Conflicto

11 Mar 2022 - 10:05 p. m.

El candidato a curul de paz con apoyos en los Gnecco, el Pacto Histórico y Verdes

Un líder del Pacto Histórico y un concejal por el Partido Verde en el municipio de Agustín Codazzi (Cesar) le hacen campaña a la candidatura de William Alfonso Romero Ovalle, un hombre aparentemente nuevo en la política, pero viejo amigo de Cielo Gnecco Cerchar, la ‘matrona’ del Clan y madre del exgobernador del Cesar investigado por presuntas irregularidades en un contrato del Programa de Alimentación Escolar.
Valentina Parada Lugo

Valentina Parada Lugo

Periodista Colombia 2020
William Romero Ovalle, candidato a curul de paz por la circunscripción del Cesar, La Guajira y Magdalena.
William Romero Ovalle, candidato a curul de paz por la circunscripción del Cesar, La Guajira y Magdalena.
Foto: Fotos tomadas de redes soci

William Alfonso Romero Ovalle, candidato a la curul de paz de la circunscripción que reúne municipios del Cesar, La Guajira y Magdalena, no ha intentado ocultar su cercanía con la familia Gnecco. En sus redes sociales ha posteado fotografías con la matrona Cielo Gnecco Cerchar, quien empezó a mostrar su liderazgo en el clan luego de que su hermano Jorge, exparamilitar miembro de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) fuera asesinado en 2001. Tampoco han faltado las fotografías con Luis Alberto Monsalve, el exgobernador del Cesar detenido e investigado por presuntos casos de corrupción, con José Alfredo Gnecco, representante a la Cámara salpicado en 2020 por la ‘Ñeñepolítica’ y con Jorge ‘Popo’ Barros, el diputado primo del exgobernador y hasta con la familia del exsenador Álvaro Araújo Castro, condenado por ‘parapolítica’.

En la Serranía del Perijá a William Romero lo describen como el que “hace los mandados” a la familia Gnecco desde hace, por lo menos, una década. Según un poblador del municipio de Agustín Codazzi, aunque Romero no tenga ningún contrato público formal con la gobernación del Cesar “todos sabemos que él es el intermediario entre la gobernación y los contratistas. Él es quien define cuánto le toca a cada quién en materia de contratación del departamento”. De hecho, en la Rama Judicial al candidato a curul de paz le aparecen dos investigaciones por delitos contra la administración pública en 2006. Una de ellas por peculado, de la que salió absuelto un año después y otro por el delito de omisión de agente retenedor, que se traduce en la evasión de impuestos y por la que fue condenado en abril de 2007 a 36 meses de prisión y una multa equivalente “al doble de lo dejado de consignar más intereses a favor de la DIAN”. Por este proceso judicial el Juzgado 003 Penal del Circuito de Valledupar también lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por 36 meses.

William Romero aseguró haber sido secuestrado por las Autodefensas Unidas de Colombia el 16 de agosto de 2002. Dijo haber estado retenido por 19 meses y 6 días y haber sido víctima de tortura psicológica. Producto de ello, logró acreditarse como víctima ante la Unidad de Víctimas y ese es uno de sus pilares de campaña por la curul de paz, en la que se enfrenta a Jorge Rodrigo Tovar, hijo de quien según él habría dado la orden de su secuestro, el exjefe paramilitar ‘Jorge 40′.

Sin embargo, la periodista Katia Salem Ospino, el pasado 7 de marzo, publicó una entrevista de quien, según ella, sería el hombre de confianza de David Hernández Rojas, conocido en la guerra como ‘alias 39′, un exmilitar del Ejército y luego paramilitar de las Auc que asegura que el candidato no fue secuestrado por los paramilitares sino que buscó refugio en este grupo armado ilegal, luego de que la Fiscalía le abriera una investigación por delitos contra la administración pública cuando era contratista de la gobernación del Cesar en cabeza de Hernando Molina Araújo, condenado por parapolítica y a quien la Fiscalía probó su estrecha amistad con ‘Jorge 40′.

