleva a aceptar empleos bajo cualquier condición, con salarios reducidos o sin acceso a elementos importantes, como las prestaciones sociales. “La mayoría de jóvenes consiguen empleos que no los satisfacen o que no se relacionan con su proyecto de vida”, aclaró.

Lo cual tiene sentido si se contemplan los datos del Observatorio de Desarrollo Económico, que señalan que en los siguientes sectores se concentra el 51,6 % de la ocupación juvenil de la ciudad: comercio y reparación de vehículos (25,9 %), actividades profesionales, científicas y técnicas (13,7 %) e industrias manufactureras, con 12,1 %.

Lea también: ¿Se puede prevenir el parricidio?.

A esto se suma la brecha de género, que sigue presente. El Observatorio informó que, en el tercer trimestre de 2021, la tasa de desempleo para las mujeres se ubicó en 19,5 %, que se encuentra por encima de las cifras presentadas por los hombres (16,9 %), evidenciando la necesidad de trabajar en la igualdad laboral.

Además, la falta de estabilidad afecta su trayectoria profesional, ya que su constante cambio de empleo no les permite adquirir la experiencia necesaria que buscan las empresas. “Si alguien entre los 18 y 25 años aún no tiene un trabajo estable, esto representa un problema de ‘enganche’, lo que lleva a que acudan a la informalidad como única salida”, explicó Laverde.

¿Qué se está haciendo por la contratación juvenil?

El concejal Julián Sastoque (Alianza Verde) impulsó el Acuerdo 805 de 2021, en el cual “se establece una política de dignificación de las prácticas laborales en el Distrito Capital de Bogotá, que tiene como principal objetivo su remuneración en el sector público, la cual antes no existía, y apuntó a reforzar desde lo local las Leyes 2039 y 2043 de 2020, en las que son válidas las prácticas como experiencia laboral”, señaló el concejal.

Sastoque agregó que trabaja en un proyecto que pueda generar acceso al primer empleo para los y las jóvenes, donde la experiencia no sea una limitante, sino que permita adquirir conocimientos desde el empleo y así potencializar sus capacidades. “Radicamos un proyecto de acuerdo para el establecimiento de lineamientos para una política pública de primer empleo en la ciudad, en concordancia con la Ley 1429 de 2010, y generar oportunidades para la juventud, mujeres, ruralidad y demás población vulnerable, tanto desde el sector público como el sector privado”, manifestó.

El Distrito busca disminuir las tasas de desempleo juvenil. La primera meta es volver al 16 % que, según el DANE, se registró en 2019. En definitiva, este es un problema que va más allá de la falta de acceso a un empleo digno, se trata de toda una base poblacional que cada día ve reducida la posibilidad de tener mejor calidad de vida. Cambiar este panorama es el reto, para que salir del país no termine siendo la solución de algunos jóvenes.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá, de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias