En vivo
Siga la audiencia de Nicaragua-Colombia en La Haya
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
Minimizar
27 Jul 2021 - 2:00 a. m.

Se abre todo el grifo de la economía bogotana. ¿Una decisión oportuna?

La capital espera que el Gobierno Nacional autorice los pilotos de apertura para eventos deportivos, discotecas y conciertos. Empresarios celebran la medida, mientras que algunos expertos cuestionan la decisión.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista

“¡Por fin vemos la luz al final del túnel!”, dijo en tono de celebración el gerente del Movistar Arena, Luis Guillermo Quintero, al conocer que negocios como el suyo volverán a operar de forma masiva en Bogotá. Y es que para otras empresas inmersas en la industria del entretenimiento, este anuncio ya era “justo y necesario”, pues no hay que olvidar que el COVID-19 los ubicó en el grupo de “los primeros en cerrar y los últimos en abrir”.

Actividades como el baile en discotecas, las aglomeraciones en un concierto y el grito de “gol” desde una tribuna son parte de las que se pausaron para evitar que aquel microorganismo cobrara vidas a su paso. Aunque muchas de estas siguen restringidas, la alcaldesa Claudia López propuso unos pilotos que permitan a la ciudad explorar una paulatina reapertura en las actividades económicas que las enmarcan. Principalmente, asegura, para favorecer la salud mental de los bogotanos y el bolsillo de quienes los cierres los sumieron en una gran crisis económica.

Le puede interesar: Coronavirus en Bogotá: ¿Cuáles son las razones para reabrir estadios y discotecas?

Es así como se planea la reapertura de eventos deportivos con asistencia de público, al igual que discotecas, conciertos y demás actividades que involucren masas o riesgos de aglomeración. ¿Por qué ahora? Esa es la pregunta que muchos se hacen y más cuando recientemente se confirmó el primer caso de la variante delta en el país. Como lo explicó López, fueron tres los indicadores que motivaron esta decisión, los cuales están enmarcados en los lineamientos establecidos por el Gobierno Nacional para este tipo de reaperturas.

Le sugerimos leer: Presidente Duque confirmó presencia de variante Delta en Colombia

El primero es que la capital ya superó una cobertura del 70 % en las etapas 1, 2 y 3 de vacunación; el segundo es que su ocupación de camas UCI se encuentra por debajo del 75 % (en la tarde del 25 de julio esta era del 72,9 %), y el tercero es que la ciudad registra un índice de resiliencia epidemiológica superior al 0,5 %. Este es el único dato que está en veremos, pues para el 15 de julio la capital llegó a 0,47 %, pero la alcaldesa espera que en los próximos días se alcance el umbral.

En entrevista con El Espectador, la secretaria de Desarrollo Económico, Carolina Durán, explicó que este proceso será similar al de otras reaperturas, es decir, habrá que esperar la autorización del Ministerio del Interior (con la concertación del Ministerio de Salud) para que se haga efectivo el piloto. Posteriormente, se habilitará la plataforma de reactivación económica, para que los empresarios registren sus negocios, soliciten su aceptación y sean objeto de visitas de campo para inspeccionar el adecuado cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, así como eventuales mejoras.

Además, para el piloto solo se permitirá la reapertura de máximo el 20 % de este tipo de negocios en la ciudad, pues lo primero que se busca, con una muestra demográfica, es evaluar la eficacia que tienen los protocolos de bioseguridad. El proceso de registro y aceptación de la Secretaría de Desarrollo Económico puede demorar un par de días, por lo que si el Ministerio del Interior da su visto bueno hacia finales de esta semana, es muy probable que los pilotos arranquen en la próxima, con discotecas, grandes auditorios y estadios deportivos operando máximo con un aforo del 50 %, respetando un distanciamiento de un metro entre personas o núcleos familiares.

Lea también: Así será el piloto del regreso de discotecas, conciertos y estadios en Bogotá

Sin embargo, lugares como el Movistar Arena (el cual cuenta con una capacidad de 13.000 personas) no esperan alcanzar todo ese rango en las próximas semanas. Sus estimaciones los llevan a calcular que será solo hasta finales de año cuando se alcancen aforos de entre 6.000 y 6.500 personas por evento, algo positivo si se tiene en cuenta que cerraron 2020 por debajo del 20 % de lo que se había pensado. “Eso significó pérdidas monetarias muy fuertes. Para cada evento contratábamos a unas 1.000 personas, algo que hacíamos entre 80 y 90 veces al año”, detalla Quintero.

Hernando Sánchez, gerente de Tu Boleta, es otro empresario que celebró el anuncio de Claudia López, pues estima que solo en el nicho que representa esto es algo que beneficia a unas 30.000 personas. De igual forma, asegura estar preparado para atender las demandas de asistencias a este tipo de eventos, pues dispone de tecnologías que permiten la compra virtual de los tiquetes, así como un sistema que aplica de manera inmediata el distanciamiento social entre asientos a la hora de la venta.

Finalmente, Adriana Plata, directora ejecutiva nacional de Asobares, aplaudió el piloto, pues cobija al último renglón de la economía que es representado por la agremiación, las discotecas. “Hemos solicitado que en agosto tengamos la normalización de los horarios de los bares -en los pilotos solo se permite el funcionamiento hasta la una de la mañana- y la activación del ‘sello seguro’, para que los establecimientos puedan operar desde la formalidad y podamos contrarrestar estos altos índices de informalidad (fiestas clandestinas).

Pero entre tanto halago a la decisión de la alcaldesa también están las críticas de aquellos que la consideran inoportuna, especialmente por la presencia de la variante delta del virus en la capital. Según el presidente de la Asociación Colombiana de Especialistas en Medicinas de Urgencias y Emergencias, Fabián Rosas, “esto lo vamos a sufrir y a vivir el sector salud en dos semanas. Pues esta variante tiene un 75 % de mayor riesgo de contagio y lo que se hace es abrir colegios y discotecas. Tampoco se trata de confiarnos, pero sí hacer planes organizados, que utilicen datos más claros para tomar decisiones.

El médico experto en salud pública Luis Jorge Hernández es enfático en que la estrategia de la alcaldesa no debe enfocarse solo en la vacunación, pues el avance de esta es “a cuenta gotas”. “Hay que hacer protocolos de cuidado y PRASS con personas de alta movilidad, para aislar a quienes se encuentren contagiados”, detalla. A los cuestionamientos se suma Lady Cantor, quien es PhD en salud pública de la Universidad Manuela Beltrán. Para ella es difícil creer que en los bares y en las discotecas habrá un verdadero celo por la bioseguridad, y también estima que al cabo de unas semanas volverán los aumentos en los casos.

Con esta decisión, la alcaldesa nuevamente se enfrenta a ese debate que intenta mantener un equilibrio entre la salud de las personas y de la economía. En lo que todos coinciden es que la vacunación es una herramienta vital para ganarle la carrera a esta pandemia, por lo que se adelantarán esfuerzos para llegar a más personas, incluso poniéndoles puestos de vacunación en las entradas de los grandes eventos.

Comparte: