16 Oct 2021 - 12:49 a. m.

Luz verde ambiental para proyecto de doble calzada en la Carrera Séptima

Con una extensión de cinco kilómetros y una afectación de 1,59 hectáreas de zonas naturales, el proyecto obtuvo su licencia ambiental.
La Anla otorgó viabilidad ambiental a una parte del proyecto de construcción de la segunda calzada de la Carrera Séptima.
La Anla otorgó viabilidad ambiental a una parte del proyecto de construcción de la segunda calzada de la Carrera Séptima.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales le otorgó, en resolución del 15 de octubre, viabilidad ambiental a una parte del proyecto de construcción de la segunda calzada de la Carrera Séptima desde la Calle 245 hasta La Caro (Chía). La ampliación de la vía tendrá una extensión de 4,89 kilómetros y vendrá acompañada con la construcción de cinco puentes peatonales.

Los estudios ambientales calcularon que las obras afectarían ciertas zonas de bosques y zonas seminaturales, por lo que la autoridad ambiental impuso una compensación de 18,44 hectáreas de zonas de rehabilitación y siembra de especies nativas.

Lea: Sitp y TransMilenio atacados a piedra, contratista del Acueducto inhabilitado y otras noticias de Bogotá

La solicitud para la licencia ambiental fue llevada a cabo por el Consorcio Accesos Norte que obtuvo la licitación en diciembre de 2016. Por la ubicación del proyecto, la Secretaría de Ambiente de Bogotá no tiene jurisdicción en esa zona, por lo cual la licencia le compete la Autoridad Nacional de Licencias.

Como parte del proceso para obtener la licencia ambiental el consorcio realizó jornadas de socialización con las comunidades afectadas, cuyas principales preocupaciones fueron la tala de árboles, los riesgos de inundación y el aumento del atropello de animales por la doble calzada. Asimismo, el proyecto tendrá que reubicar a ciertas personas que viven o trabajan por donde se tiene diseñado el proyecto.

Le puede interesar: Capturada banda familiar en Bogotá que se dedicaba al robo en buses

Los estudios ambientales también señalan hacia un considerable impacto ecológico, pues el proyecto sustrae 1,4 hectáreas (de 2 canchas de fútbol profesionales) de un área perteneciente a la Reserva Forestal Protectora Cerros Orientales de Bogotá y porque la mayoría de los exosistemas en torno al proyecto son vegetación secundaría, es decir, hábitats ya modificados. Con estas consideraciones el proyecto tiene zonas delimitadas donde se indica que el impacto ambiental debe ser bajo.

El proyecto al que pertenece la construcción de la doble calzada de la séptima hace parte de 1 contrato de $1,1 billones que otorgó la ANDI. El proyecto busca mejorar la conectividad de Bogotá con municipios aledaños como Zipaquirá, Tocancipá, Cajicá, Sopó y Chía, una zona con un tráfico diario de 39 mil vehículos, según datos de 2019 del peaje de los Andes.

Comparte: