Publicidad
5 Sep 2020 - 8:31 p. m.

Nueva realidad de Bogotá: en la Séptima habrá 5.500 viajes en carro y 3.000 en bici

A pesar de múltiples críticas, el Distrito defiende el bicicarril en la carrera Séptima pues proyecta que el uso de la bicicleta aumentará en ese y otros corredores. Antes, en un carril de esa avenida había 16 viajes en bicicleta por hora. Ahora, con las adecuaciones de infraestructura, la cifra aumentó a 464.
Un carril de la Séptima tiene potencial para mover hasta 3.000 viajes por hora.
Un carril de la Séptima tiene potencial para mover hasta 3.000 viajes por hora.
Foto: Óscar Pérez

Todo tipo de comentarios ha recibido el Distrito por mantener los 80 kilómetros de bicicarril que implementó durante el periodo de confinamiento, con el fin de descongestionar el transporte público y facilitar la movilidad en medios alternativos como bicicletas y patinetas. Para muchos usuarios de vehículos particulares, la decisión le quitó un carril a vías importantes y siempre congestionadas en horas pico, como las carreras Séptima y Novena o la Av. 68. Para biciusuarios, varios expertos en movilidad y para el Distrito, se trató más de una redistribución de carriles para promover el uso de nuevos modos de transporte.

Con la entrada a la etapa de reactivación casi total había incertidumbre sobre el futuro de esta iniciativa, teniendo en cuenta que los vehículos particulares volverían de nuevo a las calles. Como la decisión fue mantener los bicarriles, los detractores de esta medida arreciaron las críticas hacia la alcaldesa Claudia López, al considerar que estaba privilegiando en exceso a quienes eligieron o poco a poco se mudan al transporte sostenible.

Sin embargo, las cifras parecen darle la razón al Distrito, que sigue firme en su idea de convertir los bicicarriles en parte de la “nueva normalidad” en la ciudad y por tanto ya anunció que esta iniciativa será permanente.

>LEA: ¿Por qué se han implementado nuevas ciclovías en Bogotá? Distrito responde

Lo primero es la eterna discusión entre el uso del vehículo particular y el transporte público o sostenible: de acuerdo con cifras de la Alcaldía, 3 de cada 10 viajes se hacen en vehículo particular, mientras que 7 de cada 10 se hacen en transporte público, bicicleta o caminando. Sin embargo, como en múltiples escenarios explicó el exalcalde Enrique Peñalosa al defender el modelo Transmilenio (TM), el problema es que la ocupación del espacio es inversa. Es decir, el 85 % del espacio vial lo usan los carros particulares, mientras que el 15 % restante de espacio es para el resto de modos de trasnporte.

En casos puntuales como el de la Séptima, donde en los últimos días se han apreciado monumentales atascos, mucho peor que los trancones de la “antigua normalidad”, las cifras son más dicientes. Antes de la pandemia, cada hora por ese corredor se hacían 7.413 viajes en carro y apenas 32 en bicicleta. Ahora, debido a las transformaciones producto de la emergencia sanitaria, hay 2.559 viajes en vehículo y 464 en bici.

Si se reduce la comparación solo a carriles, se puede decir que antes había 1.236 viajes en carro y 16 en bicicleta. Ahora en la nueva realidad se hacen 512 viajes en carro, mientras que en el bicicarril se hacen esos 464 viajes. Por eso, según estimaciones del Distrito, en una hora pico de la nueva normalidad se harán 1.100 viajes y en el bicicarril de al lado se harán 3.000 viajes.

“El corredor verde de la Séptima no es pintar de verde los viejos carriles, sino distribuir el espacio y los viajes para darle espacio a los modos de transporte más limpios, más seguros y que llevan más viajes. Es cambiar humo por vida. No vamos a volver a la vieja normalidad del trancón, la contaminación y la accidentalidad y mortalidad de peatones y ciclistas”, detalló la alcaldesa sobre la propuesta que va ligada a su proyecto de renovación en la Séptima, que reemplazará la troncal de TM que estructuró la anterior administración y cuya licitación se revocó a finales de julio.

>LEA: Hurto a bicicletas: un drama que sigue creciendo en Bogotá

La mandataria anunció además que para la nueva realidad habrá la inversión del monto equivalente a una troncal de TM para la adecuación de andenes y bicicarriles. La ejecución de esa infraestructura está a cargo del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y está contemplada en el Plan de Desarrollo y en el cupo de endeudamiento que la próxima semana empezará a discutir el Concejo de Bogotá.

Además de los bicicarriles, en términos de señalización el Distrito piensa instalar más de 26.000 dispositivos, 678 señales verticales y demarcar más de 7.700 metros lineales y 338 iconos sobre el asfalto. También se modificarán los tiempos de 47 semáforos y se proyecta la construcción de una intersección nueva a la altura de la carrera 7 por la calle 26.

Durante la rueda de prensa en la que el Distrito defendió la implementación de los bicicarriles, la alcaldesa López sufrió un ataque homofóbico por parte de un ciudadano que se acercó hasta la carpa donde se adelantaba el evento y recriminó a la mandataria por su orientación sexual. (LEA: Un ciudadano lanza ataque homofóbico contra la alcaldesa Claudia López)

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Bogotánoticias de Bogotá