En vivo
Siga la audiencia de Nicaragua-Colombia en La Haya
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
Minimizar
11 Feb 2018 - 2:46 a. m.

Lo que debe saber sobre el nuevo esquema de aseo en Bogotá

A partir de este lunes los nuevos operadores de las basuras en Bogotá comenzarán a trabajar. Tras la emergencia sanitaria, el Distrito espera que con esto todo se solucione. El nuevo modelo incluye zonas rurales, barrido en zona pública y recolección de llantas.

Mónica Rivera Rueda

La semana se vio marcada por la crisis sanitaria y ambiental que atravesó la ciudad. Los empleados de Aguas de Bogotá, próximos a quedarse sin empleo debido a que su empresa está por fuera del nuevo esquema de aseo, se declararon en asamblea permanente, dañaron camiones y dejaron de prestar el servicio de recolección de basuras en las 12 localidades que atendían. Esto obligó al Distrito a decretar la emergencia y puso en marcha un plan de contingencia para enfrentar la situación.

A pesar de los esfuerzos por mantener el control y evitar que la ciudad nadara en basura, ni siquiera con el apoyo de entidades distritales, de los nuevos operadores de aseo y de seis municipios de Cundinamarca, que enviaron personal, equipos y camiones para ayudar con la recolección, pudieron evitar el inconformismo de los ciudadanos, especialmente en las localidades de Usme y Engativá, donde se sintió más la emergencia. Allí los vecinos protestaron y los vándalos aprovecharon para hacer de las suyas. El pasado jueves, por ejemplo, incineraron un bus del SITP. (LEA: Procuraduría y Personería piden al Distrito planes de contingencia para nuevo modelo de aseo)

A partir de mañana se espera que la emergencia quede saldada por completo y con la entrada en vigencia del nuevo esquema, la recolección de basuras en la ciudad retorne a la normalidad.

Historia de crisis

La protagonista de este amargo capítulo para la ciudad es la empresa Aguas de Bogotá, empresa del Distrito que comenzó y terminó en medio de una crisis. Su incursión en el negocio del aseo se dio en 2012, cuando la pasada administración intentó que el servicio de recolección de basuras quedara exclusivamente en manos de la administración. De esta manera el exalcalde Gustavo Petro les canceló contrato a los privados y le asignó el servicio al Acueducto que, a través de su filial Aguas, puso en marcha el nuevo servicio.

No obstante, su arranque fue caótico. En diciembre de 2012 la transición se vivió en medio de una crisis de la basura. Luego de tres días se normalizó el servicio y Aguas de Bogotá se encargó de la recolección de los residuos en el 52 % de la ciudad. Por falta de capacidad, el resto volvió a manos de las compañías privadas. Aunque el modelo Petro debía ser transitorio, ya que por ley el Distrito estaba obligado a adelantar una licitación, esta tarea se postergó y la necesidad la terminó heredando la actual administración, que se la jugó por implementar un esquema de Áreas de Servicio Exclusivo (ASE). (LEA: Procuraduría y Personería identifican 52 puntos que aún presentan problemas de basuras)

La propuesta, de dividir la ciudad en cinco zonas de operación, fue sometida a aprobación de la Comisión Reguladora de Aseo (CRA). Al final, a pesar de inconformismos, demandas de particulares y alegatos de los entes de control, la autoridad de aseo aprobó el plan y la administración pudo adjudicar los contratos del nuevo esquema. Cinco operadores se quedaron con la operación. Aguas de Bogotá, por su parte, no pudo participar por falta de pólizas.

La situación significó el fin de la empresa como recolectora de basuras y la inminente salida de los casi 3.000 empleados que formaban parte del equipo que se dedicaba a la prestación de este servicio. Aunque el Distrito prometió ayudar en su reubicación, esto no convenció a los trabajadores sindicalizados, quienes, fuera de declararse en huelga desde el 31 de enero, no autorizaron que los directivos de Aguas de Bogotá enviaran sus hojas de vida a los nuevos operadores para que, al menos a algunos, los pudieran contratar.

El golpe de la huelga se sintió en la última semana en las 12 localidades donde operaba la empresa. Y no era para menos, de las casi 6.000 toneladas de basura que a diario se producen en la ciudad, sólo Aguas recogía alrededor de 2.700 diarias. En medio del plan de contingencia que puso en marcha el Distrito, en los últimos 10 días logró recoger más de 15.000 toneladas, con lo que evitaron que la crisis fuera mayor. LEA: Emergencia sanitaria, ¿se pudo evitar?

Se espera superar este fin de semana la emergencia, para poner en marcha el lunes el nuevo esquema de aseo, que no sólo llega con nuevas empresas al mercado, sino que tendrá novedades como la inclusión de las zonas rurales (donde antes no se prestaba el servicio), la ubicación de contenedores en toda la ciudad y tareas que antes no hacían los operadores como recoger llantas, quitar grafitis o realizar el barrido de las calles.

Los nuevos operadores

La ciudad se dividió en cinco zonas. En la primera, comprendida por Usaquén y Chapinero, quedó a cargo de Promoambiental Distrito, consorcio integrado por las empresas Servicios Ambientales y Promoambiental, que han prestado sus servicios en Cali y Cartagena. La segunda, que integra las localidades de Santa Fe, Candelaria, Usme, San Cristóbal y Antonio Nariño, la ganó Limpieza Metropolitana S. A. (Lime), una de las privadas que desde hace 30 años presta sus servicios de recolección de basuras de la ciudad y que en la licitación sólo ofertó para esta zona, la más grande de las cinco.