(Lea: Las denuncias tras la campaña de Jorge Tovar, hijo de Jorge 40, a la curul de paz)

“William Romero nunca fue secuestrado (...) Él compartió mucho con nosotros. Era por una plata que él decía que se había robado y llegó a donde ‘39′ pidiéndole ayuda para perderse pero él le dijo: tú no te puedes refugiar aquí, tú tienes que responderle a la gente. Esa gente está diciendo que tú les robaste $600 millones y tú tienes que responderle a esa gente. De esos $600 millones, Cielo Gnecco le pagó $400 millones, luego él quedó debiendo todavía $300 o $200 millones que eso sí se robó él”, dice el entrevistado en el video anterior.

Según la periodista Ospino, los hechos ocurrieron luego de que varios empleados de la gobernación lo acusaran de no haberles pagado unos anticipos de la Bolsa de Bienes y Servicios de la gobernación del Cesar y que supuestamente él manejaba en esa época. “Como tenía una orden de captura en su contra, él le pidió refugio a sus amigos paramilitares y luego reapareció diciendo que había estado secuestrado el tiempo que se perdió”, asegura la periodista.

(Vea el especial multimedia: Curules de paz, las víctimas llegan al Congreso)

Luego del escándalo y aunque Romero nunca había aspirado a un puesto de elección popular, una lideresa en Valledupar le aseguró a Colombia+20 que “desde ahí solo comenzó a vérsele en las campañas de los Gnecco, apoyándolos y junto a ellos pero no involucrándose directamente en la política”. Eso cambió en 2018, cuando fue oficialmente el gerente de campaña en la región de Germán Vargas Lleras. El testimonio de la lideresa lo confirman las publicaciones que él mismo tiene en su perfil de Instagram en las que aparece apoyando y defendiendo la gestión del investigado exgobernador Monsalve Gnecco, el representante a la Cámara Eliécer Salazar, el alcalde de Valledupar Mello Castro y, recientemente en esta contienda electoral, no ha ocultado su apoyo al precandidato presidencial Álex Char. “Vamos todos, firme con Alex Char”, posteó a comienzos de año en Instagram. Este diario intentó comunicarse en varias ocasiones con el candidato a la curul, pero hasta la publicación de este artículo no se obtuvo respuesta.

Este último detalle llama la atención porque justamente dos de las personas que más le han hecho campaña en el departamento del Cesar son el concejal por el Partido Alianza Verde Wilkins Ruiz Gómez, quien hasta junio del año pasado apoyaba abiertamente en sus redes sociales la precandidatura presidencial de Camilo Romero, de Pacto Histórico; y Carlos Javier Agudelo Díaz, líder del Pacto Histórico en el municipio de Agustín Codazzi, excoordinador de la Mesa de Víctimas y actual presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda San Ramón. Dos concejales del municipio de Codazzi coincidieron en que esos dos líderes se han autodenominado de centro-izquierda, “pero a ninguno de ellos les gustan los políticos donde no haya plata de por medio”, aseguraron.

El concejal “coherente”

Un líder de víctimas de la zona rural de Codazzi, que pidió no fuera revelada su identidad, le dijo a este diario que, aunque el concejal Wilkins es nuevo en la política y está en su primer período como concejal, ha buscado el apoyo de los clanes tradicionales para poder surgir. “Hubo un recorrido por veredas del municipio de Codazzi donde él nos pidió que nos reuniéramos con William Romero, pero esa reunión nunca se concretó y después él fue vereda por vereda hablando con algunos líderes. A mí me ofreció plata $1 millón de pesos por hacerle campaña a William Romero. Yo le dije que yo no iba ahí porque uno no puede venderse, él es del Clan Gnecco y nosotros somos víctimas del paramilitarismo o sea de ellos mismos, eso sería no tener coherencia” asegura.

Este líder es enfático en la palabra ‘coherencia’ porque, precisamente, dice que el eslogan político del concejal Wilkins Ruiz es “Coherentes Codazzi”. De hecho, ese es el nombre de una página de Facebook en la que se publica información sobre su gestión como concejal del municipio. En su perfil personal, de hecho, publicó la fotografía de una gorra marcada con el nombre de William Romero y a un lado, aparece su nombre escrito en verde, el color de su partido.

Wilkins Ruiz le aseguró a El Espectador que no alcanzó a hacer campaña política por William Romero, más allá de apoyar su candidatura a título personal luego de conocer una propuesta para impulsar un proyecto de turismo en la Serranía del Perijá. “Yo lo conocí a él hace poco y quise apoyar su candidatura porque creo que no había alternativas para apoyar en las curules de paz. No había un trabajo y la única candidatura fuerte era la del hijo de Jorge 40 y esa ni de broma la apoyaría. No ve uno candidaturas serias que conozcan las problemáticas del Cesar”.

El concejal tampoco intentó ocultar la afinidad política -que tuvo hasta junio de 2021- con el precandidato presidencial Camilo Romero del Pacto Histórico. “A mí me gustaba Camilo Romero hasta que se fue al Pacto Histórico y yo de petrista no tengo nada (...) Yo no me dejo llevar por partidos políticos, a mí lo que me interesan son las personas que tengan propuestas fuertes para el municipio y el departamento, pero no me dejo llevar de qué partido sean”, aseguró el concejal.

Incluso, en otra publicación de su perfil personal de Facebook el 29 de enero pasado hizo un comentario “jocoso” frente a la derrota de la Selección Colombia frente a Perú en el estadio Metropolitano de Barranquilla. Publicó una fotografía en la que aparecen juntos en el estadio los políticos Enrique Peñalosa, David Barguil, Alex Char, Aydée Lizarazo y Federico Gutiérrez, todos precandidatos presidenciales por la Coalición Equipo por Colombia. Escribió: “De razón perdimos”.

Sin embargo, en ese mismo mes en el movimiento “Coherentes”, del que hace parte el concejal con otros líderes políticos de Codazzi parecieron tener un abrupto cambio político cuando empezaron a apoyar públicamente la candidatura de Rodolfo Hernández a la presidencia. También, compartieron el enlace para pertenecer a un grupo de “Rodolfistas” en una plataforma llamada Wappid.

Otro líder campesino de la zona rural del municipio de Codazzi confirmó que el concejal Wilkins estaba haciéndole campaña a William Romero, supuestamente, por intereses personales y favores políticos. “Él nos dijo a nosotros que el señor William Romero quería hablar con todas las personas acá de Codazzi, que le ayudáramos para la campaña. Cuando yo lo increpé y le dije que me daba vergüenza que un concejal que dice defender a los líderes campesinos esté apoyando la candidatura de alguien del Clan Gnecco, me respondió que él tenía que buscar personas que lo ayudaran para su proyecto turístico. O sea que me confirmó que tiene intereses económicos”, aseveró.

Frente a esta acusación, el concejal Ruiz mencionó que si bien sí hubo un interés de hacer campaña política por Romero por un proyecto turístico, negó haber tenido reuniones con líderes de zonas rurales para impulsar su candidatura. “Yo sí quería trabajar con él, pero por amenazas que recibí en febrero por parte del Eln tuve que salir del país y pedir exilio. Estoy aislado de todo ejercicio político”, aseveró.

(Le puede interesar: ‘El Peyo’, la carta del clan Castro Araújo para tener la curul de paz de Cesar)

El líder se refiere a la Fundación Camping Perijá, un proyecto ecoturístico en la Serranía del Perijá que, inicialmente, fue concebido por los presidentes de las juntas de acción comunal de esa zona rural para atraer turistas a la región e incentivar las iniciativas locales de los campesinos. En esa propuesta turística también está Carlos Javier Agudelo Díaz, presidente de la JAC de la vereda San Ramón y quien también le hace campaña a la candidatura de Romero, aunque es militante de la Colombia Humana.

El impulsador de Petro y del candidato del clan Gnecco

La más reciente aparición pública de Carlos Javier Agudelo Díaz hablando sobre su militancia en el Pacto Histórico fue en la mañana de este viernes 11 de marzo, cuando transmitió en vivo a través de las redes sociales del Canal 16 - JR Televisión, el “informativo del Pacto Histórico en el Cesar”, hablando sobre la importancia de “renovar el Congreso de la República con gente nueva porque este Congreso legisla para las casas más ricas y más pudientes de este país. Se está acumulando la riqueza en un grupo pequeño”, aseguró en una intervención que duró casi media hora.

Aunque Agudelo Díaz nunca ha ocupado un puesto de elección popular, en 2019 fue candidato al Concejo Municipal de Agustín Codazzi por el Partido Alianza Verde. Sin embargo, el 2 de octubre de ese año, el Consejo Nacional Electoral revocó su candidatura porque el 19 de noviembre de 2008 Agudelo Díaz fue condenado por el Juzgado Primero Penal de Valledupar a 32 meses de prisión y una multa de un salario mínimo por haber cometido los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. Por ese delito, Carlos Javier quedó inhabilitado de forma permanente para inscribirse como candidato a algún concejo municipal o cargo distrital.

Otro habitante del municipio le dijo a este diario que, aunque Carlos Agudelo es víctima del conflicto armado, fue coordinador de la Mesa de Víctimas hasta 2021, fue nombrado gestor de paz del Cesar e integra el grupo motor PDET de Agustín Codazzi como delegado, “ningún proyecto de víctimas que no le lleve a él ganarse una tajada, le interesa”. El 1 de marzo de este año el líder político anunció a través de su perfil de Facebook el nacimiento de una “alternativa para impulsar el turismo en Agustín Codazzi: Fundación Turismo, Resiliencia y Paz”, un emprendimiento rural producto de la Agencia de Renovación del Territorio y las iniciativas de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial. En 2020 también hizo parte de la articulación de la implementación de la Política Integral de Víctimas en Agustín Codazzi.

Para una excandidata a esa misma curul de paz por un movimiento campesino, resulta contradictorio que el mayor líder de víctimas de Codazzi no apoye a una candidatura de la Serranía del Perijá para las curules de paz sino que prefiera impulsar a la ficha del Clan Gnecco para tener un espacio en el Congreso. “Como si no tuviéramos grandes líderes sociales para que ocupen esa curul. Tenemos candidatos y candidatas muy importantes y que incluso han sido amenazados por haberse postulado. Y él, que es su supuesto líder, no los apoyó por recibir dinero de William Romero”.

El perfil de Instagram de Agudelo pareciera una fotografía poco probable: publicaciones a favor del Pacto Histórico y, enseguida, una selfie con una valla apoyando a William Romero, a quien él mismo ha denominado en sus redes sociales como “el amigo del Perijá”. Sus luchas y causas por los derechos humanos se han desdibujado con los comentarios que en redes sociales han hecho advirtiendo de su incoherencia política para estas próximas elecciones. “Es una víctima aprovechada que se mueve por la plata”, señala una concejal de Codazzi. Este diario contactó al líder político, pero hasta la publicación de este artículo no habíamos recibido respuesta.

(Lea también: Por compra de votos y contratos denuncian a candidata a curul de paz de Córdoba)

El presidente de otra junta de acción comunal aseguró saber que a Carlos Javier Agudelo lo había llamado William Romero en enero de este año a una reunión en Valledupar. “Usted viera las reuniones que ha hecho ese señor acá en la región, son impresionantes. Va gente que uno no se imagina que va. Carlos me contó cuando William lo invitó a una reunión en Valledupar en enero de este año y me dijo que fuera con él y otros líderes más, pero yo le dije que no, que él no me representa porque yo soy víctima de las Auc, yo no tengo interés en que alguien que tiene cercanía con mis victimarios me represente en una curul de paz”, señaló.

Luis Fernando Lara, excandidato a esa misma curul por el movimiento Corporación Constructores de Paz y Desarrollo Sostenible fue uno de los primeros que advirtió sobre las irregularidades de la candidatura de Romero. En sus redes sociales publicó una carta del 25 de febrero de este año en el que, formalmente, varios ciudadanos le pidieron al Consejo Nacional Electoral que revocara esa candidatura por tener el respaldo de una casa política tradicional. Sin embargo, justo después de esa manifestación pública, Romero Ovalle denunció penalmente a Lara por “injuria y calumnia” y el pasado 10 de marzo, Lara y otros 17 candidatos a las curules de paz (nueve fórmulas) presentaron su renuncia masiva, a tres días de la contienda electoral. “Nosotros renunciamos porque no es posible que en esta región solo haya dos opciones: o caer en las presiones y el poder del hijo de Jorge 40 o quedar en manos del Clan Gnecco con Romero. Esto no es digno para ninguna víctima del conflicto”.

Síguenos en Google Noticias