Publicidad
17 Mar 2022 - 2:00 a. m.

Tras dos años de la llegada del covid-19, así les va a los emprendedores

Si trabajar a puerta cerrada y adaptarse a protocolos obligatorios fue un camino complicado, volver a la presencialidad también trajo retos. En Bogotá, entre 2019 y 2020 se perdieron 33.483 emprendimientos comerciales. A finales del 2021 se registraron 470.579 empresas activas.

Sara Caicedo

Periodista Bogotá
Juan Camilo Olaya
Juan Camilo Olaya
Foto: JOSE VARGAS ESGUERRA; El... - JOSE VARGAS ESGUERRA

A finales de 2019, Juan Camilo Olaya, un joven de 18 años con un gusto particular por los temas tecnológicos, de innovación, de cine y videojuegos (conocido como cultura Geek), vio cómo una pequeña idea para generar ingresos extras se convirtió en un emprendimiento.

El estudiante de ingeniería mecatrónica incursionó en el mundo de los negocios en 2020, por la necesidad de obtener dinero para pagar su universidad, los buses, los almuerzos y otras cosas necesarias para estudiar. Todo sin imaginar que en marzo de ese año llegaría la pandemia al país y que Bogotá sería una de las primeras ciudades en optar por la cuarentena obligatoria.

Todo comenzó cuando, buscando entre sus gustos y pasatiempos, encontró en el comercio electrónico una solución. Inició su negocio importando productos de tecnología, hogar y belleza. Al principio les vendía a sus amigos y familiares, con lo que ganó ingresos suficientes para consolidar su idea. “A medida que pasaba el tiempo, la demanda aumentaba y vi una oportunidad: el comercio electrónico”, dijo Olaya.

En 2020 las ventas por internet en Colombia aumentaron 53 %, el doble de lo que se registró en 2019. Asimismo, en el país se crearon 278.302 empresas, de las cuales el 28 % fueron en Bogotá, es decir, 61.958, y en los 59 municipios de la jurisdicción de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) se abrieron otras 13.036. “Todo el mundo empezó a comprar en internet, porque en físico nadie podía comprar nada. Todos estábamos encerrados. Entonces se puede decir que ese fue el bus principal de toda esta empresa”. añadió el joven.

Por otra parte, en cuanto a las empresas activas de Bogotá y la región, al finalizar 2021 se registraron un total de 470.579, lo que representa un 6 % menos frente a 2019 y un 5 % más que en 2020, como lo reveló la CCB. Recordemos que el total de empresas activas en la capital en 2019 fue de 436.942 y en 2020, de 384.352. Entre enero y junio de 2021, las empresas creadas aumentaron 29 %, registrándose 45.133 y casi 10.000 más que en el mismo período de 2020.

Le puede interesar: Pide justicia contra profesor y líder de supuesta “secta”, al que acusa de abuso sexual

Dura crisis para los emprendedores

Sin embargo, así como muchas ideas de negocio pudieron abrirse un camino en el mundo empresarial, otros no pudieron aguantar las cuarentenas ni el comienzo de una crisis económica, a manos de la emergencia sanitaria por el covid-19. La Cámara de Comercio reveló que a lo largo de todo 2020, alrededor de 53.291 empresas tomaron la difícil decisión de cerrar.

Ahora bien, muchas de las que no cerraron estuvieron casi dos años (2020 y 2021) y sobrevivieron con lo básico. Esa es la historia del emprendimiento de Carlos Hernández, quien desde 2014 decidió abrir un establecimiento de comidas rápidas, en la localidad de Kennedy, donde ofrecía a sus clientes hamburguesas, salchipapas y empanadas, platos con gran popularidad en la comunidad. Cuando llegaba a su negocio, solía estar lleno de comensales.

Con la pandemia las cosas empezaron a complicarse. Las ventas llegaron a bajar 40 %. Sin embargo, Carlos siempre pensó que lo más importante era tratar de mantener el negocio abierto, por lo que buscó en la innovación una respuesta ante una situación que ponía contra la espada y la pared su emprendimiento. “Empezamos a incursionar en nuevos platos, que estuvieran a la altura de la competencia, tanto en precio como en calidad”, indicó Hernández. Entregar la comida a domicilio fue su flotador en la pandemia.

Vale recordar que llevar un negocio a flote con estrictamente lo necesario, así como el cierre definitivo de una empresa, van de la mano con el desempleo, el cual afectó especialmente a las mujeres en Bogotá. En 2019, la tasa de desempleo de mujeres fue de 11,9 %, la cual aumentó en 2020 al 20,5 % y bajó en 2021 al 17,5 %, pero ellas siguen siendo las más afectadas por la falta de plazas laborales. Por su parte, la tasa de desempleo en hombres fue del 9,4 % en 2019, aumentó al 15,9 % en 2020 y cerró en 13,9 % en 2021.

Por su parte, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) reveló que en medio de la pandemia en Colombia se perdieron 509.370 micronegocios, al pasar de 5,8 millones, entre enero y octubre de 2019, a 5,3 millones, entre enero y octubre de 2020. En el caso de Bogotá, entre 2019 y 2020 se perdieron 33.483 de estos emprendimientos comerciales. Todas estas cifras dan un panorama de lo que los emprendedores, microempresarios y empresarios vivieron en la época más cruda de la pandemia.

Lea también: Pacto Histórico, el gran ganador en la Cámara por Bogotá

A pesar de todo, hay que destacar las luchas que se vieron durante la reactivación económica, momento también con dificultades. Muchos se adaptaron, para tratar de seguir en pie, a los protocolos de bioseguridad, trabajando a puerta cerrada, solo haciendo domicilios e incluso recibiendo clientes con el denominado pico y cédula. Sin embargo, para la mayoría, volver a la presencialidad fue un bálsamo.

La nueva realidad con la reactivación económica

El negocio del emprendedor Hernández ahora ha tenido un crecimiento desde que se dio de nuevo apertura a los establecimientos. El aumento de las personas vacunadas y la flexibilización de las políticas que limitaban el aforo le han permitido incrementar sus ventas e ir poco a poco aumentando el número de clientes. Ahora busca dar pasos que le permitan ofrecer una mejor experiencia a sus clientes, pues “estamos buscando que las personas se alimenten bien, con buenos productos y con buenas materias primas”, señaló.

Para el emprendedor Juan Camilo Olaya, tras dos años de cuarentenas estrictas y por localidades, provocó que ahora, en medio de la reactivación económica, los clientes deseen adquirir los productos de manera presencial. “Parecía que los compradores se estaban tomando un descanso de las compras e interacciones por internet, ya que cuando todo empezó a abrirse de nuevo presentamos un bajón importante en las ventas en los canales digitales”.

Esto llevó a que, gracias a inversión otorgada de su familia, Olaya pudiera abrir su primera tienda física, en la localidad de Suba, y con ella iniciar un proceso para establecer una pequeña empresa. Su trabajo ya no se enfoca únicamente en las fotos del producto y la venta a través de redes sociales, sino que ahora también debe pensar en un ambiente adecuado para sus clientes y ofrecer un mejor servicio, para que sus ventas sigan creciendo.

Ver: La lucha por la inserción laboral de las personas en condición de discapacidad

“Ya una vez con este punto de venta, pues también nos empezamos a caracterizar más y empezamos a buscar nuestro objetivo como empresa. Esto le dio un mejor filtro a todo lo que estábamos haciendo. Pasamos de ser solo una página en redes sociales a preocuparnos por ofrecer un mejor servicio de ventas”. Actualmente Olaya va en camino a abrir su segunda tienda física, pero mencionó que, en este camino, no solo buscó ayuda de su familia, sino también del Distrito, pero no encontró nada.

“No hemos recibido ningún apoyo del Distrito. Una vez intentamos aplicar a un programa, pero la solicitud fue rechazada”, compartió el joven emprendedor, quien menciona que tampoco conoce los programas específicos ni cómo acceder a todos estos.

Los programas para emprendedores en Bogotá

Ante este desconocimiento se debe tener en cuenta que son varios los programas que ofrecen las distintas entidades del Distrito para acompañar a los empresarios como subsidios y beneficios a quienes están iniciando o que ya tienen un emprendimiento. Asimismo, para disminuir la tasa de desempleo en la ciudad.

De acuerdo con la CCB, ellos realizan un acompañamiento para quienes quieren ser emprendedores y aún no han identificado una idea de negocio. A esas personas se les arma una idea de negocio rentable y herramientas para que ese negocio pueda ser escalable, pueda crecer y ser sostenible. “Todo eso lo hacemos a través de nuestra ruta de emprendimiento. Es una ruta de acompañamiento personalizado totalmente gratuita, con servicios de información empresarial para el mundo del emprendimiento, servicios de formación y entrenamiento, asesoría y consultoría, con resultados interesantes”, compartió Juan David Castaño, vicepresidente de fortalecimiento empresarial de la CCB.

Castaño informa que en Colombia de cada 10 emprendimientos, dos están vigentes después de cinco años. “Bogotá, que es un ecosistema más robusto, logra que tres emprendimientos estén vivos después de cinco años, período que se denominan ‘valle de la muerte’. No obstante, con nuestro acompañamiento hemos logrado que cinco de 10 estén vivos después de cinco años”, agregó Castaño.

Asimismo, la Secretaría de Desarrollo Económico cuenta con Ruta Bogotá E y Mujer Emprendedora y Productiva, “El equipo de la subdirección brinda a los emprendedores un acompañamiento para materializar su idea o fortalecer su empresa”, señaló la entidad. Por ejemplo, el programa de Mujer Emprendedora busca promover la generación de ingresos, así como el crecimiento y la reactivación de negocios liderados por mujeres en Bogotá, “a través del acompañamiento técnico, los encadenamientos productivos y comerciales, y el acceso a capital de $3 millones por unidad productiva”.

El problema de esto es el acceso de los emprendedores a los beneficios. Falta fortalecer esa propagación de los programas, ya que la falta de estas iniciativas es grande, incluso para las personas que se postulan y el proceso no avanza. Este fue el caso de Juan Camilo, quien se postuló a un programa que ofrecía un subsidio para la empresa, “era como una pequeña inyección de capital, para ayudar con la nómina de los empleados y financiar pequeñas cosas el negocio. Además de unos cursos virtuales en temas de ventas y marketing digital”.

Podría interesarle: Cámara por Bogotá: 18 escaños para cuatro años de retos para la ciudad

Sin embargo, cuando él envió la solicitud, esta fue rechazada, pero nunca le dijeron por qué: “No especificaron, dijeron que la solicitud no aplicaba para mi caso, que lo podía volver a intentar, pero pues esto era temas de tiempo, burocracia, papeles. Entonces decidimos que lo mejor era dejarlo a un lado y descartamos esa idea por completo”.

Otro es el caso de Carlos Hernández en Kennedy, quien postuló su negocio al programa de Emprendedores 2.0, que ofrece la Alcaldía, donde tiene la posibilidad de obtener hasta $10 millones. De salir beneficiado, pretende seguir creciendo con su negocio. Sin embargo, él acepta que sí ha recibido un acompañamiento, pero aún no tiene una respuesta definitiva del Distrito.

“Ese dinero me podría ayudar a suplir varias necesidades como el arriendo del local, el inventario, nómina, que realmente ha sido la más difícil en estos momentos”, añadió Hernández. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Desarrollo Económico, en el programa de la Ruta Personalizada, entre 2021 y 2022, han logrado fortalecer 6.283 beneficiarios en habilidades digitales, 6.444 en habilidades financieras y 6.402 en formalización.

“Hemos impactado al 63 % en la participación de mujeres y el 20 % en la participación de jóvenes. De igual forma, generó un impacto del 3 % mayor al proyectado en la planeación del programa, logrando contribuir a la reactivación económica y productiva de la ciudad, acelerando la transformación de modelos de negocio, evitando la destrucción de empleos y formando a emprendedores con mayor capacidad de resiliencia, adaptación y flexibilidad frente a entornos cambiantes”, dijo la entidad del Distrito.

Para el vicepresidente de fortalecimiento empresarial de la CCB, compartió que todos los años trabajan con más de 100.000 emprendedores. “Puntualmente, en el programa de emprendimiento apoyamos a un poco más de 2.500 personas. Y en ese proceso de emprendimiento acompañamos, a más de 750 emprendedores con formación personalizada gratuita, un proceso que dura un poco más de 12 semanas, para que mejoren su idea de negocio y puedan ser sostenibles”.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá, de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias