29 Apr 2020 - 5:31 p. m.

“Un desastre anunciado”: Personería sobre derrumbe en el relleno de Doña Juana

La entidad entregó una bitácora sobre todos los inconvenientes que ha tenido el relleno a lo largo de los últimos años. Ya se habían recibido denuncias alertando sobre la posibilidad de un nuevo deslizamiento.

-Redacción Bogotá /bogota@elespectador.com

Relleno de Doña Juana, el principal vertedero de residuos de Bogotá . / Cortesía: Personería de Bogotá
Relleno de Doña Juana, el principal vertedero de residuos de Bogotá . / Cortesía: Personería de Bogotá

La Personería de Bogotá aseguró que lleva más de tres años presentando denuncias al Distrito frente a las irregularidades en el mal manejo del relleno de Doña Juana por parte del concesionario CGR. Además, aseguró que la Unidad Administrativa Especial de Servicios Público (UAESP) no tomó las medidas necesarias para obligar a cumplir el contrato al operador y evitar el “desastre anunciado”.

Desde mayo de 2016, la Personería ha realizado más de una decena de solicitudes y pronunciamientos pidiendo a la UAESP emprender acciones de fondo, no obstante, la entidad aseguró que no obtuvieron una respuesta “real”. 

Son 30 irregularidades las que se han venido denunciando por la operación de la disposición final de unas 7.000 toneladas diarias de basura, según la entidad, por parte del concesionario, los directivos y exdirectivos de la UAESP, por lo que ahora piden rindan explicaciones disciplinarias ante su presunta negligencia en la supervisión del contrato.

En suma, en mesa de trabajo, que se llevó a en enero de este año (2020), el concesionario se comprometió a iniciar el proceso de disposición de residuos en la terraza 3A, donde continuaría disponiendo hasta principios de 2021, y no en la zona donde lo están haciendo actualmente y donde se presentó el derrumbe

>>>Lea: Verifican magnitud de derrumbe en relleno Doña Juana de Bogotá

Incumplimientos

La obligación contractual del concesionario era cubrir como mínimo el 90% de los residuos, pero esto no se cumplió en diversos períodos del contrato. Los vecinos del sector decían que el contratista espera hasta tener centenares de miles de toneladas de basura regadas para emprender esa labor, lo que aumenta la proliferación de moscas y desagradables olores.

De las 14 máquinas permanentes para el funcionamiento del relleno (compactadoras, tractor, bulldozer, cargador, camión, entre otras), 12 están abandonadas y sólo funcionan 2, una a veces y la otra está en mal estado. La maquinaria fue entregada por la UAESP hace 8 años al concesionario, pero, al parecer, nunca fue renovada. 

La Personería asegura que la mayoría de los incumplimientos del concesionario se deben a la falta de personal para la cobertura de los desechos, insumos, construcción de chimeneas, elaboración de filtros, cobertura y desarrollo de obras civiles para las terrazas del relleno, lo repercute de manera directa en la estabilidad de este.

También, reportaron un manejo de las lluvias deficiente, permitiendo el aumento de presiones en la masa de residuos y no tienen registros de la estabilidad del área. En octubre de 2015 hubo un deslizamiento por lo que las autoridades tuvieron que clausurar algunos sectores de disposición por la inestabilidad del terreno, reduciendo su capacidad.

De los 26 equipos de la planta de tratamiento de lixiviados sólo operaban cinco, por lo que la entidad también denuncia que no existe un adecuado mantenimiento del sistema de conducción de lixiviados, hay rebose de líquido y de espuma, que ha venido aumentando y a pesar de múltiples solicitudes de la interventoría se mantienen taponamientos en tramos de líneas de conducción, sin que se sustituyan las tuberías viejas, afectando los recursos naturales cercanos.

Residuos hospitalarios

Para minimizar el riesgo de los residuos hospitalarios debe realizarse una excavación, luego depositar allí los desechos y cubrirlos con capas de desechos ordinarias, con el fin de evitar el esparcimiento de elementos que incluyen instrumentos cortopunzantes. La interventoría evidenció que a veces nada de esto hace, por el contrario, estos residuos se dejan expuestos.

La capacidad de la celda de residuos hospitalarios era de 101.445 m³. La personería asegura que el concesionario haciendo uso de su autonomía técnica, pero sin aprobación de las autoridades, subió 2 metros el lleno y así aumentó el volumen total de disposición a 114.836 m³.

Le puede interesar: Claudia López culpa al operador privado del relleno de Doña Juana por derrumbe

¿Sin sanciones?

La UAESP ha impuesto algunas multas al concesionario CGR por la demora en el cumplimiento de sus obligaciones, en 2014 y 2017, al no realizar las coberturas de residuos y el control de vectores. Otros cuatro correctivos son por indebida construcción de chimeneas en 2017; incumplimiento parcial de sistema de suplencia eléctrica, por realizar disposición de residuos en la zona de biosólidos y por no realizar obras que garanticen la capacidad de operación del relleno por 6 meses en 2019.

No obstante, por los continuos incumplimientos y escasa inversión del concesionario, aún no hay un proceso de caducidad del contrato, por el contrario, el concesionario gestionó un aumento de tarifas de aseo para recibir más recursos con el aval del Distrito. 

*Esta semana, cuando estamos todos en casa para cuidar nuestra salud y la de nuestros familiares, puedes consultar los contenidos de las secciones Nacional y Bogotá sin restricción alguna. Y en medio de esta pandemia, que estamos cubriendo de manera responsable, también puedes ver el especial sobre Coronavirus en el que trabaja toda la redacción de El Espectador minuto a minuto.  

Considera adquirir nuestra suscripción digital y apóyanos para seguir apostándole al poder de la palabra. 

*   *   *

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Síguenos en Google Noticias