Otra de las zonas quedó a cargo de Ciudad Limpia. Al igual que Lime, es una de las empresas que desde que se hizo público el esquema de aseo ha prestado su servicio en la capital. A partir de mañana se encargará de recoger los residuos en Ciudad Bolívar, Bosa, Tunjuelito y Rafael Uribe Uribe. (En imágenes: Así se vive la crisis sanitaria en Bogotá)

La cuarta y quinta zonas estarán administradas por dos empresas nuevas que llegan a la ciudad: Bogotá Limpia, empresa de la firma Hidalgo e Hidalgo, la cual es investigada en Panamá por irregularidades en el contrato del proyecto del Valle de Tonosí, y la empresa Área Limpia, conformada por Valoriza Servicios Medioambientales y Sinergias Ecológicas, un operador de basuras que ha tenido experiencia en México y España.

A pesar de que dentro del contrato por $4,8 billones quedaron dos grandes privados del aseo (Lime y Ciudad Limpia), por fuera de la licitación no sólo figura Aguas de Bogotá, sino también Aseo Capital y Atesa, compañías de Alberto Ríos y William Vélez, dos pesos pesados de las basuras.

¿Cómo se recogerá la basura?

Los nuevos operadores deberán realizar la recolección con camiones compactadores y barredoras mecanizadas, que deben ser nuevos y contar con la última tecnología. Para tener estos vehículos, el Distrito les dio plazo de seis meses a partir del 12 de febrero.

¿Habrá cambios en la recolección?

Esto depende de cada operador. Si bien todos van a realizar modificaciones en los horarios y las frecuencias de recolección de basuras en algunas zonas, es su obligación informar a las comunidades. De acuerdo con el manual de inicio de operaciones, esto se debió realizar desde hace 15 días y para ello debieron adelantar campañas, socializaciones y publicaciones en medios de comunicación para que no haya confusiones.

¿Qué son las obligaciones por hacer?

Son los recursos que ofrecieron los nuevos operadores para realizar actividades complementarias a la recolección de basuras. En éstas se cuentan acciones afirmativas a favor de la población recicladora, así como otras actividades que antes no se realizaban, entre estas la limpieza de paredes, postes y puentes, recolección, transporte y barrido de vías, corte de césped, poda de árboles, lavado de áreas públicas e instalación de cestas de basura.

¿En qué cambiará el barrido de las calles?

Con el nuevo modelo se espera que se pase de barrer 185,5 kilómetros en vías y áreas públicas a 278,3, en los que se incluirán más espacios urbanos y las zonas rurales. Para ello, los operadores deberán garantizar que el 40 % de esta labor se realice de forma mecánica, especialmente en vías principales y Transmilenio. En la actualidad sólo el 20 % del barrido se hace con barredoras mecánicas.

¿Cómo se debe reciclar?

Gran parte del nuevo esquema de aseo dependerá de la separación de las basuras desde la fuente. Por eso los usuarios desde ahora deberán usar dos bolsas de basura. La primera, de color negro, será para el material que no sea aprovechable, mientras que para los residuos aprovechables, como vidrio, plástico, papel, cartón, tetrapal, textiles, metales e icopor, se deberá usar una bolsa blanca. Aquí no se incluyen pilas ni basura tecnológica. Estos deben estar limpios para que puedan ser recogidos por los recicladores.

¿Qué pasará con los recicladores?

En el anterior modelo el Distrito era el encargado de pagar a los recicladores. En este son los operadores los que se encargarán de esta labor, pues deberán incluir en las tarifas el servicio de reciclaje, para luego retribuírselos a los recolectores del material aprovechable. Cada operador deberá tener un horario y frecuencia de recolección de residuos aprovechables, que deberán estar publicados en su página para que las organizaciones de recicladores establezcan rutas selectivas y hagan recorridos previos para definir su plan operativo.

¿Y los contenedores?

El nuevo esquema establece que cada operador deberá instalar contenedores en zonas de alta densidad poblacional, de alto interés económico, turístico o cultural, o donde se dificulte la recolección puerta a puerta. Además, cada empresa de aseo deberá acordar con los recicladores la ubicación de contenedores para material aprovechable y garantizar su acceso libre y seguro.

¿Qué zonas rurales atenderán?

Por primera vez se incluirán dentro del esquema de aseo las zonas rurales de la ciudad, que comprenden el 3 % de la recolección de basuras. Las zonas se encuentran ubicadas en las localidades de Chapinero Alto, Usme, Sumapaz, Usaquén y Ciudad Bolívar, y con esta nueva medida se espera beneficiar a cerca de 15.000 personas. Las empresas encargadas de este proceso son Lime y Promoambiental.

¿Subirán las tarifas de aseo?

A pesar de que el año pasado se habló de un aumento de hasta 31 % en la tarifa de aseo, ante el retiro de los subisidios que daba el Distrito, los operadores en el proceso de licitación ofrecieron descuentos hasta del 20,38 % en tarifas. De acuerdo con la Uaesp, aunque el nuevo esquema comenzará a funcionar desde mañana, la rebaja se comenzará a evidenciar en las facturas de mayo.

Comparte: